Los grupos eléctricos recuperarán sus ingresos en 2021 a costa de una mayor generación renovable y el aumento de la demanda energética, según Moody's

niños electricidad
Reuters
  • Los grupos energéticos recuperarán sus ingresos en 2021 así como sus niveles de ebitda, según prevé un informe de la agencia de calificación Moody's.
  • No será hasta 2023 cuando la demanda eléctrica alcance los niveles que se registraron en 2019 tras la caída del 5% de media que arrastra en los mercados energéticos europeos en 2020. 
  • Se espera que el precio de la electricidad en el mercado mayorista, que ha registrado caídas de entre el 5% y el 15% este año, repunte en los próximos 12 o 18 meses y oscilarán  en un rango de entre 40 y 55 euros/MWh en la mayoría de los mercados europeos.
  • Descubre más historias en Business Insider España.
  • El sector energético se mantiene en vilo ante la evolución de la pandemia. A priori, parece que las eléctricas recuperarán sus ingresos en 2021 así como sus niveles de ebitda, según prevé la agencia de calificación Moody's. Con todo, este pronóstico está supeditado al ritmo de recuperación económica y a la recuperación de la demanda de electricidad en plena segunda ola del coronavirus.

    El informe señala que el sector se recuperará en 2021 y las compañías eléctricas se impulsarán con la expansión en fuentes renovables y en la recuperación del suministro de energía. Con todo, la recuperación en Europa está llena de incertidumbre porque la pandemia no da signos de que vaya a remitir. 

    De hecho, en 2020, el coronavirus ha derivado en una caída de entre el 3% y el 4% del ebitda de las empresas del sector de la energía. Moody's estima que el crecimiento del ebitda de los grupos energéticos será de entre un 3% y un 7% el próximo año, lo que marcará el camino hacia niveles prepandemia. 

    Soltec abre la puerta a las baterías de almacenamiento y al hidrógeno y pone el ojo en África y Estados Unidos para crecer

    El estudio apunta que los negocios regulados y de generación tirarán de la facturación de las compañías del sector. De hecho, contempla que la puesta en marcha de más de 16 GW de nueva capacidad renovable, principalmente eólica y solar, empuje los ingresos del sector al alza.

    El informe prevé que la demanda de electricidad se recupere de forma gradual, lo que llevará a estabilizar los precios de la energía. Aun así, no será hasta 2023 cuando la demanda eléctrica alcance los niveles que se registraron en 2019 tras la caída del 5% de media que arrastra en los mercados energéticos europeos en 2020.   

    En consecuencia, se espera que el precio de la electricidad en el mercado mayorista, que ha registrado caídas de entre el 5% y el 15% este año, repunte en los próximos 12 o 18 meses.

    Se trata, no obstante, de un sector que no ha detenido su actividad en medio de la pandemia, ya que proporciona un servicio esencial. Eso sí, se ha visto impactada también por la variación de los precios de las materias primas durante la pandemia, como puede ser la caída de los precios del petróleo o del gas natural. 

    Por qué las baterías de almacenamiento energético continúan siendo el principal obstáculo para el desarrollo de las energías renovables

    En este sentido, la pandemia ha acelerado el cambio en Europa de una generación basada en combustibles fósiles. El coronavirus ha propiciado el cierre de centrales de carbón por la baja demanda de electricidad que se suma a que los precios del carbón deprimían los márgenes de esta fuente de generación. Así se ha impulsado el cambio de carbón a gas natural. Esta situación se suma al cierre ya planificado de las centrales eléctricas de carbón en Alemania de la mano de las medidas que respaldan el despliegue de renovables. 

    Derivado de esta coyuntura, Moody's señala que la transición de carbón a gas derivará en que las centrales eléctricas de gas fijarán cada vez más el precio de la electricidad en el mercado mayorista en muchos países europeos.  El informe estima que los precios se recuperarán hasta oscilar en un rango de entre 40 y 55 euros/MWh en la mayoría de los mercados europeos. La excepción serán los países nórdicos, donde los precios están menguados por las fuertes afluencias hidrológicas. En cuanto al precio de las materias primas, Moody's estima que el petróleo se mantendrá en los 45 euros por barril en 2021 y entre los 45 y los 65 euros por barril a medio plazo.  

    En cualquier caso los precios del mercado mayorista se están volviendo más volátiles a medida que aumenta la participación de las renovables en la tarta energética. Esta situación implicará que puedan descender los precios de la eólica, la solar, la hidroeléctrica y la nuclear y podrían salir beneficiadas las baterías de almacenamiento y las centrales hidroeléctricas de bombeo y de gas. 

    LEER TAMBIÉN: El precio de la electricidad avanza en una particular escalada que durará meses y España recorta distancias con Francia y Alemania

    LEER TAMBIÉN: El precio de la electricidad y el gas podría subir por el repunte de los Derechos de Emisiones de CO2

    LEER TAMBIÉN: Cepsa se lanza a vender electricidad en Portugal

    VER AHORA: Los mejores virales de TikTok en 2020