Este ingeniero está poniendo patas arriba las apps de las administraciones y evidencia el 'humo' de los políticos: hay mucha "charlatanería"

Jaime Gómez-Obregón, hacker y analista independiente.
Jaime Gómez-Obregón, hacker y analista independiente.

Wikimedia Commons

  • Este hacker está analizando más de un millar de apps para móviles desarrolladas por ayuntamientos, gobiernos regionales y empresas públicas.
  • De esta manera pretende combatir la "charlatanería" que envuelve a la política cuando trata asuntos tecnológicos.
  • Un ejemplo es el de una app de turismo para Lepe (Huelva) que incluía "un geovisor inteligente": un mapa con puntos clave.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

La Unión Europea destinó más de 1.000 millones de euros para impulsar las ciudades inteligentes en más de 80 localidades, pero un informe del Colegio de Ingenieros de Telecomunicaciones (COIT) ponía de relieve en 2018 que los progresos alcanzados habían sido nimios.

El de las smart cities es uno de tantos ejemplos de significantes que se han vaciado de contenido, denuncia el hacker español Jaime Gómez-Obregón. Desde principios de junio, este ingeniero está haciendo un amplio análisis de más de un millar de aplicaciones para móviles diseñadas y desarrolladas por y para las administraciones públicas. Las conclusiones de su estudio las está compartiendo a sus mecenas de Patreon y a sus seguidores en redes sociales.

Así, en cuestión de semanas, Gómez-Obregón ha destapado las vergüenzas de diversas administraciones como la del Ayuntamiento de Lepe: la localidad onubense anunció a mediados de 2017 la licitación por 200.000 euros de un proyecto cofinanciado con fondos FEDER con el que crearía una plataforma de "smart turismo". Uno de los lotes suponía la creación de una app y un geovisor inteligente.

Pero, ¿qué es un geovisor inteligente? ¿Qué ha quedado del proyecto, cuatro años después? La respuesta la daba Gómez-Obregón en este hilo que ha acabado viralizándose. Un geovisor inteligente es un mapa con puntos encima, el portal web que se diseñó tenía un buscador que no funcionaba, el rediseño de la identidad visual era más que cuestionable y la página web creada no estaba indexada en los motores de búsquedas más populares, como Google o Bing.

"Llevo años dedicándome a estos temas", explica Gómez-Obregón en una reciente entrevista con Business Insider España. "A lo que me dedico es a usar la tecnología y las bases de datos para llevar más transparencia a lo que sucede en el sector público", resume. "Lo que estoy intentando hacer estos últimos días, por decirlo de algún modo, es una auditoría independiente de las aplicaciones desarrolladas por las administraciones".

Nuevas normas de uso de la mascarilla: en qué casos hay que llevarla puesta y en cuáles se puede quitar

Todo comenzó a principios de mes cuando anunció que había reunido 750 aplicaciones. "Como primera fase las estoy catalogando: parece que no hay un inventario de aplicaciones desarrolladas por organismos públicos", incide. Toda la info que el experto está extrayendo de estas aplicaciones proviene de la información que se contiene en las tiendas oficiales de aplicaciones de Android (Google Play) o iOS (App Store).

Gómez-Obregón está usando la tecnología no para resolver "los problemas" de sus clientes, sino para "analizar asuntos que son del interés de todos", relata él mismo. Su trayectoria ha estado muy ligada a la transparencia. Lanzó hace años un mapa de los contratos públicos de Cantabria, y La Donación, un portal que reúne datos e información pública sobre posibles casos de corrupción relacionados con la Casa Real española.

El especialista reivindica en todo momento su independencia. Trabaja gracias a mecenas que le apoyan en Patreon. Y ha rechazado ofertas incluso de la Secretaría de Estado de Digitalización e Inteligencia Artificial con el fin de garantizar esa independencia. "Yo no participo de ninguna feria política ni me interesan los partidos. El objetivo tampoco es generar propaganda. Trata de que nuestras instituciones sean más eficaces y que los ciudadanos disfrutemos de las mejores posibles".

Por eso también recuerda "la ingente capacidad tractora" que tiene en España el sector público. "Puede poner patas arribas cualquier sector porque tiene una capacidad de compra y de inversiones en tecnología tremendas. Son astronómicas". Y recuerda: su análisis se ha reducido, por el momento, a las apps elaboradas por unos 300 o 400 organismos públicos. "Pero hay más de 8.000 ayuntamientos". "Sumemos gobiernos autonómicos, empresas públicas, cabildos".

Los servicios digitales públicos suelen ser de una calidad nefasta

Sin embargo, "esa capacidad tractora no se está utilizando para desarrollar un sector tecnológico puntero, sino que se está utilizando para oxigenar la parte más precaria. Grandes consultoras con salarios malos y alta rotación". Esos servicios públicos digitales "suelen ser de una calidad nefasta". "Eso está objetivado y es parte del estudio que estoy haciendo".

