Cómo se fabrican las tijeras artesanales Ernest Wright, unas de las más caras del mundo

La artesanía es uno de los oficios más antiguos y exigentes que existen, desde la creación de instrumentos musicales hasta la realización de prendas de vestir o cerveza artesana

Con el avance de la industria, los gremios cambiaron de manera considerable, generando una emigración hacia las grandes fábricas y dejando a un lado a los pequeños negocios locales.

Quienes sobrevivieron a aquel embiste, fabrican ahora productos casi de lujo en los que se nota el buen pulso y la experiencia vital del artesano.

España no es ajena al buen oficio artesanal. Según la Escuela de Organización Industrial (EOI), el sector está conformado por más de 38.000 empresas que ofrecen empleo a 125.000 personas y se traduce en un PIB de 4.042 millones de euros. 

Claramente, estos pequeños negocios han tenido que apostar por la diferenciación de sus productos y una mayor calidad. De otra forma, no serían capaces de competir con la gran industria, cuyo objetivo es abaratar los costes.

Tal y como explica EOI, la crisis que sacudió España en 2008 incidió también en el sector artesanal, ya que el 67,2% de las empresas operaban por debajo de su capacidad.

A pesar de ello, la artesanía quiere reinventarse, con la introducción de nuevos materiales o el rediseño de los productos.

Así es el caso de Ernest Wright, una empresa familiar que lleva más de un siglo elaborando tijeras artesanalmente, mediante el trasvase de conocimiento de maestros a aprendices.

Se calcula que un aprendiz puede llegar a educarse en el taller durante 5 años hasta aprender las técnicas del oficio, como sucedía en los gremios.

Entre las mejores pizzas artesanales del mundo se encuentran 2 españolas: estos son los restaurantes donde puedes probarlas

Durante el proceso se mima especialmente el tratamiento que se le da al producto, aunque ello implique una mayor tardanza en la fabricación de las tijeras.

¿El resultado? Unas tijeras que se diferencian de las industriales por su diseño, calidad y la mano de obra.

Además, con un precio que no está al alcance de todo el mundo. En su colección existen tijeras que cuestan desde 35 hasta 157 euros, dependiendo del uso para el que estén destinadas.

Aparte, Ernest Wright quiere convertirse ahora en un icono industrial de la ciudad de Sheffield (Inglaterra), con la renovación de su taller, para seguir intentando conquistar al mundo entero con tan solo unas tijeras y volver a los días en que la artesanía estaba más representada.

En el vídeo de arriba puedes ver cómo se fabrican artesanalmente las tijeras Ernest Wright, una tradición que ha pasado de generación en generación.

Otros artículos interesantes:

Esto es todo lo que necesitas para hacer cerveza artesanal en casa

Por qué no todos los hombres tienen barba, según una dermatóloga

Esto es lo que sucede en realidad en tu cuerpo cuando te tragas un chicle

Te recomendamos

Y además