La nueva CaixaBank recortará su plantilla en 7.000 empleados: estos son los otros grandes tijeretazos de empleo en la banca

Cambio de logo Bankia por CaixaBank en las Torres Kio de Madrid.
Cambio de logo Bankia por CaixaBank en las Torres Kio de Madrid.

Reuters

  • Aunque todavía no hay cifras oficiales sobre el número de salidas, se están manejando cifras de alrededor de 7.000 empleados. 
  • El sector bancario ha sido uno de los que más ha reducido personal desde el pico de la burbuja, la tormenta perfecta creada entre la digitalización y la quiebra de las cajas de ahorro se ha llevado por delante 94.000 puntos entre 2008 y 2019. 
  • Descubre más historias en Business Insider España.

La nueva CaixaBank acaba de iniciar su andadura tras acabar los trámites formales de integración de Bankia. Las acciones de la entidad ya cotizan en la bolsa, aunque faltan por integrarse sus plataformas, algo que no sucederá previsiblemente hasta el cuarto trimestre del año. 

Antes llegará la integración de las plantillas y con ella la salida de empleados. Una de las razones que han llevado a las dos entidades a fusionarse son las sinergias que existen. Una expresión que se traduce en que al unirse las dos entidades es posible recortar en algunos campos. Por ejemplo, si hay dos oficinas cercanas, una de ellas puede ser cerrada, ahorrando a la entidad los costes fijos de la propia oficina, pero también de empleados. 

Para esta salida de trabajadores la entidad comenzará las negociaciones con los sindicatos tras las vacaciones de Semana Santa. Aunque todavía no hay cifras oficiales sobre el número de salidas, se están manejando cifras de alrededor de 7.000 empleados. 

Si se mantienen estas cifras será probablemente el ajuste de empleo más importante de un sector que ha visto drásticamente reducido el empleo desde el pico de la burbuja. Desde 2008 hasta cierre de 2019, los últimos datos disponibles de Banco de España, el sector se ha reducido en 94.000 trabajadores

La banca destruye 94.000 empleos desde el pico de la burbuja: la tormenta perfecta de robots y fusiones reduce un 35% la plantilla y el recorte todavía no ha terminado

Unas cifras que se verán aumentadas por los datos de 2020 y con los expedientes de regulación que hay en marcha. Santander llegó a un acuerdo con sindicatos para un recorte de unos 3.000 empleados y Sabadell planea alrededor de 1.800 salidas. A estos se sumarán, la reducción de empleo de CaixaBank que la entidad quiere hacer de una vez, aunque es probable que las salidas acaben ya en 2022. 

Estos son los recortes más grandes de empleo que ha vivido la banca en estos años de restructuración del sector, cierre de oficinas y avance imparable de la digitalización: 

La fusión de Caja Madrid con otra seis cajas que dio origen a Bankia: 4.000 empleados

Bankia ha sido una de las entidades que más ajustes de empleo ha sufrido en su historia. Tras la quiebra del sistema de las cajas de ahorros, el Gobierno creó las denominadas fusiones frías, que bajo el nombre técnico de SIP (Sistema Institucional de Protección) concebían un sistema de consolidación de entidades de crédito. Este fue el origen de Bankia que surgió de la fusión de 7 cajas de ahorro —Caja Madrid, Bancaja, Caja Insular de Canarias, Caja Ávila, Caixa Laietana, Caja Segovia y Caja Rioja—. 

La creación de este nuevo banco, que protagonizó posteriormente una salida a Bolsa controvertida, supuso el primer ajuste de empleo. La fusión de las 7 cajas conllevó la salida de 4.000 trabajadores, que se organizaron en alrededor de 3.200 prejubilaciones y el resto en bajas voluntarias. 

El rescate de Bankia acabó con la salida de 4.500 trabajadores 

Tras el rescate de Bankia, que necesitó una inyección de 22.424 millones de ayudas públicas para salir a flote tras su salida a bolsa, la entidad tuvo que ajustar sus costes como consecuencia de los acuerdos con Bruselas. 

Entre estas medidas estaba el recorte de empleo. Los sindicatos y Bankia han cerrado un principio de acuerdo para un ERE que afectará a 4.500 personas en vez de a las 4.900 previstas inicialmente, lo que en cualquier caso hace de este expediente de regulación uno de los más abultados de la historia. 

CaixaBank recortó 2.600 trabajadores tras la integración de Banca Cívica en 2013

La quiebra del sistema de cajas de ahorro acabó con varios bancos absorbiendo sus negocios que derivó en un recorte de personal y oficinas. CaixaBank se hizo con Banca Cívica (integrada por Cajasol, Caja Navarra, Caja Canarias y Caja Burgos) en 2012. 

Esta absorción hizo que CaixaBank (en aquel momento todavía La Caixa) en sus planes de integración incluyera la salida de 2.600 empleados, una cifra que al comienzo de las negociaciones iba a llegar a los 3.000

Santander tras la compra de Popular: un recorte de 3.000 trabajadores 

La quiebra de Popular en 2017 y su posterior compra por un euro por parte de Santander, una operación que se cerró en una noche tras la intervención de la Junta Única de Resolución, también acabó con un fuerte ajuste de personal. 

Algo más de 3.000 trabajadores de la entidad salieron en un ERE en 2019 donde hubo bajas voluntarias y algunos despidos forzosos. A estas salidas se sumará el nuevo ERE que aprobó el banco rojo tras la negociación con los sindicatos. 

BBVA tras la absorción de CaixaCatalunya redujo la plantilla en 2.000 personas

El banco absorbió a CaixaCatalunya después de que la entidad no pudiera ser viable por si sola. 

En 2015, la entidad llegó a un acuerdo con los sindicatos para una reducción de plantilla de 1.500 empleados, aunque al comienzo de las negociaciones se habían barajado que fueran 2.000.  El grueso de estas salidas fueron prejubilaciones.   

Otros artículos interesantes:

Las alianzas de bancos y fintech se disparan en pleno proceso de digitalización y cierre de oficinas

Los tipos de interés en negativo, el fin de las moratorias y la nueva oleada de fusiones marcan el futuro de los bancos en 2021

La banca destruye 94.000 empleos desde el pico de la burbuja: la tormenta perfecta de robots y fusiones reduce un 35% la plantilla y el recorte todavía no ha terminado