El grupo en la sombra que ha alentado a Elon Musk a comprar Twitter: de la 'PayPal mafia' a activistas de extrema derecha

Una foto de Elon Musk entre logotipos de Twitter

REUTERS/Dado Ruvic

La compra por 44.000 millones de dólares de Twitter por parte de Elon Musk se ha ido cocinando a fuego lento durante los últimos meses. Detrás de la decisión, tras la que el magnate tecnológico decidía hacerse finalmente con el control de la red social, ha habido muchas personas involucradas.

Uno de los principales motivos de esta compra, según ha tuiteado en varias ocasiones el propio Musk y compartía en la nota hecha pública tras anunciar la operación, es "la libertad de expresión".

En estos términos se refería el fundador de Tesla y actualmente la persona más rica del mundo a la red social: "La libertad de expresión es la cuna de una democracia funcional, y Twitter es la plaza del pueblo donde los asuntos vitales para el futuro de la humanidad se están debatiendo".

Este discurso, que pone de manifiesto una supuesta falta de libertad en la red social, no es una reclama individual y aislada del magnate tecnológico, sino de muchos grupos de extrema derecha en Estados Unidos que aseguran que Twitter, mediante su algoritmo, silencia gran parte de su contenido.

De hecho, en línea con esta reclama, el propio Musk anunciaba sus intenciones de publicar el código de la red social, con lo que las entrañas de Twitter quedarían al descubierto.

Y no solo eso, muchos activistas de extrema derecha y senadores del Partido Republicano de Estados Unidos han visto cómo sus cuentas han sido bloqueadas y eliminadas por la propia compañía en el pasado, después de publicar tuits ofensivos con diferentes colectivos y avivar discursos de odio.

De ser acosado en el colegio a convertirse en el hombre más rico del mundo: la increíble historia de Elon Musk

Estos grupos, donde abundan personas que apoyan teorías conspiranoicas o miembros del Q-Anon, han celebrado la noticia de la compra de Musk, y muchos tienen la esperanza de que puedan recuperar sus cuentas suspendidas.

Una de estas personas es Charles C. Johnson, que tras unos tuits de 2015 en los que pedía dinero para "cargarse" a un activista del movimiento pro derechos humanos, Black Lives Matter, fue expulsado de la red social.

Ahora, según publica The Wall Street Journal, Johnson habría escrito un mensaje tras enterarse de la noticia de las intenciones de Musk de hacerse con Twitter, a una de las personas de máxima confianza del magnate, como es Jared Birchall, jefe de la oficina de inversión personal del multimillonario.

Algo similar a lo de Johnson sucedió con el expresidente Donald Trump, quien también fue suspendido de la red social en enero de 2021, tras los altercados de Asalto al Capitolio, por lo que la compañía entendió que era “incitación a la violencia”.

The Wall Street Journal también asegura, citando fuentes muy cercanas al magnate tecnológico, que Musk sigue consternado por el hecho de que Trump siga sin poder acceder a la plataforma, aunque el propio presidente ha asegurado que no piensa volver a Twitter. Esto a pesar de que en el pasado, la red social catapultó su fama y le abrió paso hasta la Casa Blanca.

A estos nombres, habría que sumar a Roger Stone, también suspendido en Twitter y consejero de Trump durante la presidencia de este, el supremacista blanco Mike Peinovich y Jim Watkins, empresario acusado de difundir teorías conspiranoicas, que estos días habrían intentado volver a la plataforma sin éxito.

Que Twitter es el juguete favorito de Elon Musk no es nada nuevo. Desde 2015 ha intensificado su actividad en la red social, y en los últimos años su presencia y mensajes han sido constantes. Con un estilo mordaz, irónico y desenfadado, Musk no ha dudado en criticar a políticos, meterse con otros multimillonarios como Jeff Bezos o influir en bolsa.

¿Cómo se ha hecho rico Elon Musk? De cortar leña o arruinarse, a la compra de Twitter

Una vez se cierre la operación y Musk tenga el control de la compañía, esta dejará de cotizar en bolsa según ha anunciado la propia empresa tras conocerse la noticia de su venta. Esto es algo que Jack Dorsey, cofundador y hasta hace unos pocos meses CEO de Twitter, además de íntimo amigo de Musk, habría querido para la empresa.

El propio Dorsey habría animado al multimillonario a hacerse con Twitter, según recoge The Wall Street Journal, ya que la relación de ambos es muy estrecha. 

Exdirectivos de Twitter han asegurado al medio estadounidense que ambos empresarios se intercambian mensajes a diario y que su visión acerca de cómo debería ser el futuro de Twitter está muy alineada.

De hecho, Dorsey aplaudía esta semana la compra de Musk en un tuit que decía lo siguiente: "(Twitter) ha sido propiedad de Wall Street y del modelo publicitario. Recuperarla de Wall Street es el primer paso correcto. Elon es la única solución en la que confío. Confío en su misión de extender la luz de la conciencia".

Además de Dorsey, otros antiguos miembros de lo que se conoce como la PayPal mafia, el núcleo duro de fundadores que montaron la compañía de pagos en internet, también habrían estado detrás de Musk para que se hiciera con el control de la plataforma, recoge TWSJ.

Entre estas personas se encuentran el polémico Peter Thiel, fundador de Palantir y una de las pocas personas en el universo de Silicon Valley que han apoyado públicamente a Trump durante su mandato. Además del empresario David Sacks y Steve Jurvetson, uno de los primeros inversores de Tesla.

Musk parece convencido de que él puede arreglar los problemas en torno a Twitter. La moderación de contenido y la lucha contra la desinformación y los discursos del odio han estado en el punto de mira de la plataforma desde hace varios años. 

Sin embargo, esa tarea de moderación es compleja. Por el momento, varios investigadores de redes sociales han señalado que en los últimos días la red social ha vivido un aluvión de reactivaciones de cuentas vinculadas a la extrema derecha que previamente habían sido suspendidas. 

La gran mayoría han vuelto a ser bloqueadas. Ahora solo queda esperar a ver en qué se convierte Twitter y si realmente cambia algo una vez Musk sea el único dueño. 

Otros artículos interesantes:

Elon Musk vendió 4.000 millones de dólares en acciones de Tesla en solo 2 días tras el acuerdo con Twitter: ahora asegura que ya no venderá más

Twitter admite que ha inflado durante años el número de usuarios de la red social antes de la compra por parte de Elon Musk

Elon Musk asegura que Twitter se ajustará a las leyes en materia de la libertad de expresión: qué debes saber sobre la nueva normativa aprobada por la UE

Te recomendamos