Pasar al contenido principal

“Hacemos hamburguesas que se cocinan mientras viajan”: la revolución culinaria impulsada por InMotion Food que nació con el coronavirus

Equipo de InMotion Food.
Equipo de InMotion Food. A la izquierda, los cofundadores Enrique Pérez Castro y José Luis Domínguez de Posada. InMotion Food
  • InMotion Food reinventa la restauración y promueve una fusión de cocinas exclusivas para el envío a domicilio.
  • La startup de comida que se cocina mientras llega a tu domicilio se lanzó al mercado el pasado 18 de marzo en medio de la crisis del coronavirus. Ha tenido una buena acogida y ya ha agotado el stock de su hamburguesa Nugu.
  • La compañía no comparte datos sobre sus primeras rondas de financiación y su previsión de ingresos para 2020.
  • InMotion Food planea abrir una nueva cocina a finales de 2020 que se sumará, junto a los 11 trabajadores del equipo, a sus marcas de comida ecológica: Nugu Burger, Caprinchos y De la abuela.
  • El proyecto se ha lanzado al mercado en pleno coronavirus y ha resistido a la pandemia del COVID-19, según cuentan a Business Insider España Enrique Pérez Castro y José Luis Domínguez de Posada, sus cofundadores. 
  • Descubre más historias en Business Insider España.

¿Una hamburguesa que se cocina mientras llega a la puerta de tu casa? Ahora es posible gracias a Nugu Burger, una de las cocinas de InMotion Food, que ha desarrollado un nuevo proceso de elaboración, ingredientes, tiempos y packaging que ha cambiado el concepto de restauración tradicional que conocíamos —y también el de las burgers, que ahora han diseñado envueltas en pan—.

La startup de marcas de comida exclusivas para el servicio a domicilio —como la anteriormente mencionada, Caprinchos y De la abuela—, lanzada el 18 de marzo, en pleno el estado de alarma, ha tenido tan buena acogida que ha agotado el stock en su primer mes.

"La hamburguesa ha tenido una acogida que ha superado todas nuestras expectativas. Nos hemos quedado, literalmente, sin hamburguesas varios días. En un segmento como este —que junto a la pizza y el sushi son lo más competitivo en el delivery—, la verdad es que nos ha demostrado que la gente entiende el valor añadido", aseguran Enrique Pérez Castro y José Luis Domínguez de Posada, cofundadores de InMotion Food, a Business Insider España.

Y, aunque su previsión de ingresos está estrechamente ligada a la evolución de la actividad económica, InMotion Food prepara su siguiente cocina hecha para el delivery para antes de que finalice 2020. 

Leer más: "Las startups llevan la innovación en su ADN": así es como se están reinventando estas 11 empresas por la crisis del coronavirus

"Lo teníamos casi todo preparado, creíamos que el producto era bueno y, como se consideraba servicio esencial, teníamos que seguir avanzando", explican sobre su atrevido lanzamiento en medio de un parón de la economía española que supondrá pérdidas de hasta 49.000 millones de euros.

"La oferta del delivery estaba dominada por la comida fast food, porque es la que más preparada está para viajar. Pero esa oferta, de cara a lo que queríamos nosotros y lo que tenía el mercado, es muy limitada", detallan sobre los orígenes de la compañía que, empezó a desarrollarse en julio de 2019 con el objetivo de traer calidad al canal y mejorar la oferta de la restauración.

Con su sede al lado de la plaza de Chamberí (Madrid), además de Pérez Castro y Domínguez de Posada en la oficina central, la startup cuenta con un tercer socio industrial que les provee entre el 40% y 50% de las materias primas que necesitan. Opera en Extremadura y experiencia en la restauración colectiva, aunque su nombre, al igual que las rondas de financiación que ha levantado el proyecto, se desconocen. 

