Pasar al contenido principal

Guerra abierta por las videollamadas: así están compitiendo Google, Microsoft, Zoom y Facebook por hacerse con el control de un mercado en auge por el coronavirus

  • La cuarentena por el coronavirus ha provocado que los usuarios hablen con sus amigos, familiares, compañeros de trabajo o clientes a través de plataformas de videollamadas.
  • Además de Zoom o Skype, de Microsoft, varias tecnológicas están apostando como nunca por este mercado: Google ha abierto gratis su app, Meet, y Facebook lanzará Messenger Rooms.
  • Al mismo tiempo, apps como la noruega Pexip, Houseparty o la exclusiva y secreta Clubhouse se abren paso en un mundo en el que las videoconferencias cada vez son más habituales.
  • No te pierdas con esta guía de Business Insider España: estos son los principales actores en el negocio de las videollamadas y así se están poniendo a prueba en este mercado al alza.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

El confinamiento forzoso por el coronavirus ha impulsado la transformación digital de muchas empresas. Pero también ha digitalizado nuestras relaciones sociales.

En un mundo en el que no se puede salir a la calle, muchas personas optan por las aplicaciones de videollamadas para verse y charlar con sus seres queridos, compañeros de trabajo o incluso clientes. Las grandes tecnológicas siguen con muchísima atención cómo está evolucionando este mercado, con casos paradigmáticos como el de Zoom, que ha roto la barrera de 300.000 sesiones —cuando a finales de 2019 solo superaban los 10.000 usuarios únicos—.

Los últimos movimientos en el negocio de las videollamadas han partido de dos gigantes: Facebook ha lanzado Messenger Rooms, con la posibilidad de hacer videoconferencias de hasta 50 personas simultáneamente, y Google, por su parte, ha anunciado que liberará gratuitamente su aplicación Meet, sin límites, al menos hasta septiembre. Después volverá el tope de 1 hora para reuniones que no sean de pago.

Facebook y Google pisan fuerte y Zoom sufre por sus problemas de ciberseguridad

Facebook y Google pisan el acelerador en una carrera en la que Zoom tiene mucho trabajo hecho, pero también muchos riesgos.

Leer más: La mejor app para hacer videollamadas: comparativa entre Zoom, Google Meet, Microsoft Teams y Facebook Messenger Rooms

La plataforma liderada por Eric Yuan ya tiene una valoración bursátil de más de 40.000 millones de dólares (36.700 millones de euros): ha tardado 13 años menos que Netflix en llegar a esa posición y ya vale más que Twitter. En abril, batió su récord con 300.000 usuarios activos, aunque en su página web la compañía ha tenido que matizar que lo contabilizado son sesiones: si una persona participa en 5 reuniones en un solo día, se contabilizará como 5 usuarios distintos.

En cualquier caso, sus números son espectaculares. A finales de 2019, la base de usuarios de Zoom solo contaba 10 millones de personas.

Esta popularidad también le ha pasado factura: ha tenido que hacer frente a diversas acusaciones por las brechas en ciberseguridad y las polémicas que ha protagonizado. A medida que Zoom se hacía más popular, se multiplicaron sus desafíos: desde una denuncia en un tribunal californiano porque el código de la app en iPhone compartía datos personales de sus usuarios con Facebook hasta hackers accediendo de forma relativamente fácil a reuniones privadas.

Y los problemas siguieron creciendo. Brechas en ciberseguridad tanto en las versiones de Windows como de macOS —el sistema operativo de los Mac— alimentaron las sospechas sobre una deficiente gestión de las ciberseguridad por parte de la firma que dirige Yuan. Tanto es así, que el propio Yuan, consejero delegado de la compañía, se vio obligado a pedir disculpas y a anunciar un plan de choque de 3 meses con el que la firma tratará de resolver todos sus problemas.

Otros actores del mercado: desde MSN Messenger o Skype a Pexip o Houseparty

En esta guía, Business Insider España repasa los principales actores de un mercado emergente, el de las videollamadas. Aunque el ser humano lleva disfrutando de estas videoconferencias desde hace casi un siglo, esta tecnología no se masificó hasta que internet comenzó a ser algo global y se popularizaron plataformas hoy extintas como MSN Messenger.

Leer más: Zoom ante las ciberamenazas: cómo proteger lo mejor posible tus videollamadas en tiempos de cuarentena

Durante muchos años, el mundo de las videollamadas ha sido sinónimo de un programa: Skype. La plataforma fue adquirida por Microsoft en 2011 por cerca de 6.000 millones de euros. Los números más recientes de su base de usuarios datan de 2016 y apuntaban a 300 millones de personas. Sin embargo, no se sabe si esta cifra ha crecido o decrecido. En cualquier caso, ahora Zoom es la que está en esa franja.

Pero además de Zoom, Google Meet, Facebook Messenger Rooms o Microsoft con Skype o Teams —su alternativa para negocios—, hay otros rivales dispuestos a quedarse con un trozo del pastel.

Pexip es una compañía noruega que está a punto de salir a bolsa, como detalla Financial Times, y su estreno bursátil podría ser el más importante en el sector tecnológico escandinavo.

Incluso Epic Games, la distribuidora de fenómenos del mundo de los videojuegos como Fortnite, ha apostado por una app llamada Houseparty que busca conquistar un nicho, el de los jóvenes, ofreciendo la posibilidad a sus usuarios de jugar una partida a un Pictionary que está integrado. Epic está participada en un 40% por la multinacional china Tencent.

El mundo de las videollamadas está viviendo un auge que está también llamando la atención del capital riesgo. Muchos están poniendo su foco en una nueva aplicación llamada Clubhouse, a la que por ahora solo se accede mediante invitación y cuya mecánica rompe con lo que conocías hasta ahora. Podrás hablar y verte, pero no con tus amigos: accederás a salas de chat abiertas. Más o menos, como cuando llegas a un bar y te pones a hablar con desconocidos.

El confinamiento por el COVID-19  ha empujado al sector de las videollamadas y llamadas en línea a una nueva dimensión. La guerra por controlar este negocio sólo acaba de empezar.

Y además