Venta online y entierros transferibles, así se ha adaptado esta funeraria a los nuevos tiempos digitales del COVID-19

El sector funerario ante el covid
Lucy Nicholson / Reuters
  • El sector funerario ha avanzado también en su digitalización. Hoy en día se puede contratar el servicio 100% online. 
  • El Grupo Mémora propone un servicio que aúna el propio funeral con todos los trámites relacionados con el fallecimiento.
  • Descubre más historias en Business Inider España.

Cada nuevo límite de aforo general del coronavirus trae sus excepciones y puntualizaciones a actos religiosos, velatorios y funerales. El sector funerario ha sido uno de los protagonistas de la pandemia. En un primer momento, el foco fue dar respuesta al incremento de defunciones manteniendo las medidas de seguridad de asistentes y profesionales funerarios y garantizando el aprovisionamiento de materiales. 

Las propias exigencias del coronavirus forzaron los siguientes pasos y cambios hacia la digitalización, recuerda Christian Gimeno Strom, responsable del proyecto Electium Smart del Grupo Mémora. El papel de estas herramientas digitales ha sido fundamental para facilitar el contacto con las familias y “atender una demanda tan importante y evitar desplazamientos y contactos de riesgo en las contrataciones de los servicios”.

Este son el tipo de cambios que han llegado para quedarse, recalca Gimeno Strom. A raíz del coronavirus, las funerarias han acelerado la transformación digital para “facilitar la contratación de los servicios por medios telemáticos”. Hoy en día ya es posible comprar un entierro 100% online y seleccionar todos los detalles tal y como se haría en la funeraria. 

Otra tendencia que se está consolidando es “el tener previstas con mayor antelación contingencias como puedes ser el propio funeral” y en general todo lo que tiene que ver con el fallecimiento. Y es que organizar el sepelio es uno de los muchos trámites que hay que cumplir, siendo el reparto de la herencia y el pago del Impuesto de Sucesiones el último de ellos

Seguro de decesos: un producto exclusivo de España, descubre por qué y cuándo compensa

En España cerca de un 50% de las personas fallecen sin contar con un servicio funerario y dejando a la familia a cargo de todos los trámites y del coste que supone el entierro. El coronavirus ha servido para destapar muchos de estos dramas a los que desde el Grupo Mémora han dado solución con un producto que es más flexible con los pagos por un lado y que evita muchas preocupaciones a la familia por otro.

“La razón por la que nace Electium Smart es para evitar que un día tan duro como el día del fallecimiento de un familiar, no nos tengamos que preocupar de los trámites porque nadie está preparado para eso en unos momentos tan complicados”, precisa Gimeno Strom.

En este sentido, el grupo funerario sigue el camino emprendido por los seguros de deceso: allanar todos los trámites relacionados con el fallecimiento. Con este producto, la funeraria se encarga del papeleo y todas las gestiones del entierro como las gestiones del traslado o conseguir todos los certificados necesarios, desde el de defunción hasta el de Registro de Actos de última Voluntad. 

Incluso dará de baja el Libro de Familia si fuese necesario e iniciará la solicitud de la pensión de viudedad y orfandad. De esta forma se libera a la familia del pago y también de los trámites. El servicio permite incluso “la posibilidad de dejar plasmado mediante un contrato tu voluntad para que se cumpla cuando ya no estés”.

7 opciones ecológicas sobre qué hacer con tu cuerpo después de morir

Según el responsable de Electium Smart, el objetivo es poder tomar la decisión una cuestión tan delicada con calma y adelantándose al momento. Así es como se puede, por ejemplo, “elegir el presupuesto que mejor se adapte a las necesidades” sin la culpa de no ofrecer un gran entierro para los familiares o las estrecheces de un presupuesto limitado para quienes tienen claro lo que quieren. 

Para conseguir esta flexibilidad, la funeraria permite ir adelantando el dinero del entierro en vida con la novedad de que se puede incluso transferir a otra persona si fuese necesario. Es decir, contratar tú el servicio, pero que después sea otra persona quien lo use. 

Gimeno Strom expone que es “es mejor dejar las cosas resueltas para que, cuando pasen, las familias tengan todo más fácil” y adelanta que a partir de los 65 años puede ser un buen momento para empezar a contratar este tipo de servicios. 

LEER TAMBIÉN: Los 8 obituarios más divertidos de todos los tiempos

LEER TAMBIÉN: 3 formas de aprovechar los seguros para planificar la herencia

LEER TAMBIÉN: 6 mentiras sobre los testamentos que siempre habías dado por ciertos

VER AHORA: Las claves del fenómeno Spotify en la otra gran guerra del streaming y por qué su futuro va mucho más allá de la música