Los grandes riesgos psicosociales del COVID-19, según los expertos

Pareja en un bar burbuja en Nueva York, Estados Unidos.
REUTERS/Jeenah Moon
  • El aislamiento, la incertidumbre y las otras crisis derivadas de la sanitaria están afectando a la salud mental general.
  • El 75% de los problemas mentales que se identifican en la edad adulta, tienen su origen en la infancia o adolescencia, puntualiza la directora de Psicólogos Pozuelo y coordinadora en el Colegio de la Psicología de Madrid, Mercedes Bermejo, a Business Insider España
  • Esto, según la experta, lleva a que el seguimiento —tanto de pacientes de COVID-19 como de personas afectadas indirectamente por la pandemia— sea imprescindible para preveer la crisis de salud mental advertida por la ONU
  • Junto a Bermejo, Business Insider España ha hablado con Rafael San Román, psicólogo de ifeel, especializado en duelo y pérdidas, y ha recopilado algunos de los grandes efectos psicosociales del COVID-19.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

"La pandemia de COVID-19 es un problema social y sanitario que nos afecta a todos directa e indirectamente", recalca a Business Insider España, Mercedes Bermejo, directora de Psicólogos Pozuelo y coordinadora de psicología clínica de la salud y psicoterapia del Colegio de la Psicología de Madrid.

Con suerte, y muchas medidas de higiene y seguridad, algunas personas sólo han estado aislada durante meses, han pasado la enfermedad como asintomáticos o casos leves del nuevo coronavirus, y han podido recuperar parte de su actividad cotidiana tras el confinamiento

Pero, otras siguen viéndose afectadas hasta 6 meses después del contagio, con secuelas que marcan el nuevo síndrome poscoronavirus o consecuencias económicas irreversibles que generan estrés y fricciones en la integración social

Leer más: El síndrome pos-COVID-19 está causando síntomas persistentes en los recuperados con secuelas que podrían durar años

"Hablamos de personas que dan positivo y enfermas, pero realmente no forman un grupo monolítico en ningún aspecto. Depende mucho de cómo físicamente les haya afectado la enfermedad. Somos una unidad y lo físico influye mucho en lo psicológico", explica a Business Insider España Rafael San Román, psicólogo de ifeel, especializado en duelo y pérdidas.

Asimismo, Bermejo destaca que a nivel social, ya no es un problema de la enfermedad, sino de las limitaciones, afecciones económicas y laborales, con las que de una forma u otra, todos se ven afectados.

"Influye mucho la predisposición de salud mental de las personas. Pero, aunque sean personas con un estilo de vida sano, que se cuidan con un estado general de bienestar y tienen mayores recursos personales y ambientales, hay niveles mínimos de ansiedad y de malestar que son globales y afectan a todos por igual", ratifica.

Leer más: Ifeel, la startup española de psicólogos online, ofrece consultas gratuitas durante la cuarentena mientras su demanda se dispara un 70%

Además, en consonancia con el paso de los eventos en la vida de una persona, algunos de estos síntomas podrán mantenerse a largo plazo.

De hecho, más allá de los efectos del contexto pandémico, varios estudios siguen las consecuencias neurológicas de la afección del SARS-CoV-2 al organismo. 

"El 75% de los problemas mentales en la etapa adulta, ya estaban en la etapa joven y adolescente. Eso quiere decir que han de atenderse los pequeños síntomas que puedan manifestar pacientes, para que no se agrave y derive en problemas de salud mental en la edad adulta", indica Bermejo.

No obstante, cree que esto también ha servido para alentar una tendencia positiva hacia la valoración del núcleo familiar, la salud y cosas que ya no son tan materiales.

Pero considera que habrá que esperar aproximadamente, 6 meses o un año para conocer los estragos de su paso —coincidiendo con las declaraciones del principal epidemiólogo de Estados Unidos al frente de la pandemia, Anthony Fauci—.

Estos son algunos de los grandes efectos psicosociales de la pandemia de COVID-19, que van más allá de la sintomatología de la enfermedad provocada por el nuevo coronavirus. 

Sensación de aislamiento

Getty Images

Las medidas de distanciamiento social se extenderán, como mínimo, hasta 2022contando con que una de las vacunas candidatas se apruebe en los próximos meses, y llegue a la población general a finales del próximo año—.

Dicha predicción ya la había hecho Harvard en los peores momentos de la propagación de la pandemia, abril de 2020.

Ahora, Soumya Swaminathan, directora científica de la Organización Mundial de la Salud, sostiene: "La gente se está imaginando que en enero habrá vacunas para todo el mundo y las cosas comenzarán a volver a la normalidad. No es así como funciona".