Gómez-Obregón habla de objetivar porque las valoraciones que tienen en las tiendas de Android o iOS estas apps públicas cuentan con cientos de comentarios negativos. "Hay quien dice que la gente es muy crítica y poco constructiva, pero si hacemos una lectura contrastada con una app de una empresa privada, los comentarios y puntuaciones que reciben son netamente positivos".

Quién era John McAfee y por qué estaba en una cárcel española: los encontronazos con la ley del magnate de los antivirus

Sus conclusiones primero llegan a sus mecenas, pero después estarán disponibles para todos. La información que maneja supera los 250.000 comentarios sobre apps y casi medio millón de puntuaciones. Espera que al término de su estudio pueda confeccionar un informe con una serie de recomendaciones al sector público, y llamar así la atención sobre "situaciones kafkianas que padecemos los ciudadanos con herramientas que son imprescindibles como la app de Renfe o la de Cita Previa. Algunas son un desastre".

El hacker también reconoce que hay "apps públicas que son excelentes", lo que también se reflejará en el informe "en aras del rigor". Pero también quiere denunciar algo que le toca "en el alma", en la "fibra sensible". "Cuando vas a comprar un coche puedes hablar con un comercial que sabe algo de coches, pero quién realmente tiene una visión sobre cómo funciona el coche es el que está con las manos llenas de grasa en el taller. Me dedico a la tecnología desde toda la vida. Por supuesto, no lo sé todo, pero de mi parcela sí controlo y soy un especialista". 

"Y estamos asistiendo a una perversión del lenguaje".

"Los técnicos no hablamos así"

Una ruta tecnológica en Málaga. Un geovisor inteligente en Lepe. Durante años, los discursos políticos han incluido términos rimbombantes que Gómez-Obregón no soporta. "Los técnicos no hablamos así, los técnicos no hablamos como hablan los políticos. Desde la política se apalancan en este lenguaje, en esta neolengua que es una charlatanería".

El problema de esa "charlatanería" es que llega a vaciar de significado algunos términos. Por ejemplo, el de ciudad inteligente. "Las smart cities son un concepto lleno de sentido, pero ahora está vaciado. Ves notas de prensa que defienden que van a crear una ciudad inteligente en un municipio de 20.000 habitantes y en el fondo te están hablando de que van a crear una aplicación en el móvil. Así se generan unas expectativas que nunca se satisfacen", lamenta.

El especialista se refiere explícitamente a muchos periodistas. "Hago un llamamiento en positivo al periodismo local que va a esas ruedas de prensa. Que planteen una visión crítica de las cosas. No puede ser que un alcalde diga que vamos a lanzar un cohete a la luna y nadie se plantee si el que se lanzó antes ha despegado siquiera", denuncia.

Que las tecnológicas apuesten por tu ciudad no siempre es bueno: el modelo de Málaga abre la puerta a nuevos pelotazos urbanísticos, alertan expertos

También le pide a la sociedad que "no seamos tan crédulos. No nos dejemos impresionar por esta palabrería. Como buenos vendedores de humo, las palabras van cambiando".

Desde la política se eleva a la tecnología a un papel "mesiánico", "algo que nos va a hacer a todos muy felices y que nos va a cambiar la vida". En el sector, expone el ingeniero, "estamos muy acostumbrados". "Es una idea que no es nueva. Es la idea del solucionismo tecnológico. Los políticos se están subiendo a ese tren que no va a ningún lado. Un tren en el que cualquier problema que tengan los vecinos se soluciona con la dosis adecuada de tecnología".

Gómez-Obregón reivindica que un desarrollo tecnológico no se puede presentar ni acometer como se presenta o acomete el trazado de una carretera o de cualquier otra obra pública. "Es algo diferente. En tecnología muchas veces hay que fracasar y luego iterar. A la primera no siempre se da en el clavo".

Las primeras reacciones a su trabajo ya se están produciendo. A raíz de su hilo sobre el turismo inteligente que proponía Lepe, varios periodistas se pusieron en contacto con la empresa pública Red.es que impulsó el proyecto y se han publicado nuevas informaciones al respecto. Él lo resume en su perfil en Twitter:

"Ojalá provoque un cambio".

Otros artículos interesantes:

"Málaga está expulsando a gente": por qué el modelo del Parque Tecnológico no está caduco en el 'Silicon Valley andaluz', según su director

Europa busca su diplomacia tecnológica: por qué están en juego soberanía y derechos y en qué te afecta, según esta prestigiosa politóloga

La 'batalla' del Reino Unido contra la variante Delta que podría servir de advertencia para Europa y España: aumentan los casos de coronavirus y las hospitalizaciones