Rusia está alterando los precios de los alimentos en todo el mundo y eso podría desembocar en revueltas sociales, algo que ya ha ocurrido antes

Uno de los motores de la Primavera Árabe fue el elevado coste de los alimentos. La disminución de las tierras de cultivo, el mal tiempo y la mala distribución del agua contribuyeron al aumento de los precios y al sentimiento antigubernamental.

Shannon VanRaes/Reuters

La invasión de Vladímir Putin del granero de Europa puede haber desencadenado una onda expansiva capaz de provocar revueltas sociales en todo el mundo.

Juntas, Ucrania y Rusia producen casi un tercio del trigo, el 19% del maíz y el 80% del aceite de girasol que se produce en todo el mundo. La situación de crisis en estos países supondrá un duro golpe para la cadena mundial de suministro de alimentos, lo que hará que un mayor número de personas corra el riesgo de morir de hambre en todo el mundo. 

"Casi diría que ningún país va a ser inmune a esta especie de triple riesgo político: la prolongación de la pandemia, el aumento de los precios y la presión sobre el nivel de vida", explica a Business Insider Tina Fordham, analista política mundial. 

La subida de los precios de los alimentos, especialmente del pan, ha sido en el pasado el detonante de protestas, disturbios civiles y revoluciones en Francia, Rusia y Oriente Medio. Con la subida del precio del trigo en un 70% en el último mes, los expertos temen que los países con un suministro de alimentos inestable que dependen de Ucrania y Rusia corran un riesgo mayor. Egipto, Camerún, Nigeria y Yemen, en particular, obtienen más de la mitad de las calorías que importan de la región, por lo que se enfrentan a un posible aumento de la malnutrición grave y el hambre. 

El hambre ha impulsado varias rebeliones en la historia reciente

Dos acontecimientos de la historia reciente renovaron el interés académico por la relación entre los precios de los alimentos y la inestabilidad política, como explicaba Joshua Keating en Slate, un medio de comunicación estadounidense, ya en 2014. La crisis alimentaria de 2007 y 2008, debida a las catástrofes meteorológicas y a las restricciones comerciales al mercado de alimentos, desembocó en protestas en países como Haití, Bangladés y Mozambique.

La escasez de alimentos también desempeñó un papel importante en la Primavera Árabe, una serie de protestas antigubernamentales en Oriente Medio a principios de la década de 2010, después de que los precios internacionales de los alimentos se dispararan, el desempleo aumentara y la frustración con los sistemas políticos corruptos alcanzara su punto máximo. 

Uno de los motores de la Primavera Árabe, según los expertos, fue el elevado coste de los alimentos. La disminución de las tierras de cultivo, el mal tiempo y la mala distribución del agua contribuyeron a la subida de los precios y, en consecuencia, al sentimiento antigubernamental. 

"Creo que los precios de los alimentos movilizaron a la gente", explicó en su momento Rami Zurayk, profesor de agronomía de la Universidad Americana de Beirut, al programa NewsHour de la cadena estadounidense PBS sobre la Primavera Árabe. 

En Siria, por ejemplo, la sequía interrumpió la producción de alimentos a finales de la década de 2000. La pobreza y la inseguridad alimentaria se dispararon en el país, y "el descontento social que se había estado cociendo a fuego lento durante un tiempo en las zonas rurales estalló en disturbios", concluía Giulia Soffiantini, investigadora del Global Food Security Journal, en 2020. Soffiantini explicaba que estos disturbios involucraron en gran medida a muchos de los jóvenes que habían abandonado sus tierras a causa de la sequía. 

"Mientras que los disturbios que arrasaron Siria en marzo de 2011 son claramente una reacción a un régimen brutal alejado de las necesidades de la gente y una respuesta a la ola de cambio político que comenzó en Túnez", decía, "la guerra civil y el aumento de los grupos rebeldes ejemplifican los efectos potenciales de la inseguridad alimentaria en la inestabilidad política como catalizador de la agitación social". 

Las revueltas sociales son uno de los resultados probables de la inminente crisis alimentaria, según Fordham, además de que los líderes se vuelvan más impopulares, la delincuencia, el aumento de la salud y la desnutrición, especialmente para las poblaciones de los países que están en mayor riesgo. Y dice que esto va a tener un fuerte impacto en cómo la gente ve a sus gobiernos y líderes. 

"Esto es un problema para todos los líderes en el poder: Boris Johnson, Jair Bolsonaro, Joe Biden, esta es la peor combinación de factores para los funcionarios electos", explica. "Los países que tienen elecciones en los próximos meses corren un riesgo especial de tensiones".

El aumento de los precios de los alimentos también ha provocado revueltas en siglos pasados 

La escasez de pan ha sido un punto clave para las revueltas a lo largo de la historia, incluida la Revolución Francesa a finales del siglo XVIII.

Las tensiones comenzaron en el siglo XVIII en Francia, cuando la corona liberalizó el mercado nacional de cereales, lo que significaba que los vendedores eran libres de aumentar los precios a su antojo. Esa liberalización, entre otros factores como el enorme aumento de la población, contribuyó a la escasez de alimentos y al aumento de los costes. En abril y mayo de 1775, se produjeron al menos 300 disturbios y motines en el lapso de tres semanas, en lo que se denominó la "Guerra de la Harina". 

Los manifestantes hicieron bajar los precios del cereal, la harina y el pan, según escribe Cynthia A. Bouton, profesora de estudios sobre la mujer y el género especializada en historia de Francia, en su libro La guerra de la harina. Los agricultores y comerciantes no tuvieron más remedio que aceptarlos, dado que la alternativa era el pillaje. 

Bouton explica que las personas con familia y trabajo se vieron abocadas a los amotinamientos. La persona "media" implicada era "un hombre o una mujer de mediana edad, casado, asalariado, semicualificado y con hijos pequeños" cuya supervivencia familiar se veía amenazada por el aumento del precio del cereal. 

"Los disturbios por alimentos florecieron durante el siglo XVIII y el periodo revolucionario, hasta el punto de que los historiadores han observado a menudo que los disturbios por alimentos eran la forma más clásica de protesta popular durante ese periodo", concluye Bouton.

Otros artículos interesantes:

Estados Unidos deja de comprar petróleo a Rusia: ¿qué puede pasar en los mercados energéticos?

Rusia podría interpretar el "estrangulamiento económico" de Occidente como una declaración de guerra, según un experto en sanciones

"¿Demasiado grande para ser sancionada?" 10 datos clave sobre las exportaciones de petróleo y materias primas de Rusia

Te recomendamos