Las dosis de refuerzo empiezan a ser una realidad: qué grupos recibirán primero una tercera inyección

Una chica recibe una dosis de la vacuna.

REUTERS/Lucy Nicholson

  • Los últimos estudios sobre la respuesta inmunitaria que estimulan las vacunas auguran que la protección podría durar entre 6 meses y más de un año.
  • Pero los niveles de anticuerpo descienden significativamente con el tiempo.
  • Esto ha llevado a investigar los beneficios de las dosis de refuerzo y los datos anticipan que es sólo cuestión de tiempo que estas empiecen a administrarse en los países más ricos. 
  • Descubre más historias en Business Insider España.
Primero en Upday Cintillo

Los resultados preliminares de los estudios que evalúan la eficacia y la seguridad de las dosis de refuerzo de las vacunas del COVID-19 anticipan que la llegada de las terceras inyecciones es sólo cuestión de tiempo

Los primeros datos de Moderna sugieren que la tercera dosis aumenta la respuesta de los anticuerpos, tras probar 3 formas diferentes de agregar una inyección al régimen de 2 dosis. 

Según Pfizer, los hallazgos de la fase 1 de su estudio también han confirmado que quienes han recibido una tercera dosis de su vacuna muestran un perfil de seguridad favorable y respuestas inmunes sólidas —"títulos de anticuerpos neutralizantes significativamente más altos", especifican—.

En esta misma línea, la farmacéutica Johnson & Johnson, al frente de la única vacuna monodosis,  ha revelado que incluso para su candidata una inyección de refuerzo podría provocar una respuesta de anticuerpos 9 veces superior a la original.  

Me pusieron la segunda dosis aunque me contagié del COVID-19: esta es la razón por la que tengo la pauta completa de la vacuna sin ser grupo de riesgo

Los efectos secundarios son, en general, similares a los de la segunda dosis: más intensos que los de la primera, pero sin nuevos acontecimientos adversos. 

Con estos datos y a la espera de que la Agencia Europea del Medicamento (EMA, por sus siglas en inglés) o la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA) decidan sobre las dosis de refuerzo, algunos referentes como el presidente de la biotecnológica, Stephen Hoge, anticipan que las terceras inyecciones serán necesarias en otoño —entre 6 y 8 meses después de la segunda—

Janssen y Pfizer coinciden y defienden que sería ideal a unos 8 meses después de la pauta completa de las vacuna. Esto, para quienes se han vacunado con la candidata desarrollada junto a BioNTech, que empezó a administrarse en diciembre de 2020, sería también el próximo otoño.

6 datos impresionantes que anticipan todo el dinero que van a ganar las farmacéuticas con el negocio de las vacunas del COVID-19

España ya había anunciado que trazaba un plan para vacunar con una dosis de refuerzo de ARN mensajero —Pfizer y Moderna— a toda la población en 2022. 

"El virus tiene una manera de sobrevivir, que es mutando. Todo parece apuntar a que sí tendremos que poner una tercera dosis", reconoce la ministra de Sanidad, Carolina Darias. "Lo que habrá que determinar es cuándo".

Conforme a las declaraciones de fuentes del Ministerio de Sanidad a Nius, la campaña de refuerzo podría empezar a finales de año

Los grupos de riesgo serían los primeros en recibir una dosis de refuerzo de las vacunas contra el COVID-19

Gente esperando a ser vacunada.

REUTERS/Leonardo Fernandez Viloria

La FDA ya ha autorizado una tercera dosis de vacunas de ARN mensajero para personas inmunodeprimidas —cuyos sistemas inmunológicos son incapaces de protegerles de ciertos virus o bacterias—. 

"La FDA es especialmente consciente de que las personas inmunodeprimidas corren un riesgo especial de padecer una enfermedad grave. Tras una revisión exhaustiva de los datos disponibles, la FDA ha determinado que este pequeño y vulnerable grupo puede beneficiarse de una tercera dosis de las vacunas Pfizer y BioNTech o Moderna", ha declarado la comisaria en funciones de la FDA, Janet Woodcock.

