Este gesto que haces cuando echas gasolina al coche te puede costar 90 euros de multa

Conductor joven en una gasolinera
Getty

La DGT impone multas severas a todos aquellos conductores que no respetan las normas de seguridad vial, especialmente a los que ponen en peligro a otros conductores.

Uno de los aspectos más importantes es el uso del teléfono móvil. Permanecer al volante mientras consultas WhatsApp u otras aplicaciones puede ser motivo de accidente grave.

Debido a ello, la nueva ley de tráfico de la DGT ha endurecido la norma: el mero hecho de sujetar el móvil mientras estás al volante, aunque no lo consultes, se penaliza ahora con 200 euros y la pérdida de 6 puntos.

Los conductores mayores de 65 años tienen más posibilidades de sufrir un accidente letal: estos son los peligros a los que se enfrentan en carretera

Pero el momento de la conducción no es el único instante en el que has de olvidarte del móvil: existe otra infracción que muchos conductores cometen y que puede suponer una multa de 90 euros.

Multa de la DGT por utilizar el móvil en una gasolinera

Seguro que más de una vez has usado el teléfono móvil mientras estabas repostando en una gasolinera.

Este gesto es verdaderamente habitual para matar el tiempo en situaciones cotidianas. Durante los segundos que estás echando gasolina puedes responder mensajes o consultar tus redes sociales.

Sin embargo, no es el gesto más adecuado en lo que se refiere a la seguridad vial, ya que puedes ponerte en peligro, a ti y al resto de conductores que estén en ese momento en la estación de servicio.

Esta infracción viene recogida en el punto 3 del artículo 115 del Reglamento de Circulación y conviene conocerlo detalladamente para no cometer errores.

Esta ley dice que el motor del coche debe estar parado y las luces apagadas, y que además no deben estar en funcionamiento "los sistemas eléctricos como la radio y los dispositivos emisores de radiación electromagnética como los teléfonos móviles".

¿Dónde están los radares invisibles de la DGT? Los veloláser te pueden poner hasta 600 euros de multa sin que te enteres

Uno de los motivos es que existe una posibilidad remota de que el teléfono provoque una explosión, ya que la chispa de electricidad del dispositivo al encender una función puede entrar en contacto con los vapores inflamables que hay en el ambiente.

Las probabilidades son mínimas, pero existe un motivo más cotidiano por el que se castiga el uso del móvil en una gasolinera: el teléfono da lugar a ciertas distracciones.

Al igual que ocurre al conducir, utilizar el móvil mientras estás repostando puede ser causa de que derrames combustible sin percatarte de ello, algo peligroso para ti y los demás conductores.

Otros artículos interesantes:

¿Cómo llevar el carnet conducir en el móvil? Así puedes hacerlo con la app de la DGT

La DGT estrena la tasa 0,0 de alcohol: estos son los conductores que no podrán beber ni una gota

La multa de hasta 500 euros que te pondrá la DGT si tu mascota no está bien colocada en el coche

Te recomendamos