Noruega rebaja a 6,5 millones de euros la multa a Grinder por ofrecer con fines publicitarios los datos de sus usuarios etiquetados en función de su orientación sexual

El logo de Grindr.
El logo de Grindr.

REUTERS/Dado Ruvic

  • La resolución es firme después de que en enero de este mismo año trascendiera que la multa ascendería a los 10 millones de euros.
  • Finalmente la autoridad de protección de datos noruega ha rebajado esta sanción teniendo en cuenta que Grindr corrigió su funcionamiento y sus ingresos reales no son tan elevados.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

El 26 de enero de este año Noyb, la plataforma de activistas en defensa de la privacidad que dirige el austríaco Max Schrems anunció una histórica multa de 10 millones de euros contra Grindr. Noyb y el Consejo Noruego del Consumidor habían denunciado ante la autoridad de protección de datos noruega malas prácticas de la popular app de citas de la comunidad LGTBQ.

Casi un año después se conoce la resolución definitiva. Según detalla la propia Noyb este miércoles, la sanción final se elevará a 65 millones de coronas noruegas (unos 6,5 millones de euros) ya que la cuantía se ha ajustado "a los ingresos reales de Grinder" y ante el hecho de que la app tomó medidas "para revisar su gestión del consentimiento".

En otras palabras: Grindr actuó cuando Noyb denunció que estaba ofreciéndole datos personales de sus usuarios, incluso etiquetados en función de su orientación sexual y sin contar con el consentimiento de los mismos de la forma adecuada, para ofrecerlos con fines publicitarios.

Los datos de los usuarios llegaron a agencias y planificadores de publicidad gracias a que los mismos se distribuyeron primero a cinco firmas de la industria, como MoPub (que era de Twitter hasta este año) o AppNexus (AT&T), AdColony o Smaato.

Presentan una reclamación a Grind por su "grotesca" forma de comprobar identidades: los usuarios de la app de citas tienen que llegar a fotografiarse sujetando un cartel con su correo

Con todo, los demandantes han valorado positivamente la sentencia. El presidente del Consejo Noruego del Consumidor, Flinn Myrstad, asegura que esta decisión "envía una fuerte señal a todas las empresas que participan de estos sistemas de vigilancia comercial". 

"Compartir datos personales sin una base legal tiene graves repercusiones. Pedimos a la industria de la publicidad digital que haga cambios para respetar los derechos de los consumidores", asevera.

La autoridad de protección de datos noruega recoge en su resolución que los usuarios deben tener la posibilidad de rechazar el consentimiento sin que ello les impida usar la aplicación ni que sufran ningún otro tipo de repercusión negativa. "Grindr no controló ni asumió la responsabilidad de sus transferencia de datos", zanja.

"Los datos personales no son una moneda". "Esta decisión juega un papel vital en el mercado ya que muchos servicios en línea intentan obtener beneficios presentando los datos de los usuarios como medio de pago", recoge la propia Noyb.

La investigación sobre Grindr arrancó hace ya 2 años.

Ya en enero de 2020, The New York Times publicó que la versión Android de Grindr obtenía información muy precisa para geolocalizar a sus usuarios, lo que obligó a la compañía a actualizar el procedimiento por el que solicitaba el consentimiento en abril del mismo año. 

Por otro lado, un portavoz de la compañía defendió que todos los datos de ciudadanos europeos los han obtenido con un "consentimiento legal válido" y que el tratamiento de los datos pone la privacidad "en un primer plano".

Otros artículos interesantes:

Grindr está enviando información personal de sus usuarios a una docena de empresas de marketing, revelándoles su orientación sexual

La app de citas Grindr corrige una vulnerabilidad que permitía a cualquiera hacerse con las cuentas de los usuarios usando solo su email

Multa histórica a Grindr: casi 10 millones de euros por compartir datos de sus usuarios, etiquetados según su orientación sexual, a 5 plataformas publicitarias

Te recomendamos