Hábitos alimenticios que debes evitar para dormir mejor, según la ciencia

Chica comiendo hamburguesa

Getty Images

  • Existen mucha información acerca de cómo llevar un estilo de vida saludable, pero a veces se pasan por alto detalles pequeños.
  • Llevar una alimentación equilibrada es bueno para el organismo, pero además, tener buenos hábitos de alimentación, sobre todo antes de ir a dormir, puede hacer que la calidad del sueño mejore. 
  • Para Carlos Ríos, la relación entre el sueño y la comida, es bidireccional, es decir, comer mal influirá en nuestro descanso y viceversa.
  • Para mejorar la calidad del sueño, el blog Eat This, ha preparado una lista con hábitos alimenticios que deberías evitar antes de ir a dormir.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Gracias a que vivimos en la era de la información, nos es más fácil acceder a conocimientos básicos que nos ayudan en nuestro día a día, que antes pasaban desapercibidos. Uno de esos 'boom informativos' ha sido la información referida a la alimentación, el deporte o sobre cómo llevar un estilo de vida saludable. 

En el blog sobre alimentación liderado por el nutricionista Carlos Ríos, Realfooding, que se encarga de divulgar conocimiento sobre la comida real, es decir, evitar los procesados, llevan mucho tiempo explicando que los hábitos alimenticios que tenemos, trascienden a todos los ámbitos de nuestra vida.

Uno de los aspectos más importantes es la relación alimentación-sueño. Es una relación bidireccional, esto quiere decir que la mala calidad y la corta duración del sueño hace que se coma peor y, al revés, comer peor afecta negativamente al descanso. Desde Eat This, han preparado una lista de hábitos alimenticios que pueden dañar la calidad del sueño: 

#1. Cenar mucho

Ingerir mucha comida antes de ir a dormir puede hacer que te encuentres mal antes de ir a dormir. El cuerpo humano tarda entre 2 y 3 horas en digerir lo que come, por lo que si has cenado mucho y además vas a irte pronto a dormir, estás cometiendo un doble error. 

Lo mejor es elegir cenar temprano y cenas que sea de digestión sencilla.

#2. Comer picante por la noche

Si comer mucho ya era un problema, imagina a tu estómago trabajando para lidiar con el picante.  Además, Meir Kryger MD, profesora de la Facultad de Medicina de Yale, explica que los alimentos picantes pueden hacer que te despiertes por la noche, y causar lo que se llama 'despertares del sueño'. 

17 alimentos de Mercadona recomendados por Carlos Ríos, el nutricionista que quiere que comas alimentos reales

La experta asegura que las personas que consumen mucho picante, suelen tener sueños mucho más ligeros sin llegar a entrar en un sueño profundo. 

#3. Beber cafeína después de cenar

Parece obvio, pero es una práctica muy asentada. Tomar café o té después de las comidas. La cafeína y la teína son sustancias estimulantes que pueden hacer que se alteren los procesos naturales de somnolencia que nos dan después de comer. Si eres de té, puedes optar por tomar infusiones sin teína, y si adoras el café, por la noche lo mejor será que te pases al descafeinado. 

#4. Comer chocolate 

¿A quién no le gusta un dulce antes de dormir? Es una práctica común, pero la cantidad de cafeína que contiene el chocolate (cuanto más puro es, más contiene) hace que sea estimulante para tu cerebro. La feniletilamina, es un compuesto del chocolate que llega al cerebro, desencadena un estado de euforia y bienestar al comerlo, pero también contiene teobromina, que causa un aumento en la frecuencia cardíaca. 

#5. Comer alimentos que te provocan acidez

A veces la solución para mejorar nuestro ciclo del sueño, es tan simple como no comer comidas que nos sienten mal. Algunos de los alimentos que más acidez provocan son el tomate, o los alimentos grasos o fritos, la cebolla o el picante como se comentaba antes. Pese a eso, puede que haya otros que te sienten mal, lo importante es conocerse a uno mismo e intentar eliminar los alimentos que nos sienten mal de las cenas. 

#6. Beber leche antes de dormir

Es un hábito que muchas veces se representa en películas, como si fuera una escena cotidiana: tomar un vaso de leche antes de dormir. Pero no hay ninguna evidencia científica que asegure que sea bueno para conciliar el sueño o para relajarse. La leche contiene un aminoácido llamado triptófano, que puede desencadenar la producción de melatonina, es decir, tu cerebro siente que eso le hace bien. 

#7. Tomar alcohol antes de ir a dormir

El alcohol tiene un efecto sedante, y por lo tanto hace que te duermas con mayor facilidad. Pero suele afectar a la calidad del sueño.

6 alimentos que podrían ayudarte a combatir enfermedades 

No existe una recomendación específica sobre la cantidad de alcohol que se puede consumir sin que afecte al ciclo del sueño porque cada persona es diferente. Si sientes que te despiertas en mitad de la noche, podrías valorar si quizás necesitas eliminar las copas de vino o bebidas alcohólicas de tus cenas.

#8. Hay medicamentos que interfieren en el sueño

Los medicamentos también pueden afectar el sueño, por ejemplo, los indicados para la presión arterial alta, el colesterol, la diabetes, etc. En este caso, sería aconsejable consultar con tu médico de cabecera o un médico del sueño si es posible que el medicamento esté intercediendo en la calidad del sueño, y buscar juntos una solución. 

Otros artículos interesantes:

El chocolate de marca blanca más saludable de Mercadona, Carrefour, Dia o El Corte Inglés

17 alimentos de Mercadona recomendados por Carlos Ríos, el nutricionista que quiere que comas alimentos reales

57 mitos sobre la alimentación desmentidos por la ciencia

Te recomendamos

Y además