Pasar al contenido principal

Es oficial: Estados Unidos y China ya aplican los nuevos aranceles a miles de productos en una nueva escalada de la guerra comercial

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, y el presidente de China, Xi Jinping, posan para una foto antes de su reunión bilateral durante la cumbre de líderes del G20 en Osaka, Japón, el 29 de junio de 2019.
El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, y el presidente de China, Xi Jinping, posan para una foto antes de su reunión bilateral durante la cumbre de líderes del G20 en Osaka, Japón, el 29 de junio de 2019. REUTERS/Kevin Lamarque
  • El presidente Donald Trump continuó con sus planes de aplicar aranceles a productos chinos por valor de 112.000 millones de dólares el domingo.

  • La medida escaló significativamente una disputa comercial que ha generado incertidumbre en la economía y ha llevado a represalias contra las empresas estadounidenses.

  • Las compañías han advertido a la administración de Trump que las nuevas tarifas aumentarían los costos y perturbarían las cadenas de suministro.

  • Descubre otras historias en Business Insider España.

El presidente Donald Trump ha mantenido sus planes de aplicar aranceles a productos chinos por valor de 112.000 millones de dólares el domingo, lo que ha provocado una intensificación de la disputa comercial que ha generado incertidumbre en la economía y ha dado lugar a represalias contra las empresas estadounidenses.

La tasa del 15% cubre muchos más productos de consumo que en rondas anteriores, incluyendo ropa, zapatos y electrodomésticos. China ha dicho que tomaría represalias con impuestos punitivos sobre miles de productos estadounidenses, incluidos los automóviles.

El domingo marcó la primera de dos etapas de escalada que la administración Trump anunció en agosto. Estados Unidos planea aplicar aranceles a prácticamente todas las importaciones restantes de China el 15 de diciembre, incluyendo productos particularmente sensibles como ordenadores portátiles y teléfonos móviles. Trump también ha dicho que aumentaría la tasa arancelaria de los productos por valor de 250.000 millones de dólares al 30% en octubre.

En las audiencias públicas celebradas por la Oficina del Representante de Comercio de los Estados Unidos (USTR) en junio, las empresas advirtieron a la administración Trump que los nuevos aranceles aumentarían los costos y perturbarían las cadenas de suministro.

"La mera amenaza de que se puedan imponer aranceles a casi todas las importaciones restantes de China ya ha acelerado la lucha entre los importadores para encontrar fuentes alternativas de suministro", dijo Bryan Wolfe, que representó a Ascena Retail Group en las audiencias del USTR. "Como resultado, los precios más altos ya están en el horizonte para las familias estadounidenses, independientemente del resultado de esta investigación, o de los productos seleccionados para la cobertura".

Leer más: Esto es lo que ha pasado en más de un año de guerra comercial entre EE.UU. y China

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, habla con miembros de los medios de comunicación antes de su partida para Camp David el 30 de agosto de 2019 en la Casa Blanca en Washington, DC.
El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, habla con miembros de los medios de comunicación antes de su partida para Camp David el 30 de agosto de 2019 en la Casa Blanca en Washington, DC. Getty Images/Alex Wong

Incluso con la creciente evidencia de que esos costos recaen sobre las empresas y los consumidores estadounidenses, la administración Trump ha dicho que la disputa es necesaria para forzar políticas comerciales más justas desde China. Pero los funcionarios han luchado para obtener concesiones en temas planteados en una investigación de la Sección 301 el año pasado, como el robo de propiedad intelectual y la transferencia forzada de tecnología extranjera.

Aún así, el presidente ha oscilado entre doblar las amenazas comerciales y parecer optimista respecto a un acuerdo con China en las últimas semanas. Después de que los planes para las últimas subidas de precios sacudieran los mercados financieros el mes pasado, retrasó una etapa de las tarifas hasta después de la temporada de compras navideñas.

Las empresas y los inversores están cada vez más preocupados por el hecho de que una guerra comercial prolongada podría poner fin a la expansión más larga de la historia, con una señal de recesión clave que parpadea por primera vez en más de una década a mediados de agosto.

Y además