Leer más: No habrá suficientes vacunas contra el COVID-19 para volver a la normalidad hasta 2022, según la OMS

Esta sensación de cuarentena aplicada a la vida cotidiana —como el plan de Corea del Sur para la "nueva normalidad"—, junto al aislamiento en los hospitales o la ausencia de contacto con personas cercanas, ha provocado un vacío en la vida de muchos que afectará incluso a sus capacidades sociales. 

"No es lo mismo que estés ingresado y nadie puede ir a verte; a que estés en casa y, con una serie de medidas, alguien puede ocuparse de ti o estar cerca. Esto afecta mucho porque la sensación de aislamiento agudiza mucho el miedo y el desamparo", describe Rafael San Román, psicólogo en ifeel especializado en duelo y pérdidas. 

"En el caso de los niños aparece el miedo a separarse, coincidiendo con el nuevo inicio del curso escolar y las adaptaciones del contexto educativo", puntualiza Mercedes Bermejo, directora de Psicólogos Pozuelo y coordinadora de psicología clínica de la salud y psicoterapia del Colegio de la Psicología de Madrid.

Malestar psicológico en aumento por el estado de salud

Daniel Leal-Olivas/Pool vía REUTERS

"Esa situación de aislamiento hace que la preocupación y el malestar psicológico aumente. De nuevo, cambia mucho al estar en tu casa con alguien cercano que, aunque sea en la distancia, te diga 'Buenos días'", insiste San Román a Business Insider España.

Leer más: Por qué algunas personas tienen miedo a la nueva normalidad después del confinamiento: estas son las recomendaciones para enfrentarse estos temores

"Si lo estás viviendo como una gripe normal o en confinamiento, simplemente, puedes tener la incertidumbre de si empeoras (o no) al día siguiente. Pero si, de repente, empiezas muy malito, estás pensando todo el tiempo en las consecuencias", ejemplifica. 

Preocupación por las secuelas de la enfermedad y la reinfección

Reuters

Más allá de considerarse una enfermedad respiratoria —aunque otras teorías apunten a una patología vascular—, la enfermedad provocada por el coronavirus SARS-CoV-2, conocida como COVID-19, deja un conjunto de secuelas que se recogen en un nuevo síndrome: síndrome poscoronavirus o pos-COVID-19.

"¿Tendré secuelas? ¿Me reinfectaré? ¿En qué momento voy a dejar de ser infeccioso para otros? ¿Qué voy a tener que hacer? Esta rumiación mental acompañada de la preocupación —que es emocional, apunta— resulta muy incómoda", señala San Román. 

Leer más: 11 síntomas del coronavirus que pueden durar para siempre

Además, muchas de estas preguntas siguen sin consenso científico: desde la reinfección hasta la inmunidad, pasando por cuánto tiempo un sujeto es contagioso —que, según las últimas indagaciones, es entre 45 y 90 días—.

"Si a esto le añadimos estresores externos como cómo afecta al trabajo, la convivencia, el contagio a otros, pausas en la vida cotidiana, más las responsabilidades, generan mucha preocupación", recalca el psicólogo.

Patologías relacionadas con los estados de ánimo

Sanitario durante la realización de pruebas de COVID-19 en Houston, Texas, Estados Unidos, el 7 de julio de 2020.Sanitario durante la realización de pruebas de COVID-19 en Houston, Texas, Estados Unidos, el 7 de julio de 2020.
Sanitario durante la realización de pruebas de COVID-19 en Houston, Texas, Estados Unidos, el 7 de julio de 2020.
REUTERS/Callaghan O'Hare

"Tanto para las personas que han sufrido la enfermedad, quien ha tenido un contacto directo y los sanitarios en primera línea, sí que se ha visto un incremento de los problemas psicosociales, por ejemplo, en patologías relacionadas con los estados de ánimo, como la ansiedad", ejemplifica Bermejo a Business Insider España

Leer más: "Llevo 6 meses sin oler ni saborear la comida": la otra batalla de una madrileña después de superar el coronavirus

De hecho, algunas afecciones como la pérdida del gusto y el olfato inciden hasta en las moléculas de la felicidad —la serotonina—, dice Pamela Dalton, una científica quimiosensorial con sede en Filadelfia, Estados Unidos a The Wall Street Journal

Conductas de tipo regresivo en los niños

Getty

"En los niños se están observando conductas de tipo regresivo", subraya Bermejo, psicóloga y terapeuta familiar. 

Leer más: Ventajas de la educación en el hogar para tus hijos

Es decir, muchos niños han empezado a retroceder en su aprendizaje. Esto implica que, por ejemplo, vuelvan a hacerse pis en la cama, no completen algunas frases o retomen manías superadas, como el chupete o rechazo a determinados tipos de alimentos. 

Síntomas psicosomáticos, también en los más pequeños

Getty

Según Bermejo, en los más pequeños se han identificado también tics y síntomas psicosomáticos —relación que existe entre el cuerpo y la mente— por dificultad para poder expresar y entender lo que está ocurriendo.

