Pasar al contenido principal

Hábitos alimenticios saludables avalados por la ciencia

Alimentos saludables
Pixabay

Tener una alimentación saludable es fundamental para asegurar el normal funcionamiento de nuestras habilidades cognitivas, físicas y para estar en línea. Pero lo más importante de comer bien no es tener un cuerpo perfecto, sino sentirte bien contigo mismo y que tu organismo funcione correctamente.

Tampoco hay que hacer caso a todas las dietas que se pongan de moda, ya que pueden ser perjudiciales para nuestro cuerpo.

Por supuesto, todo esto debe estar acompañado por algo de ejercicio físico al día. Y es que, como bien sabéis, si queremos perder peso de forma sana, la magia sólo existe en los cuentos de Disney.

Después de la Operación Bikini, ahora llega la Operación Navidad. Si no quieres que este año te pille el toro, en TICbeat hemos recogido una serie de hábitos alimenticios saludables avalados por la ciencia.

4. Las proporciones son clave

El primer consejo que nos dan todos los nutricionistas y endocrinos a la hora de hacer una dieta, es que no sirve de nada alimentarnos con comida que no nos guste. Y es que si nuestro régimen se basa en platos o alimentos que odiamos, estará destinado al fracaso porque no seguiremos con él.

Por otra parte, otro de los consejos clave a la hora de tener una alimentación saludable se encuentra en las proporciones. Hay un componente psicológico en este punto, ya que pueden parecernos pequeñas a simple vista. Sin embargo, si ponemos nuestra comida en un plato más pequeño, visualmente nos "llenará más".

En este sentido, los nutricionistas recomiendan no comer porciones de alimentos superiores a nuestro puño y nos advierten que, si trabajamos fuera de casa, siempre es mejor llevarse un tupper y comer en la oficina.

Otro truco alimenticio tiene que ver con el consumo de fibra y proteína. Los alimentos que contienen alguno de estos dos componentes te ayudrán a sentirte lleno.

3. Dieta mediterránea flexible

En este sentido, los españoles lo tenemos fácil. Varios estudios demuestran que la dieta mediterránea es una de las más sanas que existen, además de que ayudan a nuestro organismo a digerir mejor la comida.

Otro punto importante es que la comida nos alimenta y nos sacia más que los líquidos. Esto no quiere decir que los zumos sean malos para nuestro cuerpo, pero siempre te llenará más una naranja que un zumo de esta fruta, por ejemplo.También es importante saber que el éxito está en la variedad. Los nutricionistas recomiendan comer cinco veces al día, haciendo las más pesadas a lo largo de la mañana y dejando lo más ligero a última hora de la tarde/noche. Tampoco hay que perder de vista que no podemos comer todos los días lo mismo ya que, además de no ser sano, puede resultarnos monótono y dejaremos la dieta al poco tiempo.

2. Estómago vacío + Supermercado = Error

Muchos estudios sugieren que ir al supermercado con el estómago vacío es un error. Evita ir, por lo tanto, justo antes de la hora de la comida o de la cena, ya que impedirá que "piques" y compres esos snacks que no son saludables para tu cuerpo.

Un consejo recurrente si intentas perder peso, es que tomes tanto líquido como necesites. Los médicos recomiendan beber medio litro de agua 30 minutos antes de la comida, ya que eso te ayudará a tener el estómago lleno y evitará que llegues con tanta hambre.

El sueño es otro punto importante a la hora de hacer dieta. Dormir diariamente ocho horas al día nos ayudará a no tener hambre entre horas, ya que estaremos más descansados.

1. Evita los refrescos

Da igual si son "light", "zero", "0%" o "diet". Si quieres tener una alimentación sana debes evitar los refrescos. De hecho, este lunes se ha publicado un estudio que demuestra que Coca Cola y Pepsi pagan millones al año para que no se relacione a sus productos con problemas de obesidad. ¿Necesitas otra razón para dejar de beber bebidas carbonatadas?

Por otra parte, otro hábito saludable es no "picar" después de cenar. Muchas personas no pueden evitar tomar un pequeño snack después de cenar, pero es un error.

Finalmente, el último consejo que te damos es que no pases hambre. Si estás constantemente pensando en comida, lo mejor que puedes hacer es realizar varias comidas al día en pequeñas proporciones. Y es que ya sabéis lo que dice el refrán: divide y vencerás.

Te puede interesar