En concreto, el comunicado de la agencia expresa que se aprueban para receptores de trasplantes de órganos sólidos o en aquellos a los que se les ha diagnosticado condiciones que se consideran con un nivel equivalente de inmunocompromiso.

El gráfico que muestra cómo ha cambiado el coronavirus: la variante delta y las vacunas del COVID-19 provocan diferentes síntomas

No obstante, sigue estudiando los datos de las farmacéuticas relativos a los efectos y la seguridad de una tercera dosis en la población general —que, de recibir luz verde, empezaría a administrarse en el país a partir del 20 de septiembre—. 

En esta línea de investigación también avanza el organismo regulador europeo, la EMA, que el pasado miércoles reivindicó que se sigue sin determinar "cuándo podría ser necesaria una dosis de refuerzo"

Israel, por ejemplo, ya ha empezado a proporcionársela a pacientes oncológicos, receptores de transplantes y a quienes han sufrido una disminución de la protección de la vacuna. Mientras Reino Unido valora administrar una tercera dosis a los pacientes más vulnerables, según BBC.

"No hay duda de que una tercera dosis aumenta la respuesta de los anticuerpos. El debate es si es necesario hacerlo y cuándo", dice a Business Insider John Moore, inmunólogo del Weill Cornell Medical College (Nueva York, EEUU).

5 cosas que podrían pasar si te contagias después de recibir la primera dosis por las que deberías protegerte mejor que nunca del COVID-19

Todo apunta a que, una vez reciban la autorización de la EMA, España también arrancará la estrategia de refuerzo de vacunación contra el COVID-19 empezando por los grupos prioritarios —tal y como hizo en las primeras etapas de la campaña de vacunación—. 

"Lo que sí que tenemos todos claro es que es razonable pensar que esa tercera dosis sí tiene sentido para la población inmunodeprimida", ha reconocido a Nius José García Rojas, presidente de la Asociación Española de Vacunología.

De esta forma, de acuerdo con la actual estrategia de inmunización, los primeros en recibir una dosis de refuerzo contra el COVID-19 serían

  • Residentes y personal en centros de mayores y de atención a grandes dependientes. 
  • Personal sanitario y sociosanitario de primera línea.
  • Otro personal sanitario y sociosanitario. 
  • Grandes dependientes no institucionalizados. 

Así, siguiendo las directrices originales, le seguirían los mayores de 80 años y personas entre 70 y 79 años de edad con condiciones de muy alto riesgo. 

A continuación, la población entre 60 y 65 y 66 y 69 años, otro personal sanitario y sociosanitario, trabajadores con una función esencial y el resto de la población diana —respetando el orden descendente y adelantando la administración a aquellos que pertenezcan a grupos de riesgo—. 

3 motivos por los que se contagian los vacunados contra el COVID-19, según los expertos

No obstante, dado que varios hallazgos han demostrado que la gran mayoría de las personas vacunadas estarían protegidas a largo plazo, las dosis de refuerzo podrían no llegar a la población general

"No tenemos la información suficiente para hacer la recomendación sobre si se necesitará o no un refuerzo", reconoce Kate O'Brien, directora del Departamento de Inmunización, Vacunas y Productos Biológicos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), quien cree que las terceras inyecciones podrían no ser realmente necesarias.

Aunque el principal epidemiólogo de EEUU al frente de la pandemia, Anthony Fauci, ha asegurado que el Comité Asesor sobre Prácticas de Inmunización (ACIP) "seguirá estudiando los datos que empujen en la dirección" de que las dosis de refuerzo podrían mejorar la eficacia de las vacunas.

Otros artículos interesantes:

Por qué hay tantas variantes del virus: razones y consecuencias

Mucho más que el precio de la luz o la gasolina: 13 cosas que son más caras que antes de la pandemia

6 datos impresionantes que anticipan todo el dinero que van a ganar las farmacéuticas con el negocio de las vacunas del COVID-19