Hallan inesperadas bacterias en el océano Ártico capaces de descomponer el combustible ante un derrame de petróleo

Bacterias del Ártico

Getty Images

  • Un nuevo hallazgo de científicos de la Universidad de Calgary revela que bacterias inesperadas encontradas en aguas del Ártico canadiense pueden biodegradar los combustibles fósiles como el diésel y el petróleo.
  • Estos microbios son Paraperlucidibaca, Cycloclasticus y Zhongshania y pueden limpiar el océano asegurando que esté limpio para las comunidades indígenas que viven en el entorno. 
  • Descubre más historias en Business Insider España. 

El Océano Glacial Ártico es el más pequeño de la Tierra. Rodea al Polo Norte y se extiende al norte de Europa, Asia y América, ocupando 14.100.000 kilómetros cuadrados. En sus gélidas aguas, cada vez más afectadas por la contaminación y el deshielo, se ha descubierto un secreto: una bacteria capaz de descomponer el diésel y el petróleo.

En el estudio llevado a cabo tras la expedición de científicos de la Universidad de Calgary y publicado en la revista Applied and Environmental Microbiology explican que estos microbios árticos pueden degradar el diésel y el petróleo. 

Las bacterias halladas son Paraperlucidibaca, Cycloclasticus y Zhongshania, tipos de bacterias que viven en el Mar de Labrador, capaces de descomponer los combustibles fósiles presentes. Limpian el océano, y aseguran que siga siendo un recurso vital para las comunidades indígenas circundantes.

El comunicado oficial detalla que la secuenciación genómica reveló un potencial inesperado para la biorremediación de hidrocarburos en linajes de bacterias como Paraperlucidibaca, Cycloclasticus y Zhongshania. "Pueden representar actores clave en la respuesta a los derrames de petróleo marino en el Ártico", explica su coautor, Casey Hubert

"El estudio también confirmó que proporcionar nutrientes puede mejorar la biodegradación de los hidrocarburos en estas condiciones de baja temperatura", explica el investigador. 

Estas aguas permanentemente frías están experimentando un aumento de la actividad industrial relacionada con el transporte marítimo y las actividades del sector de petróleo y gas en alta mar, por lo que entre las estrategias de mitigación podrán incluirse dichas bacterias. 

La costa de Labrador, donde se llevó a cabo el estudio, es importante para los pueblos indígenas que dependen del océano para alimentarse y que, a diferencia de lo que ocurre en latitudes más bajas, ha habido una escasez de investigación sobre biorremediación.

“A medida que el cambio climático extiende los períodos sin hielo y se produce una creciente actividad industrial en el Ártico, es importante comprender las formas en las que el microbioma marino del Ártico responderá si hay un derrame de petróleo o combustible”, anota Hubert. 

Bacterias, aliadas de la naturaleza para la biorremediación del mar ante los derrames

Extracción de petróleo
Wikipedia

Los microbios pueden ayudar ante las emergencias acontecidas en esta región vasta y remota. En el experimento se simuló este procedimiento de un derrame de petróleo dentro de botellas, en las que se dispuso lodo de los primeros centímetros del lecho marino con agua de mar artificial y diésel o petróleo crudo, acompañados de nutrientes en distintas concentraciones.

Las simulaciones se realizaron a 4 ° C, para aproximarse a la temperatura en el Mar de Labrador, y se llevaron a cabo durante varias semanas, demostrando que estos microbios responden rápido a problemas como este. La comunidad local de Terranova y Labrador obtiene beneficios del combustible, pero sufrió una gran preocupación tras el derrame de petróleo acontecido en Deepwater Horizon en 2010.

Otros artículos interesantes:

Gravity Wave, la startup española que sale a "faenar" plástico del Mediterráneo con la ayuda de 800 pescadores tradicionales y lo resucita en forma de muebles o material de oficina

La agonía del hielo ártico: el científico que dirigió la mayor expedición al Polo Norte cree que podríamos haber cruzado la barrera del calentamiento global irreversible

El deshielo del Ártico podría desencadenar la propagación de virus antiguos