Hacienda también pone el foco en los pisos turísticos con tributos en las zonas tensionadas

Business Insider España
María Jesús Montero, vicepresidenta primera del Gobierno y ministra de Hacienda.
María Jesús Montero, vicepresidenta primera del Gobierno y ministra de Hacienda.
  • Actualmente, los pisos turísticos en España no están sujetos a IVA, pero esta directiva podría permitir a los Estados miembros imponer dicho gravamen.
  • Se parte de la base de que la implementación de tributos específicos a los pisos turísticos en zonas tensionadas podría desincentivar el alquiler turístico en estas áreas y aumentar así la oferta de alquiler normal. 

La reciente propuesta del Gobierno de España, a través de su ministra de Hacienda, María Jesús Montero, apunta a establecer tributos específicos para los pisos turísticos en áreas tensionadas, incluso aparte de la propuesta de Sumar de subir el IVA, siempre que lo avalara la nueva directiva europea. 

La proliferación de los pisos turísticos ha generado un intenso debate sobre su impacto en el mercado de la vivienda y se suceden medidas y propuestas para regularlo e incluso prohibirlo, con l esperanza además de que hagan bajar los precios de alquiler en las zonas tensionadas y paliar en parte la subida continua del mercado de la vivienda. Las autoridades fiscales se suman han comenzado a examinar más de cerca este fenómeno, especialmente en las zonas donde la accesibilidad a la vivienda se ha vuelto problemática

La directiva europea y el IVA a los pisos turísticos

La vicepresidenta primera del Gobierno y ministra de Hacienda, María Jesús Montero, ha abierto la posibilidad de aplicar un impuesto sobre el valor añadido (IVA) a los pisos turísticos, una medida que depende de la nueva directiva europea en la materia. Actualmente, los pisos turísticos en España no están sujetos a IVA, pero esta directiva podría permitir a los Estados miembros imponer dicho gravamen.

La propuesta de Montero llega en respuesta a las demandas de Sumar, que ha solicitado un paquete fiscal para aumentar el IVA, el IRPF, y otros impuestos sobre los pisos turísticos. Sumar aspira a aplicar un gravamen del 21% a los pisos turísticos en general y del 10% en aquellos en los que el propietario resida habitualmente y alquile solo durante ciertos periodos.

"Primero es el debate en Europa," destacó Montero, subrayando la necesidad de esperar la redacción definitiva de la directiva antes de tomar medidas específicas relacionadas con el IVA.

El impacto en las zonas tensionadas

La Ley de Vivienda define las zonas tensionadas como aquellas áreas geográficas donde las familias deben destinar más del 30% de sus ingresos al pago del alquiler o la hipoteca, incluyendo los gastos básicos. Alternativamente, también se consideran zonas tensionadas aquellos lugares donde el precio del alquiler ha aumentado tres puntos más que el índice de precios al consumidor (IPC) en los últimos cinco años.

"En las zonas tensionadas se pueden plantear diferentes iniciativas," explicó Montero, refiriéndose a la posibilidad de implementar medidas tributarias específicas en estas áreas. El objetivo es abordar el problema de accesibilidad a la vivienda, donde el aumento de pisos turísticos ha propiciado aún más la falta de alquileres asequibles.

Las medidas propuestas por Sumar

Sumar ha propuesto una serie de medidas fiscales adicionales, que incluyen:

  • Aumento del IVA a los pisos turísticos.
  • Supresión de deducciones de gastos financieros de amortización y mejora de viviendas en zonas tensionadas.
  • Elevación de la imputación de rentas inmobiliarias al 20% en periodos de no ocupación.
  • Eliminación de deducciones en Sociedades en ciudades con más de 200.000 habitantes y altas tasas de turistas por habitante.
  • Introducción de un gravamen específico del 25% sobre los beneficios de las sociedades cotizadas anónimas de inversión en el mercado inmobiliario (Socimis) que realicen actividades de arrendamiento turístico.

Estas medidas buscan desincentivar el alquiler turístico en áreas donde la oferta de vivienda es limitada, con el fin de reducir los precios del mercado y mejorar la accesibilidad.

Cataluña regulará el alquiler de temporada para frenar el fraude en el control de rentas

Los obstáculos políticos y económicos...

El primero es que la armonización fiscal a nivel europeo requiere consenso unánime. Además, la aplicación de impuestos específicos puede encontrarse con resistencia por parte de propietarios y empresas del sector turístico, que podrían argumentar que tales medidas desalientan la inversión y afectan negativamente al turismo.

Desde una perspectiva económica, se pide diseñar estos impuestos de manera que no generen efectos adversos, como la fuga de capitales o la reducción de la oferta de alquiler. "Necesitamos cooperación global," subrayó Montero, destacando la importancia de una acción coordinada para evitar la evasión y elusión fiscal.

... frente a los beneficios económicos y sociales

A pesar de los desafíos, la implementación de tributos específicos a los pisos turísticos en zonas tensionadas podría desincentivar el alquiler turístico en estas áreas, lo que aumentaría la disponibilidad de viviendas para alquiler residencial y así contribuir a la estabilización o reducción de los precios de alquiler. Además, los ingresos generados por estos impuestos podrían invertirse en programas de vivienda asequible, infraestructuras y servicios públicos, beneficiando a la sociedad en su conjunto.

Sin embargo, hay voces que incluso asumiendo la lógica de la medida, no afectaría al precio en esas zonas, debido a la alta demanda y la escasa oferta, que apenas se incrementaría, ya que los pisos turísticos suponen entre un 2 y un 3% de total del parque de viviendas. 

Conoce cómo trabajamos en Business Insider.