Pasar al contenido principal

La guerra de los núcleos entre Intel y AMD augura procesadores más potentes y baratos

Un procesador de AMD [RE]
Youtube/AMD
  • Finalmente, Intel tiene un competidor en el mercado de los procesadores.
  • Los nuevos chips de AMD ya son viables y más baratos que los de Intel.
  • Como en todo, los consumidores son los grandes beneficiados de esta competitividad.

Desde que AMD lanzó sus procesadores Ryzen en 2017, parece haber entrado en una guerra de núcleos de procesadores con Intel.

Aparentemente, ambos están tratando de pasar a su rival en número núcleos y, últimamente, en el rendimiento de sus procesadores. O así lo vimos en el evento Computex de Taipei, donde Intel anunció un procesador con 28 núcleos, a lo que AMD respondió al día siguiente con el anuncio de otro procesador de 32 núcleos.

Y, antes del Computex, Intel respondía a los nuevos procesadores Ryzen de AMD con los suyos de octava generación, que llegaron con más núcleos que nunca en la gama i. Esta nueva generación de procesadores tenía el mejor rendimiento que habíamos visto por parte de la compañía en años.

Presentación del procesador de 28 núcleos de Intel [RE]
Intel

Para ser precisos, el número de núcleos no se traduce directamente en un mayor rendimiento. Ciertamente ayuda, pero tiene que ver principalmente con los procesos de manufacturación y los tamaños de los chips, algo en lo que no entraremos.

Independientemente, si suena como una competitividad pasada de moda, es porque lo es.

La razón por la que vale la pena destacar esta competitividad es porque es reciente. Desde 2005, Intel ha dominado indiscutiblemente el mercado de los procesadores con un 82,5% en su cenit, en el tercer trimestre de 2016, según Passmark, un comparador de softwares. Simplemente echa un vistazo a tu portátil o a la torre de tu sobremesa, incluso a tu Mac. Casi todos funcionan con procesadores Intel.

Leer más: Los nuevos chips fabricados entre Intel y AMD nos acercan a los portátiles ultrafinos capaces de hacer de todo

Hay una buena y simple razón para ese dominio de Intel. Ofrecía mejores procesadores para casi todo lo que puedes hacer en un ordenador, al menos a cualquiera que quisiera pagar el extra de Intel por encima de las opciones baratas de AMD.

Pero, quizás, Intel se acomodó en su posición dominante y se decía que su innovación y su progreso estaban estancados. Año tras año, Intel lanzaba procesadores con menos mejoras de rendimiento y sin saltos tecnológicos.

Sea como fuere, por complacencia o limitación real en los avances tecnológicos, Intel sólo lanzaba versiones ligeramente mejoradas año tras año. Daba la sensación de que, mientras sus procesadores fuesen mucho mejores que los de AMD, Intel no tenía muchos motivos para innovar.

Procesador Ryzen de AMD
AMD

Pero los procesadores Ryzen de AMD ─así como sus entusiastas y profesionales procesadores Threadripper─ acabaron con la distancia de rendimiento con Intel. Como es usual en los procesadores de AMD, ofrecían más núcleos en comparación con los de Intel, pero además podían competir en rendimiento, algo que la compañía no podía hacer desde 2005.

Y el mercado se da cuenta, ya sean los entusiastas que construyen sus propios sistemas o los fabricantes de ordenadores. Cuando Ryzen apareció, su cuota de mercado dio un salto. Aún siendo pequeño, fue el mayor salto que Passmark observó desde 2005.

En una entrevistaWired, Shane Rau, analista de mercado de IDC, explicaba: "Volvemos sentir esta familiar sensación de la competitividad. Esta compañía está produciendo, mejor y más rápido, más productos con precios competitivos que creo que pueden ser buenos para la industria".

Sin duda, esta competitividad reavivada entre los dos mayores fabricantes de procesadores podría llevar a ordenadores más potentes y baratos y, en última instancia, a innovaciones que no tendrían lugar sin esa competitividad.

Te puede interesar