Pasar al contenido principal

La guerra de los altavoces inteligentes: el negocio multimillonario que enfrenta a Google, Amazon y Apple

Amazon Alexa
Amazon
  • Google y Amazon protagonizan la nueva batalla del sector tecnológico: altavoces inteligentes en casa que hacen casi de todo.
  • Hasta ahora Amazon dominaba el mercado, pero Google ya ha comenzado a tomar la delantera gracias a la expansión internacional.
  • No son las únicas grandes empresas en el mercado: Apple tiene una buena cuota en Estados Unidos y Xiaomi y Alibaba triunfan en China.
  • Google Home ha sido el primer altavoz inteligente en aterrizar en España, pero tendrá rivales dentro de muy poco tiempo.

"Ok, Google, pídeme un taxi". "Alexa, no queda papel higiénico". "Pídeme cita con el médico". "Dime cómo llego allí". "Sube el aire acondicionado". "Pon Stranger Things en Netflix". Las grandes compañías tecnológicas se han empeñado en conquistar el salón de casa con los smart speakers (altavoces inteligentes), una especie de asistentes personales que tienen como objetivo hacer la vida más fácil a todo el mundo y pretenden sustituir en parte al teléfono móvil. Es la última batalla del sector tecnológico y, de momento, no hay un claro ganador.

Un asistente personal capaz de responder a cualquier duda y que lo sabe todo sobre ti, desde dónde trabajas hasta cuándo tienes un hueco libre en tu agenda o cuál es tu restaurante preferido. Los asistentes inteligentes son ya un elemento imprescindible para muchos en su smartphone (ya sea a través de Siri o el asistente de Google) y ahora pretenden dar el salto a lo hogares por medio de pequeños dispositivos similares a los altavoces portátiles y que se comunican a través de voz con el usuario: la consultora Canalys calcula que habrá altavoces inteligentes en 100 millones de hogares de todo el mundo.

"Amazon y Google saben el poder que tiene hacerse con el ecosistema (de los altavoces) y se han enzarzado en una enorme guerra de precios para intentar construir la mayor base posible", apunta el analista de investigación de la consultora Canalys Vincent Thielke.

Amazon fue el primero en posicionarse en el mercado de los altavoces inteligentes, con su Echo ─también conocido como Alexa, por el nombre que recibe su asistente virtual─, llegando a dominar un 94% en 2016, pero desde entonces Google ha ido avanzando más y más terreno con Google Home.

Así, mientras que en 2017 Amazon contaba con una cuota de mercado del 80% frente al 19% de Google, a principios de 2018 Google ya había superado a su competidor, según datos de Canalys.

canalys penetración altavoces inteligentes
Distribuición del mercado de los altavoces inteligentes. Canalys

Mientras, empresas chinas como Alibaba y Xiaomi están invirtiendo fuertemente en el sector y se han hecho también con parte del pastel ─y los expertos opinan que poco a poco van a imponer su popularidad─, y aún queda otro 17% repartido entre otros competidores que tampoco quieren quedarse atrás, como Apple, que tiene una significativa cuota de mercado en Estados Unidos con su HomePod, y Sonos, con el Sonos One.

Leer más: Alipay inicia la conquista de Europa con la mirada puesta en España

Los smart speakers están creciendo más de lo que lo ha hecho ninguna otra tecnología recientemente, como la realidad virtual, la realidad aumentada o los wearables. 

Ningún dispositivo se había adoptado a tal velocidad desde el smartphone, y las predicciones son optimistas: un estudio de eMarketer estima que en 2020 los usarán 76,5 millones de estadounidenses ─en comparación con los 16 millones que los utilizaban en 2016─.

"La inteligencia artificial está evolucionando a pasos agigantados, y estamos en un pequeño punto de inflexión muy interesante en todo esto", asegura el investigador y doctor en inteligencia artificial en la Universidad Politécnica de Valencia Javier Palanca, que recuerda lo limitados que eran los servicios ofrecidos por estos altavoces hace tan solo unos años.

