Hackean el suministro de aguas de una ciudad de Florida para intentar envenenar a los vecinos: un recordatorio de hasta dónde llegan las amenazas digitales

Un operario en la planta de tratamiento de aguas de París.
Un operario en la planta de tratamiento de aguas de París.

REUTERS/Benoit Tessier

  • El sheriff de esta ciudad de Florida fue contundente: "Alguien ha intentado envenenar a los vecinos de Oldsmar con un ciberataque a la planta de aguas".
  • Los ciberdelincuentes lograron acceder en remoto a la planta y alterar los niveles químicos del agua, aumentando la lejía que se usa para regular su acidez.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Las autoridades estadounidenses están investigando un siniestro ciberataque a una planta de aguas de Oldsmar, una ciudad de Florida. El suceso tuvo lugar el pasado viernes y, según recoge Tampa Bay Times, nadie estuvo realmente en peligro porque el incidente se detectó a tiempo.

El suceso, no obstante, sirve para recordar la dimensión que pueden alcanzar las nuevas amenazas digitales. El ciberataque se ejecutó en remoto contra la planta depuradora de aguas, y los ciberdelincuentes, que todavía no han sido identificados, lograron alterar los niveles de los compuestos químicos que se emplean en la planta para suministrar el agua corriente a los hogares de la urbe.

En concreto, aumentaron hasta en 100 veces la presencia de la sosa cáustica en las aguas de la central, por lo que el recurso podría resultar tóxico para quien lo ingiriese directamente desde el grifo de casa. La sosa cáustica está presente en plantas de tratamientos de agua precisamente para regular la acidez del suministro.

Shaadow: la nueva 'spin-off' de Telefónica es una startup con una tecnología patentada para acabar con las filtraciones de documentos confidenciales

"Alguien ha intentado envenenar a los vecinos de Oldsmar con un ciberataque a la planta de aguas", resumió Bob Gualtieri, sheriff del condado de Pinellas, en Florida. Gualtieri dio detalles del suceso este lunes, y también explicó que nadie se había visto en peligro gracias a que un trabajador de la planta estaba vigilando los niveles de agua desde casa y pudo revertir los cambios en seguida.

De momento no hay detenidos, aunque la investigación ya tiene indicios. En concreto, el trabajador en remoto que fue capaz de impedir el envenenamiento de la población detectó cómo a la una y media del mediodía del viernes alguien accedía a la red de la planta de aguas en remoto. En un principio esto no es extraordinario, ya que sus supervisores acceden regularmente con este método.

Una experta advierte de que todavía hace falta "más formación emocional" para conseguir un internet seguro para todo el mundo

La casualidad quiso que el operario permaneciese atento a su pantalla y viese, con asombro, cómo los piratas informáticos utilizaron un programa para aumentar exponencialmente la presencia de sosa cáustica en el agua. En concreto, si los niveles de sosa cáustica en el suministro de Oldsmar es de 100 a un millón, la concentración del químico se elevó hasta 11.100 por un millón.

En la investigación se han involucrado agentes del FBI y de los servicios secretos norteamericanos, después de que el propio alcalde de la ciudad afectada, Eric Seidel, advirtiese de la importancia de dar la voz de alerta. "Hay un agente enemigo ahí fuera". Las ciudades vecinas de Oldsmar ya han sido advertidas del incidente, aunque el regidor, Seidel, también se ha congratulado de que los protocolos de vigilancia hayan demostrado su eficacia en esta ocasión.

El Ministerio de Consumo investiga la promoción de apuestas deportivas de varios influencers para determinar si detrás está un operador de juego

Este, que puede ser un incidente aislado, sirve de recordatorio de las dimensiones que pueden adquirir las amenazas digitales en un momento en el que tanto la industria como los hogares de los ciudadanos están más conectados. Uno de los primeros ciberataques al mundo físico se registró hace más de 10 años, cuando las centrifugadoras de una planta de uranio en Irán comenzaron a fallar.

Fue entonces cuando se descubrió un gusano llamado Stuxnet.

LEER TAMBIÉN: 9 claves que debes conocer para mejorar tu privacidad en Google y proteger tus datos

LEER TAMBIÉN: Internautas chinos están pagando hasta 65 euros por una invitación a Clubhouse: quieren acceder a la popular app de charlas en línea para hablar sin censura

LEER TAMBIÉN: Varias apps de control parental son opacas en materia de privacidad y ofrecen datos de niños y padres con fines publicitarios, según una investigación internacional

VER AHORA: Qué es Twitch y por qué está tan de moda