Pasar al contenido principal

Green Pulse entra en España para desarrollar proyectos de autoconsumo solar en grandes superficies y ya tiene a Decathlon, BMW o Pladur entre sus clientes

Instalación fotovoltaica para la empresa TVH en Bélgica
Instalación fotovoltaica para la empresa TVH en Bélgica Green Pulse

  • La compañía belga Green Pulse desembarca en el mercado español con el foco puesto en en proyectos de autoconsumo industriales, es decir, que superen una superficie de 10.000 metros cuadrados.
  • La empresa desarrolla, financia y construye instalaciones de autoconsumo fotovoltaico y, a cambio, firma contratos de compraventa de energía con el cliente.
  • Entre sus clientes, figuran ya Decathlon, con cinco proyectos en marcha, el fabricante automovilístico BMW o el fondo CBRE Global Investors.
  • En el mercado español, Green Pulse ha cerrado un acuerdo para construir una instalación de 8 megavatios (MW) en una planta de la compañía Pladur, así como en otra planta de Etex Iberia. 
  • Descubre más historias en Business Insider España. 


Es el momento de las renovables en España y las empresas del sector lo saben. La compañía belga Green Pulse desembarca en el mercado español con una propuesta centrada en proyectos de autoconsumo industriales, es decir, grandes superficies. Y, en un contexto en el que cada vez más compañías buscan llenar sus tejados con paneles solares para ser autosuficientes en términos energéticos. 

“Nosotros desarrollamos, financiamos el proyecto, lo construimos y financiamos la instalación durante unos años”, explica el director general en España de Green Pulse, Joan Vinaixa, en una entrevista con Business Insider España. “Decimos que financiamos porque nuestro cliente no hace ningún tipo de inversión, cubrimos todos los gastos”. A cambio, lo que hace la compañía es cerrar un acuerdo de compraventa de energía a largo plazo con el cliente en cuestión, los conocidos como PPA (Power Purchase Agreementpor sus siglas en inglés). 

“Permite a nuestros clientes poder tener acceso a energía verde generada in situ, de kilómetro 0 y, por tanto, reducir su huella de carbono”, explica el ejecutivo. La energía que compra la compañía se genera en su propia cubierta y le permite ahorrar hasta un 30% de los costes energéticos, aunque esa cifra oscilará en función del perfil eléctrico del cliente.

Leer más: El gigante chino China Three Gorges quiere adentrarse en España con la compra de los activos fotovoltaicos de X-Elio

“Aportamos visibilidad a largo plazo sobre los costes. El cliente sabe el precio de la electricidad que pagará entre 2021 y 2030, lo que le permite gestionar mejor su cartera de inversiones o los costes que va a tener. Una inyección continua de electricidad permite reevaluar la potencia contratada que tienes”, apunta Vinaixa. 

El grupo trabaja para asegurar rendimientos de la instalación fotovoltaica lo más elevados posibles y firma contratos a largo plazo, de una media de 20 años, aunque la duración puede variar. Además, a partir del segundo año, la firma belga provee soluciones para mejorar el rendimiento de la instalación renovable. 

Entre los clientes de la compañía belga figuran marcas de retail como Decathlon, con cinco proyectos en marcha, el fabricante automovilístico BMW o el fondo CBRE Global Investors. “El caso de CBRE fue interesante”, apunta el director general, “porque ellos son propietarios de la nave donde hemos hecho una instalación de un megavatio (MW), pero el consumidor es otro. De esta manera, se cierra un contrato de derecho de superficie con el propietario de la nave dándole, además, una rentabilidad”.

En el mercado español, Green Pulse ha cerrado un acuerdo para construir una instalación de 8 MW en una planta de la compañía Pladur, así como en otra planta de Etex Iberia. Ambos proyectos, que suman 12 MW, evitarán la emisión de 3.000 toneladas de CO2 al año. Las plantas estarán ubicadas en Valdemoro (Madrid), Gelsa (Zaragoza) y Valladolid. 

Leer más: Estos gráficos muestran por qué el 2019 fue el mejor año para la energía solar en España pese al frenazo de los contratos de compra de energía a largo plazo

El modelo de negocio con el que Green Pulse irrumpe este año en el mercado español y en el italiano es un tanto novedoso. “Nosotros no somos una empresa financiera”, como acostumbran a ser las dueñas de plantas con PPA, apunta el directivo. “Nuestra actividad principal es desarrollar instalaciones fotovoltaicas”. 

La compañía se especializa únicamente en el sector de grandes superficies, desarrolla el proyecto al completo y firma contratos de compraventa de energía a largo plazo con compañías industriales: “Es un segmento del mercado en el que muchas empresas no quieren entrar. El tipo de superficie que buscamos tiene un mínimo de 10.000 metros cuadrados”. 

Green Pulse se encuentra en negociaciones con compañías de retail, de alimentación y de producción de plásticos. “No nos centramos en un único sector. Lo importante es que tenga un consumo y una superficie disponible”, señala Vinaixa.

La estrategia de la empresa de renovables pasa por transmitir a la industria que, sin necesidad de realizar grandes inversiones, pueden tener acceso a una solución de energía limpia económica: “La gran mayoría de las empresas que son nuestro cliente potencial aún no han empezado en el autoconsumo”. El grupo lleva una década operando en Bélgica. 

Y además