Los influencers y las pequeñas empresas rusas perdieron lucrativos acuerdos con marcas occidentales tras el inicio de la guerra de Ucrania: así tratan de compensarlo

La prohibición de Instagram en Rusia está perjudicando a personas influyentes y pequeñas empresas que comercializan en la plataforma

Marianne Ayala/Insider

El boicot masivo a Rusia por parte de las grandes empresas occidentales ha generado problemas en la economía del país, afectando tanto a influencers y emprendedores como a empresas más grandes.

Ha dejado a Polina Che, la fundadora de la empresa de joyería sostenible Recycled Objects, luchando por sus ingresos.

"Perdemos dinero cada mes que pasa", revela Che a Business Insider. "Esperamos que las empresas vuelvan a trabajar con nosotros cuando las cosas se calmen, pero en este momento se siente muy injusto".

Durante la última década, muchos influencers y pequeñas empresas rusas han dependido, al menos en parte, de los ingresos de colaboraciones con marcas occidentales, a través de publicaciones patrocinadas en redes sociales y organización de eventos.

Ahora estas mismas marcas han cortado los lazos con Rusia después de que Vladimir Putin lanzara su invasión sobre Ucrania.

Che revela que solía ganar hasta 2.000 dólares al mes a través de asociaciones con Reebok y ganaba dinero de marcas como Logitech y Uniqlo (Business Insider no pudo verificar estas afirmaciones de forma independiente). Che posó en una sesión de fotos de Reebok junto a influencers y dijo que hacía souvenirs reciclados para los eventos de la marca.

Dado que Reebok cortó los lazos con Rusia, Che asegura que había tenido que reducir de 10 a 3 los empleados de su empresa para hacer frente a la pérdida de ingresos (Business Insider no pudo verificar de forma independiente el tamaño de la empresa de Che).

La prohibición de Instagram en Rusia acaba con un canal de marketing vital

Che solía confiar completamente en Instagram para publicitar su negocio. Pero el 14 de marzo, Rusia prohibió Instagram, citando "llamadas a la violencia contra los rusos" en la plataforma.

Algunas personas en Rusia continúan usando Instagram a través de redes privadas virtuales, o VPN, que permiten el acceso a sitios que han sido bloqueados.

Che le ha contado a Business Insider que se mudó de Rusia a Georgia en parte para recuperar el acceso a la cuenta de Instagram de su empresa. Pero dijo que no puede comprar anuncios de Instagram para su empresa, ni siquiera de Georgia, porque Meta, propietaria de Instagram, ha detenido la publicidad en Rusia.

Caen los ingresos

2 pequeños empresarios rusos señalan a Business Insider que sus ingresos se han desde que comenzó la guerra de Ucrania.

Buliash Todaeva es la fundadora de Zerowaste Lab, una empresa que crea arte a partir de productos reciclados.

Anteriormente, colaboró con Adidas, otra marca que se retiró de Rusia, produciendo llaveros y collares para sus talleres de sustentabilidad en Moscú.

Todaeva y Che aseguran que después de que las marcas occidentales abandonaron Rusia, sus negocios perdieron entre el 90% y el 95% de sus ingresos mensuales.

"Me siento tan mal por mis amigos y mi equipo que me han apoyado tanto con este negocio, y ahora no tenemos nada", apunta Tadoeva.

Diana Akhmadishina, una entrenadora deportiva que fue embajadora de marca de Adidas Rusia, le dijo a Business Insider que sus sesiones de fotos y otros proyectos con la marca se habían suspendido.

Akhmadishina revela que los representantes de algunas empresas con las que trabaja le habían mostrado en privado su apoyo y la "idea de que no son los rusos los responsables de esta triste situación".

Adidas se ha pronunciado en contra de la violencia y ha suspendido las operaciones en las tiendas y en su sitio de comercio electrónico en Rusia hasta nuevo aviso. Reebok no respondió a la solicitud de comentarios de Business Insider.

La economía de influencers de Rusia se ve interrumpida

La economía de los influencers rusos vale 250 millones de dólares, según los datos proporcionados a Business Insider por Influencer Marketing Hub. Es probable que enfrente una interrupción significativa como resultado de la invasión.

"Algunas marcas no quieren trabajar con personas influyentes y dueños de negocios que no pueden acceder a Instagram", explica Sergey Gandiv, director ejecutivo de Proekta, una agencia de marketing con sede en Rusia que dice tener más de 1200 personas influyentes en sus libros.

Gandiv explica a Business Insider que, antes de la invasión, el 70% del trabajo de su empresa provenía de marcas occidentales, con clientes como Prada y Lego. Ahora que todos se habían retirado de Rusia desde que comenzó la guerra, Proekta ha perdido el 75% de sus ingresos.

Djanan Kasumovic, director de crecimiento de Influencer Marketing Hub, cree que incluso si la invasión terminara, es posible que las empresas no regresen a Rusia. El doble golpe de perder acuerdos de marca y ser desconectado de Instagram fue devastador para las personas influyentes en el país, asegura Kasumovic.

“No puedo recordar una industria en Rusia que reciba un golpe mayor que la industria de los influencers, porque básicamente estás cortando la distribución”, apunta. "Y si cortas la distribución, no tienes trabajo como influencer".

Otros artículos interesantes:

Ucrania necesita más de 4.600 millones de euros al mes para mantener en pie la guerra contra Rusia, según el primer ministro ucraniano

Europa quiere prohibir las importaciones de petróleo de Rusia en 6 meses, con excepciones para Hungría Eslovaquia

El riesgo de una Tercera Guerra Mundial es “serio” y “real”, advierte el ministro de Exteriores de Rusia

Te recomendamos