Pasar al contenido principal

Hacienda logra el récord de recaudación con el fútbol: 1.227 millones de euros

Estadio Santiago Bernabeu
Aficionados al rededor de un estadio de fútbol. GettyImages

El plan de saneamiento del fútbol español iniciado hace unos años sigue dando sus frutos, hasta el punto de que Hacienda ha vuelto a batir el récord de recaudación un año más con 1.227 millones de euros correspondientes a la temporada 2017/18, en comparación con los 1.158 del curso anterior.

Tras la Comisión Mixta de LaLiga y la Asociación de Futbolistas Españoles (AFE) celebrada hace unas semanas, se confirmó que la deuda total de los clubes de Primera y Segunda se situó en los 96 millones de euros, una cifra sensiblemente inferior a los 752 millones de euros que se adeudaban en 2011, tal y como recoge Diario AS.

Sin embargo, quizás lo más notorio es el incremento en la recaudación, que desde la temporada 2014/15 ha supuesto un incremento del 40%: entonces se obtuvieron 876 millones de euros de los 42 equipos que conforman la LaLiga, mientras que sólo tres años después la cifra se ha disparado hasta los 1.227.

El fútbol español de élite ya representa el 0,1% del PIB

En comparación, el montante recaudado por Hacienda representa algo más del 0,1% del PIB de España, situado en los 1,06 billones de euros en 2016. De hecho, otro de los grandes hitos ha supuesto que la AFE sólo haya confirmado una denuncia por impago entre los jugadores de los 42 equipos de la LaLiga ─antes LFP─, lo que da buena cuenta del buen estado económico del fútbol desde que el CSD y LaLiga iniciaron el plan de saneamiento del fútbol en 2012.

Desglosado, el importe corresponde mayoritariamente durante la última temporada a las liquidaciones de IRPF de los jugadores, los entrenadores, los ayudantes y el resto de personal de los clubes, que sumaron un total de 847,2 millones de euros sobre los 1.227,4 totales.

Leer más: El fútbol como inversión: estos equipos cotizan en bolsa

La cantidad restante, 380,2 millones de euros, corresponde a los impuestos de sociedades que tuvieron que abonar tanto los 42 equipos como las empresas que gestionan los derechos de imagen de los futbolistas, en el punto de mira de la Agencia Tributaria porque tributan al 25% o 30%, en lugar del 46% correspondiente al tipo general de IRPF.

Las previsiones de cara a los próximos años son optimistas y se espera que al término del curso que está a punto de comenzar los ingresos suban hasta los 1.314 millones de euros y que en la temporada 2019/2020 la recaudación ascienda hasta los 1.478 millones de euros. 

Por otra parte, en cuanto a la deuda, las estimaciones de LaLiga sitúan el monto en los 54 millones de euros al final de la temporada 2019/2020. Algo a lo que contribuirán tanto el reglamento financiero nacional como el impuesto por la UEFA para los equipos que juegan competición continental no tengan un balance negativo a final de temporada de más de 5 millones de euros.

El Juego Limpio Financiero de LaLiga, un caso de éxito

En la Asamblea de la LFP del 12 de julio de 2011, los clubes que la integraban decidieron aprobar un mecanismo de autorregulación financiera para asegurar el cumplimiento de sus compromisos económicos con jugadores, administraciones y proveedores.

Un año más tarde se creó una Comisión Paritaria entre el Consejo Superior de Deportes (CSD) y la LFP para establecer y regular las normas de supervisión y control económico financiero aplicables a los clubes y Sociedades Anónimas Deportivas, promoviendo su solvencia.

Leer más: Dónde ver el fútbol y cuánto te costará en Movistar, Orange y Vodafone

Ya en 2013, en la Comisión Delegada de la LFP se aprobó la normativa específica de control económico que entró en vigor en la temporada 2013/14. Su objetivo es el de hacer sostenible económicamente al fútbol y evitar casos de concursos de acreedores o desapariciones de clubes de fútbol.

Para ello, entre otras cosas, se fijó un límite en el coste de la plantilla, gracias al cual se pretende garantizar el equilibrio presupuestario y evitar casos en los que los costes superan a los ingresos durante una temporada, provocando impagos tanto a los trabajadores como a Hacienda en concepto de IRPF y de impuesto de sociedades.

Te puede interesar