Leer más: La fatiga y el dolor de cabeza son los síntomas más comunes del COVID-19 en los niños, según apuntan varios estudios

"Ya de por sí nos cuesta a los adultos", puntualiza. "En los más pequeños se presentan síntomas más físicos, como pueden ser erupciones en la piel, dolores de cabeza o molestias en la tripa como consecuencia de la situación actual", describe.

Síntomas relacionados con el trastorno obsesivo compulsivo

Phynart Studio

Getty Images

"Mientras, en adultos y en niños se están identificando síntomas relacionados con el trastorno obsesivo compulsivo, por el miedo a tocar las cosas, miedo a contagiarse...", dice Bermejo a Business Insider España

Leer más: Cómo te contagias exactamente con el nuevo coronavirus: estos son los consensos a los que ha llegado la comunidad científica

Esto se debe a que, aunque el coronavirus se transmita principalmente a través de la inhalación de partículas cargadas de virus exhaladas por un infectado, el contagio a través de fómites es posible. 

Las partículas de SARS-CoV-2 pueden sobrevivir desde 14 minutos en el aire tras una conversación, hasta durante horas en algunas superficies

Altos niveles de estrés

Getty Images

"Si después de haber estado enfermo físicamente, se refleja en algún factor económico o profesional, es muy estresante", reconoce San Román.

Leer más: 19 signos silenciosos de tu cuerpo que indican problemas

Además, has de saber que el estrés es el peor enemigo del organismo y puede ser origen de múltiples patologías, no sólo agravar los problemas de salud mental, sino también físicos. 

Conflictos internos entre los que no han pasado la enfermedad

Getty

"Los que no hemos pasado la enfermedad estamos en un eterno dilema de cómo tengo que organizar mi vida, qué puedo hacer y qué no puedo hacer, qué riesgos puedo asumir y qué riesgos no debo", dibuja San Román. 

Leer más: No todas las actividades tienen el mismo nivel de riesgo de infección: así es como afecta a las actividades cotidianas

"A no ser que uno sea muy, muy, estricto de confinarse y salir sólo a hacer la compra, es una dinámica de 'me la voy jugando'", dice puntualizando que siempre se tiene en cuenta que la mayoría de las personas respeta las distancias, lleva las mascarillas y están "bañadas en gel hidroalcohólico"

Problemas en las relaciones interpersonales

REUTERS/Juan Medina

Estos ya mencionados, generarán también tensiones entre las personas más y menos cautelosas —que no irresponsables—.

"El no saber a qué atenerte influye mucho en las relaciones interpersonales porque el estilo de prevención de uno, en línea con su personalidad, el miedo y la incertidumbre, igual no armoniza muy bien con el estilo del de enfrente", señala San Román a Business Insider España.

Leer más: ¿Se puede curar la soledad con una pastilla? La comunidad científica se encuentra dividida sobre su origen y cómo abordarla

"En un grupo de amigos se suelen dar situaciones como: "¿comemos en terraza o en el interior?". Están los talibanes de la terraza y otros que dicen: "¿En enero vamos a seguir comiendo en la terraza?". Parece absurdo, pero está dando lugar a muchas fricciones entre mucha gente", explicita.

Y, a su vez, señala que hay personas mucho más estrictas y otras más relajadas. "Cuando más se impongan unos y otros se dejen influenciar, aumentará el grado de conflicto. Ahí solo dependerá de las habilidades sociales de cada uno".

Cambio en las relaciones familiares

Getty

Asimismo, sucede en el núcleo familiar y con el resto de parientes. Pero Bermejo cree que, en parte, esto ha sido positivo para muchas familias nucleares. 

"Dentro de nuestra cultura, donde los lazos afectivos, la cercanía y el contacto físico eran tan importantes, nos hemos tenido que adaptar y evidentemente nos afecta".

Y ejemplifica, sobre todo, tras la vuelta al cole, el miedo de los más pequeños a acercarse a los abuelos.

Leer más: 12 consejos para afrontar una crisis de convivencia en tiempos de coronavirus, según psicólogas expertas en relaciones de pareja

"También se están afianzando los lazos del núcleo familiar con los convivientes y, desde la consulta, hemos visto resultados positivos. Ha despertado la necesidad del apego y la importancia de la familia nuclear", alienta.

Aunque reconoce que la tendencia al aislamiento y el miedo a que el otro puede ser algo perjudicial y hostil, hace que se eviten más las relaciones sociales y genere un malestar general con el resto de parientes. 

Incoherencias a la hora de tomar decisiones, entre el miedo y el descuido

REUTERS/Javier Barbancho

Mientras, como se ejemplificaba con anterioridad, en las relaciones interpersonales y la mente de cada individuo converge la realidad y la necesidad

"Las personas somos muy incoherentes. Hay personas que manifiestan tener mucho miedo y estar muy alarmadas, y quieren siempre comer en la terraza, por ejemplo. Pero luego, estos mismos se van de viaje con otra persona durante horas en un coche. ¿En qué quedamos?", se pregunta San Román.