"Cada vez son capaces de ofrecer servicios más complejos y más interesantes: por ejemplo, Google ya ha conseguido que el propio altavoz llame por ti a una peluquería para reservar una cita. Eso es un avance espectacular, porque, un ordenador que es capaz de entender el lenguaje humano, todos los matices de una conversación humana... ¡eso es complejísimo! Todo eso es lo que está haciendo que de repente aporten muchísimo valor", señala.

Un universo de posibilidades de negocio

Los altavoces inteligentes a día de hoy son capaces de, a través de comandos de voz, contarnos qué tiempo va a hacer hoy o poner la radio a hacer llamadas de teléfono, memorizar nuestras citas, comprar en internet o controlar las luces o la calefacción de casa tan solo recibiendo órdenes de voz es prácticamente

En España está disponible Google Home desde el mes de junio ─con muchas menos funciones de las que tiene en EEUU─ y Echo desembarcará a lo largo de este año.

Sin embargo, en Estados Unidos, donde estos dispositivos han estado disponibles desde 2016, se puede apreciar mucho mejor la magnitud del fenómeno. Los altavoces inteligentes no son un gadget más que vender a la población, sino que suponen (otra) ventana de oportunidades a muchos otros negocios.

"El altavoz es la punta del iceberg o la fachada del modelo de negocio, y tiene su rol, pero el modelo de negocio está en todo lo que te posibilita este altavoz", resume la investigadora del Instituto de Innovación Social de ESADE Liliana Arroyo, que piensa que pronto incluso regalarán estos dispositivos con tal de que la población acceda a los servicios que ofrecen.

Un ejemplo de la posible monetización de los altavoces inteligentes es la funcionalidad que tiene el Echo de Amazon, que ofrece la posibilidad de pedir un café a Starbucks ─tan solo conectándolo a la app de este negocio─, pero sucede así con todos los servicios a los que están vinculados estos dispositivos: con Google Home se puede escuchar música en Spotify o utilizar Chromecast, entre muchas otras aplicaciones.

Además, ahora las empresas están intentando llevarlos a todos los escenarios posibles, instalándolos en hoteles, oficinas, gimnasios, aeropuertos, y creando versiones de sus sistemas operativos específicamente para negocios (como Alexa for Business o Alexa for Hospitality, entre otros).

El miedo a tener un espía en casa

Los altavoces inteligentes son, asimismo, una poderosa puerta a la recopilación de datos. Aunque los expertos consultados por este medio no piensan que Google, Amazon ni sus homólogas estén grabando ilegalmente todos los sonidos que registran, sí coinciden en que los permisos que los usuarios conceden a estos dispositivos son de gran utilidad para las empresas.

"Son la vía directa al corazón de los usuarios", asegura Arroyo, "y a través de esa fórmula de contacto puedes introducirte en muchos aspectos de la vida de las personas". "Si vamos hacia un márketing que es programático, si vamos hacia un conocimiento exhaustivo de los usuarios, lo mejor que podemos hacer es estar en los mismos hogares de los usuarios", reflexiona.

Leer más: Las razones por las que la histórica multa de la UE a Google no va a a cambiar (casi) nada, según los expertos

De nuevo, los altavoces inteligentes van a ser una oportunidad de negocio más que una manera de poder grabar conversaciones o espiar los hábitos de sus usuarios.

"No creo que estén las 24 horas del día escuchando y analizando todo lo que oyen, eso, para empezar, sería tecnológicamente muy complicado (...) y con un móvil ya se podría estar haciendo", opina Palanca, que no descarta que esto pueda pasar a causa de un virus. "Pero empresas del tamaño de Google y Facebook yo no creo que se atrevan a hacer eso tan vilmente, porque el riesgo que corren si les pillan es mucho mayor que el beneficio que están ofreciendo", remarca.

Te puede interesar