Pasar al contenido principal

Se avecina rally navideño en las bolsas mundiales, según estos dos grandes bancos de inversión que gestionan más de 3 billones de dólares de activos en todo el mundo

Pasillos dentro de Wall Street.
Cristina Gálvez
  • JP Morgan y Morgan Stanley se muestran optimistas con respecto al comportamiento que pueden tener los mercados de aquí al final de año. 
  • El llamado rally de final de año podría producirse y JP Morgan concreta que son optimistas “mercado de renta variable y esperamos mayores ganancias”.
  • Morgan Stabley reconoce “los vientos de cola de la liquidez y la dinámica de fin de año”. Desde principios de septiembre, el foco principal de los inversores y su trabajo “sigue siendo qué posiciones tomar y cuántas cantidades”
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Parece que la pista se ha despejado para las bolsas mundiales. Así al menos lo ven dos de los mayores bancos de inversión del planeta y que, entre los dos, suman más de 3 billones de dólares de activos bajo gestión como son JP Morgan y Morgan Stanley. Y es que los dos se muestran optimistas con respecto al comportamiento que pueden tener los mercados de aquí al final de año

El llamado rally de final de año o rally de Navidad podría producirse a tenor de lo que describen las dos entidades. En opinión de JP Morgan, mantienen su visión alcista sobre el “mercado de renta variable y esperamos mayores ganancias”.

Los expertos analizan que las acciones value —aquellos que buscan la compra de títulos en buenas empresas históricas infravaloradas— han superado a las growth —empresas que supuestamente serán capaces de generar amplios beneficios en un periodo temporal corto— en 530 puntos básicos en terreno europeo, mientras que en Estados Unidos la diferencia ha sido de 200 puntos básicos. Una tendencia que ha ido consolidándose en los últimos meses.

La estimación de mayores beneficios en los parqués mundiales se centra en la rotación que están haciendo los inversores, precisamente, hacia títulos value, puesto que “aún tienen recorrido sobre los niveles en los que se encuentran”. Por tanto, los operadores no podrán obvian la tendencia “y querrán participar de ella”, explican. 

De este modo, no están de acuerdo con la teoría de que la rotación de activos será negativo para el comportamiento de la renta variable de los países desarrollados, sino que el “cambio de liderazgo solo funcionará en las bolsas de mayor fortaleza”.

Desde su punto de vista, hasta la fecha se ha producido la mitad del rally que está suponiendo esta gran rotación hacia acciones value desde valores growth. Así las cosas, creen que todavía hay un potencial alcista adicional de un 10% de aquí al término del ejercicio. Además, hay más posibilidades de que los inversores se unan a esa inercia de las bolsas

JP Morgan piensa que las alzas que se están viviendo en actualidad están sustentadas por la recuperación de los datos macroeconómicos. En particular, la mayor estabilidad de los PMIs europeos y chinos junto con el soporte que están generando los bancos centrales con las políticas laxas. En este esquema los valores como los bancos y los cíclicos “suelen liderar los beneficios al año siguiente”, apuntan. 

Leer más: Cómo invertir en bolsa desde cero: 12 consejos para principiantes 

Morgan Stanley asume más prudencia

Por parte de Morgan Stanley también estamos ante un escenario positivo para la renta variable aunque tienen un posicionamiento más cauteloso. Tal y como describen siguen siendo “defensivos”, puesto que esperan “presión sobre los resultados empresariales”.

Con todo, reconocen “los vientos de cola de la liquidez y la dinámica de fin de año”. Desde principios de septiembre, el foco principal de los inversores y su trabajo “sigue siendo qué posiciones tomar y cuántas cantidades”, concretan.

Pese a que el S&P 500 se ha salido definitivamente de su rango de largo plazo en la última semana, la mayoría de sus conversaciones con clientes continúan centradas qué activos incorporar en cartera, en vez de analizar si el porcentaje que las bolsas pueden subir o caer. 

En esta línea, desde su punto de vista los inversores siguen preocupados por el hecho de que los valores growth no estén liderando las rentabilidades de las bolsas, que han pasado a estar encabezadas por los valores cíclicos. A pesar de que hay confianza sobre un suelo de los indicadores de actividad PMIs, “el rebote lo puede haber descontado totalmente”, sostienen.

De este modo, la entidad norteamericana va con pies de plomo en aras de hacer una interpretación sobre la revalorización de activos “como una señal que sea definitivamente alcista para los meses que están por venir”, puesto que tiene correlación directa con las medidas de mayor liquidez del BCE y la Reserva Federal”. 

En conclusión, los dos bancos de inversión son optimistas con respecto a las bolsas de aquí al final de año. Eso sí, hay discrepancias con el camino que pueden tomar a partir de 2020. 

Y además