Pasar al contenido principal

Von der Leyen advierte a las tecnológicas: habrá tasa Google en Europa en 2021 si no hay acuerdo en la OCDE

La presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, habla sobre el COVID-19 en Bruselas.
La presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, habla sobre el COVID-19 en Bruselas. Reuters

  • Con un acuerdo global en la OCDE o en el G20 no bastaría: el acuerdo para un nuevo impuesto para las plataformas digitales debe lograr "un sistema fiscal justo".
  • Si no lo consigue, la Unión Europea lanzará su propia propuesta de tasa Google a principios del año que viene, ha advertido la presidenta de la Comisión, Ursula von der Leyen.
  • Von der Leyen ha asegurado esto en su primer discurso en el debate del Estado de la Unión, este miércoles.
  • España ya tiene su tasa Google a expensas de que se apruebe en el Senado, después de que este verano Estados Unidos anunciase que las negociaciones entraron en "punto muerto".
  • Descubre más historias en Business Insider España.

La presidenta de la Comisión Europea ha sido muy clara este miércoles al referirse a los controvertidos impuestos a las plataformas digitales. "No escatimaremos esfuerzos en lograr un acuerdo en el marco de la OCDE o el G20. Pero dejen que despegue toda duda: si el acuerdo no logra un sistema fiscal justo que permita registrar unos ingresos sostenibles a largo plazo, Europa presentará su propia propuesta a principios del año que viene".

Ursula von der Leyen ha pronunciado estas palabras en su primer discurso en un debate del Estado de la Unión, donde la presidenta de la Comisión también ha advertido que "todavía no es el momento" de retirar los estímulos fiscales implementados a causa de la pandemia de coronavirus.

"Mientras el virus siga presente también lo estará la incertidumbre, en Europa y en el mundo. Así que definitivamente no es el momento de retirar el apoyo", ha enfatizado, en unas palabras que también ha recogido la agencia de noticias Europa Press.

Sobre los impuestos digitales, la Unión Europea marca así su objetivo de crear un tipo impositivo para las grandes tecnológicas. La intención la secundan países como Francia o España, que ya tienen aprobados en sus respectivos parlamentos nuevas normas fiscales en ese sentido. Bruselas ya hizo otra advertencia similar a finales de agosto.

Leer más: Apple One es la declaración de guerra definitiva de Apple: por qué su apuesta por las suscripciones será clave para su futuro

Entonces fue el vicepresidente de la Comisión para asuntos económicos, el letón Valdis Dombrovskis, quien reiteró esta petición de la Unión Europea. "Necesitamos abordar la fiscalidad digital, y debemos hacerlo preferiblemente a nivel internacional, especialmente porque la economía digital está bastante globalizada", detalló en una comparecencia que recogía entonces Reuters.

Este miércoles, en su discurso dirigido a los parlamentarios de la Eurocámara, Von der Leyen ha recordado que la Comisión sigue creyendo en un comercio "abierto y justo", "no como un fin en sí mismo" sino como "un medio" para redistribuir la riqueza.

Bruselas, al igual que varios países europeos —entre ellos, España— buscan una nueva fiscalidad para las grandes tecnológicas que también operan fuera de su país de origen —mayoritariamente, Estados Unidos—. Las negociaciones se tensaron este verano, cuando el presidente estadounidense Donald Trump se levantó de la mesa y canceló las negociaciones.

Lo anunció entonces el secretario del Tesoro de la administración norteamericana, Steve Mnuchin, que mediante carta a los ministros de Economía o Hacienda de sus interlocutores adujo que las conversaciones habían llegado a "un punto muerto". "Como hemos dicho en repetidas veces, si los países acuerdan adoptar estos impuestos, Estados Unidos responderá con las medidas adecuadas".

La UE lo advierte desde hace meses

La salvaguarda europea se conoce desde enero de este año, cuando la propia Unión advirtió que reaccionaría si las negociaciones en la OCDE fracasaban.

Tras el cerrojazo de la Administración Trump, el Gobierno de Pedro Sánchez confirmó que continuaría con la tramitación de la tasa Google española, que ya ha superado sus primeros pasos al superar vetos y ser aprobada en el Congreso. Se espera ahora que se vote en la Cámara Alta, el Senado.

Leer más: No habrá suficientes vacunas contra el COVID-19 para volver a la normalidad hasta 2022, según la OMS

Esta tasa, cuyo nombre oficial en España es el Impuesto sobre Determinados Servicios Digitales (IDSD), grava con un 3% los ingresos de las tecnológicas fruto de actividades muy concretas —servicios de publicidad o intermediación en línea o venta de datos generados a partir de la información proporcionada por los internautas—. Afectará a compañías que generen más de 750 millones de euros a nivel global, y más de 3 millones en España en un solo año.

Aunque en un principio el Ejecutivo esperaba recaudar anualmente con ella más de 1.000 millones de euros, las expectativas se rebajaron poco después por la ralentización de la economía.

Mientras se tramita —se espera que entre en vigor a partir de 2021—, el Ejecutivo de Pedro Sánchez sigue confiando en que se alcance un acuerdo global sobre ella. Francia tiene también su tasa GAFA —Google, Apple, Facebook, Amazon— que todavía no ha entrado en vigor de forma efectiva a tenor de las presiones de la Administración Trump, que forzaron al presidente francés, Emmanuel Macron, a firmar una suerte de tregua con su homólogo estadounidense.

Y además