Qué hacer si no puedes pagar la tarjeta de crédito

Deudas con la tarjeta de crédito
GettyImages
  • El impago de la tarjeta supondrá más deuda en concepto de intereses.
  • Antes de que suceda, la primera opción es negociar con la entidad un retraso en el pago.
  • Si la tarjeta está en modo revolving, haz números y paga la cuota mínima antes de entrar en impago. 
  • Revisa las condiciones de la tarjeta, si el tipo es abusivo, podrás reclamar.
  • Estudia reunificar tus deudas si tienes otras tarjetas e hipoteca.
  • Busca otras vías de financiación, siempre que conviertan el impago en una huida hacia adelante.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Las tarjetas de crédito son la forma más fácil de endeudarse. Es tan fácil como activarla en modo revolving, con el que solo devolverás cada mes una parte del crédito que uses.

Con estas facilidades, la deuda media de los usuarios de tarjetas de crédito en España es de 2.809 euros, según un estudio realizado por la Fintech Arbor. A esa cantidad hay que sumar los 1.685 euros en intereses que terminarán pagando, también de media. 

¿Qué sucede cuando no es posible hacer frente a esa deuda? Cuáles son tus opciones cuando no puedes pagar la deuda de la tarjeta de crédito. 

Leer más: Diferencias entre tarjeta de crédito y tarjeta de débito

Deja de utilizar la tarjeta, si puedes

“El primer paso sería dejar de usar la tarjeta de forma inmediata para no engordar todavía más la deuda”, precisa Luis Pita, experto en finanzas de Preahorro. 

Independientemente del tipo o modo de tarjeta de crédito, si no pagas a tiempo tendrás que pagar más intereses. En el caso de las tarjetas de crédito de pago aplazado a final de mes, el propio hecho de retrasarse es lo que hará que tengas que pagar los intereses por demora figuran en el contrato.

Con una tarjeta en modo revolving ya pagas intereses todos los meses, pero si además fallas en el pago, a los intereses ordinarios habrá que hacer frente a los intereses de demora y posibles costes de reclamación. 

En este sentido, si la tarjeta está en modo revolving, avisa a la entidad para reducir la cuota al mínimo. Así terminarás pagando más a largo plazo, pero evitarás el impago.

Negocia con el banco, especialmente si prevés que podrás pagar el próximo mes

“Todo es negociable con el banco, empezando por las comisiones”, explica Luís Pita. Si el impago de la tarjeta es algo puntual, habla con el banco para que te eliminen las comisiones por impago y demora. 

Según el experto de Preahorro, la mejor forma de hacerlo es exponer el problema y sacar a relucir tu historial como cliente. “Al final, los bancos y las entidades financieras conocen bien a sus clientes y saben hasta dónde pueden llegar por ellos”, precisa Pita.

¿Y si no es algo puntual? En ese caso también es importante sentarse a negociar con el banco. Si la tarjeta es de revolving, para poner la cuota en el mínimo y si no lo es y no vas a poder pagar la deuda rápidamente, para establecer un plan de pagos realista y que puedas cumplir. De hecho, esta negociación es imprescindible para el último paso de la lista, acogerse a la Ley de Segunda Oportunidad, algo reservado para los casos más extremos. 

Leer más: La fórmula para salir de las deudas tiene 4 pasos que debes seguir si quieres salir de esta situación

Revisa las condiciones de la tarjeta, si el tipo es abusivo, podrás reclamar

Las tarjetas revolving han estado en el ojo del huracán desde que el Tribunal Supremo dictaminase que sus intereses son abusivos y declarase nulo un contrato de WiZink. Esta sentencia ha derivado en un aluvión de reclamaciones por parte de los usuarios. 

La sentencia considera un tipo del 20% elevado, pero habla ya de intereses abusivos cuando el tipo de la tarjeta está muy por encima de la media del mercado. Para este tipo de tarjetas esa media es del 22% según el Banco de España. 

Leer más: Cómo reclamar por la tarjeta revolving y cuándo hacerlo

Refinancia o reunifica tus deudas

Refinanciar la deuda es el siguiente paso para quienes no pueden pagar. Lo idóneo es buscar una solución dentro del propio banco, bien ampliando el crédito de la tarjeta o solicitando uno nuevo.

Si además de la tarjeta cuentas con otras deudas “puedes estudiar reunificarlas”, explica Luis Pita. La reunificación de deudas supone juntar todas las deudas en un solo préstamo que normalmente permite reducir la cuota para que puedas pagarla cada mes. 

Lo más habitual es utilizar una hipoteca para lograrlo, ya que el tipo de interés de los préstamos hipotecarios es menor y los plazos de devolución son mayores

¿Cuándo compensa la reunificar tus deudas? Según el experto, “cuando no se convierta en una huida hacia adelante”. En otras palabras, cuando sirva para saldar la deuda, ya que con esta herramienta es fácil que termines pagando más por la deuda de la tarjeta a largo plazo.

Declararse en quiebra, acudir a la Ley de Segunda Oportunidad

Este sería el final del camino si no puedes pagar la tarjeta de crédito. La Ley de Segunda Oportunidad es el proceso concursal adaptado a los particulares y funciona de forma similar a un concurso de acreedores. 

Al acogerte a ella, primero negociarás un acuerdo de pagos con el banco y el resto de acreedores y, en caso de no lograrlo, será el juez quien decida, pudiendo establecer quitas en la deuda e incluso exonerarte del pago.

Leer más: Cuándo prescribe una deuda y en qué casos se logra extinguir

Consecuencias de dejar de pagar la tarjeta de crédito

Más allá de los pasos que debes seguir si no puedes pagar la tarjeta de crédito, también es importante que conozcas las consecuencias. ¿Qué pasa cuando dejas de pagar la tarjeta?

La principal consecuencia de no pagar a tiempo es que el banco aplicará una serie de intereses adicionales que se sumarán al resto de la deuda.

Si el impago persiste, el banco procederá a bloquear la tarjeta de crédito para que no sigas generando más deuda que no saben si podrán cobrar. 

Si no pagas la entidad puede empezar por incluirte en una lista de morosos como ASNEF, Equifax o Rai. La forma de salir de estas listas de morosos es saldar la deuda. 

Por último, si acude a la vía judicial, el juez podría embargar parte de tus bienes o parte de tu salario para que saldes la deuda. 

Durante todo ese proceso, los intereses de la deuda por no pagar la tarjeta irán creciendo con el tiempo. Por eso mismo, Luis Pita aboga por buscar siempre una solución rápida al problema.

LEER TAMBIÉN: 7 consejos para ahorrar pagando con tu tarjeta de crédito

LEER TAMBIÉN: Débito o crédito: cuándo interesa utilizar cada una de estas dos tarjetas

LEER TAMBIÉN: Así se creó la primera tarjeta de crédito de la historia: una billetera olvidada inspiró a un empresario de Nueva York

VER AHORA: Javier Gándara, director general de easyJet para el Sur de Europa: “Nuestro gran reto es conseguir que volar vuelva a ser asequible para todos los bolsillos tras la crisis”