Los grandes retos pendientes de los criptoactivos: de la regulación al desafío climático

Una sola transacción de bitcoin genera tantos residuos como tirar 2 iPhones, según economistas

Getty Images

  • El mercado de las criptomonedas no ha parado de crecer en los últimos años, a pesar de los obstáculos a los que se ha enfrentado.
  • De cara a los próximos años, los criptoactivos tienen algunos desafíos por delante a los que hacer frente y que pueden suponer el devenir a futuro en los mercados.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

El pasado ejercicio resultó particularmente accidentado en el mercado de las criptomoendas, incluso para sus propios estándares. 

Pero después de la convulsión generada por el COVID-19, la dinámica de precios ha sido espectacular, al punto que el Bitcoin primero se recuperó rápidamente y luego cogió vuelo en el cuarto trimestre de 2020 y el primer trimestre de 2021.

La tan esperada adopción institucional se hizo más tangible. La “trade de la hoja de balance” se convirtió en un tema nuevo e inesperado. Y, por último, la rotunda salida a bolsa de Coinbase en abril de 2021 fue ampliamente considerado como un evento decisivo para establecer la legitimidad del espacio.

No obstante, el rally marcó una pausa a partir de mayo de 2021, cuando Elon Musk revirtió su decisión de permitir que los clientes pagaran los automóviles de Tesla en bitcoin debido a preocupaciones ambientales. Esto generó un intenso debate sobre el consumo de energía de Bitcoin. 

Los retos son cada vez mayores, también desde el punto de vista de la regulación. Algo que se plasma en España con la intención de la CNMV de seguir de cerca el mercado de los criptoactivos.

“Es una gran noticia para el sector que los reguladores y supervisores estén monitorizando la inversión en activos digitales y, en concreto las criptomonedas”, asegura Alejandro Zala, Country Manager de Bitpanda en España, sobre este desafío que ya se abre de cara al futuro.

“La rentabilidad tan destacada de estos activos unida a la, hasta ahora, escasa regulación, ha atraído a inversores con poca educación financiera y a ciertos actores con intenciones ilegítimas”, añade. 

No queda todo ahí. China tomó medidas enérgicas contra la industria minera, provocando la “Gran migración minera”. En este sentido, después de una pausa de casi tres meses, Bitcoin ha reanudado su tendencia alcista antes de su adopción como moneda de curso legal por parte de El Salvador.

¿Qué retos tienen por delante los criptoactivos en este esquema? Las finanzas descentralizadas (DeFi) han ganado popularidad, abriendo un universo completamente nuevo de oportunidades para los traders

“A medida que el crecimiento de este ecosistema fue revelando parte del potencial de las cadenas de bloque, también arrojó algo de luz sobre las limitaciones y los problemas de escala de Ethereum, sobre la cual se construyen la gran mayoría de las aplicaciones DeFi”, destaca en un informe Florian Ginez, director asociado de análisis cuantitativo en WisdomTree. 

Teniendo en cuenta este telón de fondo, hay retos a los que las criptomonedas se enfrentarán muy próximamente.

El Bitcoin y el medio ambiente: un tema que queda por solucionar

Uno de los obstáculos del Bitcoin y otras criptomonedas es el impacto ambiental. En un mundo en el que avanza hacia una menor huella de carbono, es un problema para la entrada de grandes inversores institucionales. 

Si hay al menos una consecuencia positiva que el giro de Elon Musk en Bitcoin ha tenido, es la creación del Consejo Minero de Bitcoin (BMC). Está reuniendo a los mineros de América del Norte para discutir la sostenibilidad y la combinación energética de la industria minera, así como la “promoción de la transparencia, el compartir las mejores prácticas y la educación al público sobre los beneficios de Bitcoin y la minería de Bitcoin”. Aunque el BMC no pretende imponer prácticas a sus miembros, es un paso en la dirección correcta.

“Esperamos que la industria minera en América del Norte y Europa siga avanzando hacia una combinación de energías más renovables”, opina Ginez. 

“Si bien esto llevará tiempo y esfuerzo, parece que la industria se da cuenta de que le conviene ir en una dirección más sostenible”, añade. 

A esto hay que sumarle que la industria minera es la parte de la criptosfera que alberga a las compañías más cotizadas. 

Ethereum 2.0: una actualización largamente esperada

Otro reto tiene que ver con el conjunto de la comunidad de Ethereum, que ha estado trabajando en la versión futura del protocolo, denominado Ethereum 2.0, desde hace algunos años para mejorar la red y hacerla más escalable, sostenible y segura. 

La actualización se basa principalmente en dos cambios importantes: la migración a un mecanismo de consenso de Prueba de Participación y la implementación de cadenas de fragmentos. Deberían implementarse en 2022 si todo va según lo programado.

En la actualidad, Ethereum actualmente se basa en un mecanismo de Prueba de Trabajo (PoW) para su protocolo de consenso y enfrenta preocupaciones similares a las de bitcoin con su consumo de energía. 

No obstante, en 2022 debería darse un cambio significativo en el protocolo Ethereum con la transición del PoW a un mecanismo de Prueba de Participación (PoS). En lugar de requerir que los mineros asignen potencia informática a la red para asegurarla, el PoS requiere nodos dispuestos a participar en el proceso de validación para poner valor en juego en forma de Ethers. 

“Si los validadores actúan de forma maliciosa, se les quitarán los Ethers y, por lo tanto, perderán valor”, afirma Ginez. “Como ya no necesitan minar, consumen mucha menos energía y, por lo tanto, el PoS se considera más sostenible”, ahonda. 

Asimismo, esto podría traducirse en que el coste para los validadores se reduce considerablemente y, por lo tanto, necesitan de menos Ethers para ser incentivados a participar. 

“Cabria esperarse que el PoS reduzca las comisiones y vaya acompañado de una modificación del mecanismo de emisión, incluida una reducción de la emisión de nuevos Ethers”, cuenta Ginez.

La integración industrial de las criptomonedas 

Siguiendo este mismo hilo, empresas como PayPal, Twitter, Robinhood, Maersk y muchas otras industrias varias han comenzado a probar casos de uso para tecnología blockchain y criptoactivos. 

Por ejemplo, en abril de 2021, PayPal comenzó a permitir que los usuarios estadounidenses gasten criptodivisas en millones de comercios en línea. Desde entonces, ha anunciado gradualmente un entorno de soporte adicional para las criptodivisas, incluida la posibilidad de convertir automáticamente a criptodivisas el reembolso de las tarjetas de crédito Venmo. 

Más recientemente, en agosto, PayPal anunció que expandirá la función de trading cripto al mercado del Reino Unido.

“A través de estos ejemplos de aplicaciones de la vida real, uno puede comenzar a probar el potencial para la adopción generalizada de la tecnología bitcoin y criptográfica”, dice Ginez. 

A su modo de ver, pensando en el largo plazo, esta tendencia probablemente se mantendrá a medida que más empresas exploren los casos de uso e, independientemente del resultado, la misma funcionará como un catalizador a corto plazo para impulsar el interés en las criptodivisas como clase de activo.

Otros artículos interesantes:

La fiebre del ‘meme’ aún no ha acabado para Gamestop: los expertos apuntan a una revalorización en bolsa pese a decepcionar en sus últimos resultados

Por qué Bitcoin y Etherum están muy lejos todavía de sus máximos históricos y cómo la inversión institucional es un gran punto a favor, según los fundadores de Atani

Cómo detectar que es buen momento para invertir en bitcoin, ethereum y otras grandes criptomonedas, según los expertos

Te recomendamos

Y además