Pasar al contenido principal

Las grandes fortunas apuestan por más subidas en los mercados globales, pese al gran repunte de la volatilidad, aunque se ponen defensivas

Traders revisan el rendimiento de sus inversiones
Getty Images
  • La última encuesta elaborada por JP Morgan a los inversores de alto poder adquisitivo desvela que uno de cada cuatro inversores con grandes patrimonios de toda Europa (el 39%) siguen creyendo que “la renta variable será el tipo de activo que obtendrá las mayores rentabilidades en los próximos 12 meses”. 
  • Más de la mitad de los inversores españoles (el 54%) “se muestran optimistas con respecto a esta clase de activo”.
  • Un tercio de los clientes con grandes patrimonios de toda Europa (el 33%) están invirtiendo en activos de mayor calidad para ayudarles a posicionar sus carteras de “forma más defensiva”.

Hay muchas personas que la bolsa es una auténtica lotería. Más aún cuando vemos los movimientos que ha trazado en los últimos meses. De lo más bajo a lo más alto. La indefinición ha incrustado sus garras en unos mercados en los que a muchos analistas les cuesta confiar, aunque sigan sin bajarse del barco.

¿De verdad está a punto de llegar un cataclismo que borre de un plumazo las ganancias acumuladas como algunos expertos pronostican? Es la eterna duda que permanece sobre los principales parqués del mundo. Una pregunta cuya respuesta es ambigua y ventajista porque todo depende de los plazos a los que nos estemos refiriendo.

Y es que predecir caídas a meses vista puede ser complicado. Pero puede resultar frívolo si se le etiqueta una fecha en concreto que no termina por llegar. En este sentido, una guía que siguen muchos inversores es la de observar qué es lo que están haciendo las grandes fortunas en estos momentos. Aquellos que quieren salvaguardar su mastodóntico patrimonio a toda costa.

A este respecto, hay un dato que resalta en el panorama actual. La última encuesta elaborada por JP Morgan, correspondiente a la primavera de 2019, a los inversores de alto poder adquisitivo desvela que uno de cada cuatro inversores con grandes patrimonios de toda Europa (el 39%) siguen creyendo que “la renta variable será el tipo de activo que obtendrá las mayores rentabilidades en los próximos 12 meses”

En cambio, más de la mitad de los inversores españoles (el 54%) “se muestran optimistas con respecto a esta clase de activo”.

Mayor protección en las carteras

Protección de datos Europa
Getty Images

El sondeo, aunque continúa la incertidumbre a nivel global, evidencia que el sentimiento inversor no ha sufrido grandes cambios desde otras muestras. No obstante, ante el aumento de las expectativas de volatilidad para el 2019, muchos inversores están comenzando a adoptar un enfoque de inversión más defensivo en sus carteras.

Tanto es así que un tercio de los clientes con grandes patrimonios de toda Europa (el 33%) están invirtiendo en activos de mayor calidad para ayudarles a posicionar sus carteras de “forma más defensiva”. Una cifra que, en el caso de los españoles, se eleva al 40%. 

De este modo, una cuarta parte de los clientes (el 24%) están saliendo de sectores muy cíclicos y centrándose en oportunidades de inversión a largo plazo en sectores como el sanitario y el tecnológico; en este caso, los españoles se sitúan en la media europea, con un 25%. Otro 20% de los participantes en la Encuesta está invirtiendo en sectores defensivos como utilities, inmobiliario y telecomunicaciones.

Leer más: Por qué el agua puede ser el mayor activo para la inversión de cara al futuro, según esta firma que gestiona más de 500.000 millones de euros en activos

Posicionamiento que se puede adaptar

“Como muchos de los clientes españoles que participaron en la encuesta, seguimos teniendo una opinión positiva respecto a la renta variable para 2019, como sugiere nuestra sobreponderación en las carteras gestionadas”, afirma Borja Astarloa, Director General de J.P. Morgan Banca Privada en España. 

Ahora que entramos en el final del ciclo, observamos una rotación desde sectores cíclicos, hacia sectores “con mayor exposición al crecimiento secular”, comenta Astarloa. Por un lado, no está habiendo una ralentización en la revolución tecnológica; por otro, el sector sanitario lleva 20 años de crecimiento constante de sus beneficios, y “se estima que seguirá creciendo en cifras de un solo dígito hasta el 2020”.

Ahora que los mercados reflejan cada vez más las tensiones asociadas con fases avanzadas del ciclo económico, “estamos moderando el riesgo”, explica Astarloa. Este proceso se parece más a la acción de regular la intensidad de la luz de una habitación que simplemente “encender o apagar un interruptor”. 

Dentro de cada clase de activo, y en el conjunto de los mismos, hemos aprovechado los “reguladores de intensidad” que tenemos a nuestra disposición para asegurarnos de que asumimos un nivel adecuado de riesgo. 

No obstante, aunque la expectativa de ralentización de la entidad sobre el crecimiento merece un enfoque más cauteloso, “creemos que aún es demasiado pronto para pasar a una postura abiertamente defensiva”. Esta opinión, junto con otras, “podría evolucionar con los acontecimientos durante el 2019”.

Y además