"Depende mucho de qué nos exigimos a nosotros mismos y qué intentamos que los demás hagan cuando se relacionan con nosotros", sostiene.

Leer más: 4 astronautas revelan sus secretos para sobrevivir meses de aislamiento con otras personas

Cuando Bermejo señala que las personas pueden volverse más individualistas: "El otro pasa a ser peligroso y dañino para mi salud, como comentábamos. Desde el punto de vista psicológico, lleva a un mayor aislamiento, una mayor individualización de cada uno y una mayor evitación del contacto social".

Incertidumbre ante la falta de información

Loren Elliott/ Reuters

Dadas las preguntas que siguen sin respuestas sobre una enfermedad que lleva conviviendo con la sociedad desde, aproximadamente, diciembre de 2019, no tener una información infalible a la que aferrarte puede agravar todas las demás afecciones. 

Leer más: 7 miedos que deberías superar si quieres tener éxito en la vida

"No tienes certeza de qué estás haciendo bien, y qué estás haciendo mal. Volvemos a la incertidumbre —insiste—, de cuándo la falta de información genera inseguridad. Sigue siendo una enfermedad todavía desconocida", resalta San Román.

Percepción del lugar de trabajo como una amenaza

REUTERS/Adrees Latif

"Según sean las oficinas y cómo esté siendo de estricta la empresa, el trabajador tendrá una percepción de su trabajo como un lugar seguro", contextualiza San Román, de ifeel

Leer más: Actiu, la empresa española especializada en diseño que está detrás de la creación de miles de oficinas en todo el mundo, anticipa cómo cambiarán los espacios de trabajo tras el coronavirus

Sin embargo, no sucederá lo mismo si es una persona con mucho miedo: "Percibe que los demás son una panda de irresponsables, hacen lo que les da la gana y no respetan ninguna medida, la empresa se está desentendiendo, que —es muy feo decirlo, señala— doy positivo y mi jefe me intenta convencer para que no se lo diga a mis compañeros, la cosa cambia". 

Recuperación del estigma social de llevar mascarilla tras el coronavirus

SERGIO PEREZ

Reuters

Antes de que la pandemia cambiase la forma de vivir el día a día, las mascarillas constituían un estigma social en países como España.

Quien llevaba una mascarilla, protector facial o guantes por la calle, era visto como alguien extraño o bien amenazante, porque podría indicar que tiene algo infeccioso e intenta no contagiar a los demás. 

Leer más: Este gráfico muestra cuáles son las mejores y peores mascarillas para protegerse del coronavirus y en qué situación utilizar cada una

"Ahora nos parece lo más normal del mundo. Pero llegará un momento en el que la mascarilla dejará de ser obligatoria. Habrá una inercia de algunas personas que esperarán, al menos unas semanas, para quitársela. Cuando hayan pasado varias semanas, no va a ser normal llevar mascarilla", dice el psicólogo.

"Aunque estemos muy instalados en ciertos hábitos muy vinculados a la pandemia, como la distancia y la mascarilla, una vez se solucione o evolucione en alguna dirección positiva, lo que ahora nos parece lo más normal del mundo, desaparecerá más rápido de lo que pensamos".

Desconfianza y desesperanza ante la crisis económica

Getty Images.

"Crisis económica es igual a paro. Paro es igual a pobreza. El trabajo es dinero, integración social y quien soy. Si todo eso desaparece, sin perspectivas tempranas de retomarlo, tendrá consecuencias en el estado de ánimo, el estatus social y su bienestar en general", subraya San Román.

Leer más: 17 trabajos en los que no necesitas tener experiencia para conseguir un contrato

"El dinero es la alegría. Cuando falta, aparecen sus contrarios: el desánimo, la desconfianza hacia el futuro, desesperanza... Si le pasa a muchas personas a la vez enturbia mucho la convivencia social".

LEER TAMBIÉN: Cómo encontrar trabajo a partir de los 50 años: el complicado reto de demostrar tu empleabilidad cuando todo en el mercado laboral juega en tu contra

LEER TAMBIÉN: Las 20 ofertas de empleo mejor pagadas para teletrabajar desde cualquier parte del mundo

LEER TAMBIÉN: 21 hábitos que pueden arruinar tu cerebro sin que te des cuenta

VER AHORA: Así va la carrera por las vacunas contra el coronavirus: cuándo estarán las primeras y en qué fase está la investigación en España

    Más:

  1. Coronavirus
  2. Enfermedades
  3. Crisis
  4. Psicología
  5. Consejos
  6. Listas
  7. Top
  8. Trending