Pasar al contenido principal

Las tecnológicas ya han perdido 10.000 millones de dólares con la guerra comercial, y la situación va a empeorar a partir de septiembre

Trump y Xi Jinping
Eugene Hoshiko/Getty; Reuters
  • La tregua veraniega en la guerra comercial ha llegado a su fin y parece que el conflicto entre Estados Unidos y China se recrudece. 
  • El 1 de septiembre ha entrado en vigor una nueva normativa que aumenta del 10 al 15% los aranceles en una multitud de productos  
  • Muchos de los productos que se ven afectados son tecnológicos, y el sector ha vuelto a expresar su descontento por un conflicto que le ha costado a la industria más de 10.000 millones de dólares desde 2018. 
  • Con una gran parte de sus productos fabricados en China, Apple se va a ver golpeada por la nueva resolución: se calcula que para finales de año el 92% de sus productos estarán sujetos a aranceles. 
  • Descubre más historias en Business Insider España.

La guerra comercial entre Estados Unidos y China se recrudece con la llegada de septiembre tras una breve tregua este verano. 

A partir de ya entra en vigor la nueva normativa de la Administración Trump que aumenta de un 10 a un 15% los aranceles a una multitud de importaciones, entre ellas muchos productos tecnológicos, según un comunicado del Registro Federal

Y es que la guerra comercial está golpeando de manera específica al sector tecnológico. De hecho hay quien la considera una auténtica guerra fría por el control del mercado digital.

Con la tregua del verano, las tecnológicas habían logrado un respiro que les ha permitido repuntar en bolsa. Sin embargo, parece que las vacaciones han terminado. 

Ante la noticia de la subida de impuestos, las empresas tecnológicas han mostrado su disconformidad con la resolución, asegurando que suponen afecta a 52.000 millones de dólares en productos para una industria que ya ha perdido 10.000 millones desde 2018, según la Asociación de Consumidores de Tecnología. 

Leer más: Esto es lo que ha pasado en más de un año de guerra comercial entre EE.UU. y China

"Esta nueva lista de tarifas grava a los consumidores en 52.000 millones de dólares de sus productos tecnológicos favoritos, incluyendo televisores, cámaras digitales, auriculares Bluetooth, relojes inteligentes y monitorizadores de fitness", asegura Gary Saphiro, el CEO de la Asociación de Consumidores de Tecnología en un comunicado. 

Saphiro advierte de que esto solo puede traducirse en precios más altos para los consumidores, que son los que acaban pagando el pato de las decisiones de Trump. "La impredecible política arancelaria nos está obligando a tomar el camino económico equivocado. Las continuas amenazas de más aranceles y las promesas ocasionales de que las negociaciones comerciales están progresando significan un gran revés para los mercados bursátiles mundiales", denuncia.

La novedad es que, hasta ahora, los impuestos solían afectar más a componentes, pero la nueva resolución incluye al producto acabado. Aquí se puede consultar la lista completa de los productos que están sujetos a los aranceles del 15% desde el 1 de septiembre. 

En diciembre, la lista se amplía y afectará a 115.000 millones de dólares en productos de tecnología, incluyendo artículos de gran valor, como videoconsolas o portátiles, según la Asociación de Consumidores de Tecnología. 

China ya ha dicho que tomaría represalias con impuestos punitivos sobre miles de productos estadounidenses, incluidos los automóviles.

Leer más: Los aranceles europeos que planea Trump perjudicarán a los estadounidenses amantes del queso y el aceite de oliva, y afectarán hasta a 100.000 puestos de trabajo

Los líderes del sector no se libran: el caso de Apple 

Tim Cook Donald Trump
Tim Cook y Donald Trump Reuters

Últimamente, la estabilidad financiera de la compañía de la manzana depende de las decisiones de Donald Trump en la guerra comercial. 

Apple fabrica una gran parte de sus productos — la mitad de los iPhone, por ejemplo — en la planta de Foxconn en China, por lo que es una de las compañías más vulnerables a los vaivenes del conflicto entre el gigante asiático y Estados Unidos. 

La compañía se ha visto sorprendida varias veces en el fuego cruzado de ambos países. Por ejemplo, cuando la Administración Trump prohibió a las tecnológicas estadounidenses tener vinculación comercial con Huawei e impuso un veto (ya levantado) a la compañía asiática, se temió por las represalias que podría tomar China contra Apple.

Leer más: El CEO de Apple, Tim Cook, ha advertido personalmente a Trump de que los aranceles chinos impulsarán a su principal rival, Samsung

Y ahora Apple se va a ver afectada de nuevo por los impuestos de Estados Unidos. La compañía ha conseguido que sus principales productos, el iPhone y los MacBooks, no estén sujetos a impuestos hasta diciembre.  Las acciones de Apple se dispararon en bolsa cuando se dio a conocer el retraso , lo que demuestra, una vez más, lo dependiente que es de las decisiones que se toman en el marco de la guerra comercial. 

A pesar de todo, algunos de los productos estrella de la empresa de Tim Cook sí podrían estar sometidos al nuevo arancel del 15% que ha entrado en vigor con la llegada de septiembre. Es el caso del Apple Watch y de los AirPods, en cuyas ventas confía Apple para combatir la desaceleración de las ventas del iPhone.

Por ahora, los productos de Apple no han experimentado una subida de precio para compensar los impuestos. 

Para cuando termine el año, el 92% de los productos de Apple podría estar sujeto a aranceles, según informa Reuters. En una reciente carta al gobierno, Apple advirtió de que eso reduciría la contribución de la compañía a la economía de Estados Unidos. 

La compañía probablemente pedirá que algunos productos queden excluidos de los impuestos, algo que ya ha hecho en el pasado, aunque Trump aseguró recientemente que Apple no lograría excepciones para productos fabricado en China. 

Y además