Netflix al parecer quiere entrar en el negocio de los videojuegos, pero los expertos creen que es una muy mala idea

Los codirectores generales de Netflix: Reed Hastings (izquierda) y Ted Sarandos (derecha).
Los codirectores generales de Netflix: Reed Hastings (izquierda) y Ted Sarandos (derecha).

Getty

  • Netflix presuntamente está buscando a un director especializado en el negocio de los videojuegos.
  • La empresa intenta expandir sus esfuerzos en el mundo del gaming; quiere entrar en esta industria lucrativa.
  • La iniciativa tiene toda la pinta de que fracasará, si se observa la historia reciente de las grandes empresas tecnologías intentando entrar en este sector.
  • Descubre más historias en Business Insider España.
Análisis Faldón

Con cerca de 200 millones de suscriptores de pago en todo el mundo, Netflix es un auténtico titán.

Este gigante del entretenimiento por streaming ha logrado evolucionar de startup pobretona que debía pagar para licenciar su contenido a uno de los jugadores principales de la Hollywood actual, invirtiendo decenas de millones de dólares en sus propias producciones.

Así que, ¿qué es lo siguiente para Netflix? La respuesta a esta pregunta, al menos en parte, parece tener que ver con videojuegos.

Netflix está buscando a una autoridad en gaming que le ayude a expandir su estrategia en torno a los videojuegos, según ha informado recientemente The Information. Mientras la compañía ha reconocido su interés en el entretenimiento interactivo, todavía debe decidir cómo llevarlo a la práctica. ¿Creará contenido de juegos existentes? ¿Desarrollará sus propios videojuegos? ¿Y cómo jugarías a dichos títulos?

Aunque todavía se desconocen los planes de Netflix, hay una cosa clara: su iniciativa en el mundo del gaming tiene todas las posibilidades de fracasar.

"Creo que intentarán meterse en el mundo de los videojuegos y creo que fracasarán", explica Michael Pachter, director gerente de Wedbush. "No es fácil hacer juegos".

'Black Mirror: Bandersnatch' es una película interactiva que es más elige-tu-propia-aventura que videojuego. Netflix
'Black Mirror: Bandersnatch' es una película interactiva que es más elige-tu-propia-aventura que videojuego. Netflix

Netflix

Cierto, la industria de los videojuegos conlleva muchos juegos, e incluso estudios con años de experiencia y mucho talento tienen posibilidades de cerrar. "Tenemos los fracasos de THQ, Midway, Acclaim, 3DO, BAM, Eidos, Atari, Infogrames, y algunos más que demuestran lo difícil que es triunfar en juegos", explica Pachter. "Me extraña que Netflix crea que puede desarrollar y vender juegos".

Hay otras opiniones similares en el sector. Por ejemplo, Joost van Dreunen, autor de One Up: Creativity, Competition, and the Global Business of Video Games, comparte el escepticismo de Pachter.

"Las grandes empresas tecnológicas la pifian con los videojuegos", explica a Business Insider.

Y pone como ejemplos Stadia de Google, Luna de Amazon, o los esfuerzos dispersos de Facebook durante la última década como muestras de cómo las grandes compañías tecnológicas han fracasado recientemente con sus iniciativas de gaming.

Google, Amazon y Facebook han invertido cientos de millones de dólares en el sector de los videojuegos en la última década, y ninguno de ellos ha acabado convertido en un jugador principal en dicho mercado. "El problema que tienen es que creen que la distribución va antes que el contenido", explica Van Dreunen. "En realidad es al revés".

En lugar de crear videojuegos o consolidar marcas, las compañías de más arriba se centran mucho en las mecánicas sobre cómo comprarás y accederás a sus juegos: Stadia, la plataforma de Google que es como un Netflix, pero en videojuegos, es un buen ejemplo.

Ya hace casi 2 años que Google anunció su gran iniciativa en el desarrollo de videojuegos liderada por Jade Raymond, productora que ayudó a crear Assassin’s Creed. Pues bien: la compañía avisó el pasado febrero que cerraba ese proyecto.

¿En qué se centra ahora Google después de prometer grandes experiencias digitales?

"Vamos a centrarnos en ser una plataforma de tecnología para nuestros socios de la industria", son las últimas palabras de Phil Harrison, vicepresidente de Google Stadia; nada que ver con la gran promesa en su momento de que Stadia sería un servicio digital a la altura de Nintendo, PlayStation o Xbox.

Pero Netflix, que empieza con la ventaja de tener propiedades intelectuales famosas y queridas como Stranger Things, que pueden adaptarse perfectamente en videojuegos, tiene otro problema.

"No es fácil crear videojuegos de tus propiedades intelectuales", explica Pachter. "Disney ha fracasado al menos 3 veces en este campo y tiene franquicias más fuertes que Netflix".

En los últimos años, las grandes propiedades de Disney (desde personajes Marvel hasta la franquicia de Star Wars) han obtenido éxito después de que esta cediera el control creativo a compañías de videojuegos veteranas.

Por ejemplo, Marvel’s Spiderman, juego de 2018, es una exclusiva de PS4 creada por Insomniac Games que ha vendido 20 millones de copias. Star Wars: Jedi Fallen Order ha sido desarrollado por EA, con historia y personajes nuevos, y ha vendido cerca de 10 millones de unidades.

A unos 70 euros por copia, cada juego ha obtenido perfectamente 1.000 millones de dólares en ventas.

'Marvel's Spiderman' para PS4.
'Marvel's Spiderman' para PS4.

Sony/Marvel

Netflix podría seguir un modelo similar y posiblemente tendría éxito.

La compañía podría construir un servicio de juegos por streaming de gran éxito que podría apoyarse en su modelo existente. Podría invertir años, y cientos de millones de dólares, para convertir sus series y películas en grandes franquicias de videojuegos.

O podría comprar su acceso a la industria. Podría invertir miles y miles de millones de dólares en la compra de una distribuidora de videojuegos importante como EA o Ubisoft, de una forma similar a la compra de MGM Studios por parte de Amazon. Requeriría por eso que Netflix aceptara la existencia de dicha posibilidad.

"No es fácil de digerir algo así", explica Van Dreunen. "Solo tienes que observar lo que ha pasado con Google y Amazon. No han tenido la capacidad de entender que podrían haber invertido 10.000 millones de dólares para entrar rápidamente en la industria".

Por su parte, Netflix aún no ha dado detalles sobre sus planes para entrar en el gaming, pero la compañía reconoce su interés en invertir a largo plazo en el sector.

"Nuestros miembros valoran la variedad y la calidad de nuestro contenido", explica Netflix, "Nuestros subscriptores disfrutan muchísimo además de poder interactuar con las historias que adoran. Es el caso de shows interactivos como Bandersnatch o Sobrevivir es el reto o los juegos inspirados en Stranger Things, La Casa de Papel o A todos los chicos de los que me enamoré. Así que nos emociona poder dar más entretenimiento interactivo".

Otros artículos interesantes:

¿Netflix se ve mal y tienes buena conexión? Estas son las posibles soluciones

Netflix ya prueba el botón 'Reproduce algo' en Android

Todos los estrenos de Netflix en junio 2021: hay 8 absolutamente imprescindibles