Mientras, los encargados de que todas las piezas encajen son 5 profesionales culinarios para las distintas marcas y 4 especialistas en marketing y tecnología, que hacen llegar sus productos a domicilio a través de Uber Eats, Glovo, Deliveroo y Just Eataplicaciones que han repartido a domicilio durante la cuarentena

"Nuestra calidad no se aplica a la restauración tradicional. Buscamos hacer platos que se cocinen mientras viajan"

"Pensando un poco en el concepto de calidad, nos dimos cuenta de que tiene 2 dimensiones. La primera es la materia prima. Y, la segunda, llegar en condiciones óptimas. Era la mejor forma de adaptarse al canal del delivery", reconocen. 

Lo que también explica por qué no podrían adaptar su negocio a un local tradicional donde los platos se sirven nada más prepararse, mientras en el envío a domicilio, hay un período de unos 20 minutos desde que se termina hasta que llega al cliente.  

Leer más: Estas son las mejores hamburgueserías de cada provincia española

Para ello, han rediseñado además de la restauración, el concepto de hamburguesa: "Marcamos la carne, montamos la hamburguesa con un pan que hemos diseñado que envuelve la completamente junto al resto de ingredientes y la metemos en el horno. El horno cocina el pan y el pan, a su vez, sigue cocinando la hamburguesa en el trayecto. Y es, entonces, a unos minutos de haber salido del horno, cuando la hamburguesa está perfecta". 

Y lo mismo con sus cocidos, fabadas y carrilleras —cada plato con sus tiempos y procesos personalizados de elaboración.

"Nuestra calidad no puede aplicarse a la restauración tradicional. Hacemos platos que se puedan cocinar mientras viajan o que están adaptados para tener en cuenta ese periodo", insisten.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Una publicación compartida de Nugu Burger (@nuguburger_4delivery) el

Para desarrollar esta idea, creían que con un envase especializado se sostendría sola: "Tiene que haber un packaging que te ayude a hacer esto, pensamos. Pero para entonces estaban un poco en pañales. Y fue con lo que nos dimos cuenta de que la comida también tenía que estar pensada para ello".  

Fruto de ello, dieron con bols de celulosa de azúcar y cubiertos de celulosa de maíz —aunque para algunos productos muy calientes, que necesitan válvula de escape para el aire, han empleado plástico. "Eso con papel no funciona", señalan, mientras fardan de aprovechar al máximo la calidad gastronómica de España: 

"Creemos que el producto local es muy importante porque ya eso, de por sí, reduce la huella ecológica que, aunque nos encarece algunos costes, se amolda a nuestro negocio local. Digamos que vamos a lo mejor de cada casa. De Extremadura mucha carne, legumbre y verdura. De Cádiz, pescadito y atún rojo. De Burgos la morcilla y guisos de baja temperatura que tienen con productos de allí que son brutales. De las diferentes regiones, recuperamos lo que está más rico", enumeran. 

Enrique Pérez Castro y José Luis Domínguez de Posada, cofundadores de InMotion Food.
Enrique Pérez Castro y José Luis Domínguez de Posada, cofundadores de InMotion Food. InMotion Food

Aun así, la crisis del coronavirus le ha golpeado a su manera

Han tenido que adaptarse para seguir adelante cuando más de un tercio de la población se encontraba confinada, las empresas más afectadas en España realizaban ERTES y el mercado de las startups preveía que un 20% de ellas no sobreviviría a la crisis, mientras el 74% se vería severamente afectada —lo cual no ha sido el caso de InMotion Food.

"Las cadenas de aprovisionamiento se han visto muy limitadas. La gran mayoría de la restauración tradicional estaba cerrada, porque no se podía llegar a todo. Podías hacer delivery, pero si eres un restaurante tradicional, tus números no salen sólo con el envío a domicilio", contextualiza Dominguez de Posada. 

"Nos hemos encontrado con proveedores que iban a repartir 2 y 3 veces por semana, ahora están haciéndolo 1 vez por semana o incluso 1 vez cada 2 semanas. Además, hemos tenido que reforzar los protocolos de seguridad y sanidad dentro de la cocina y con el personal —con curso de formación, respetando las medidas permanentes y mascarillas desde el primer momento".

Leer más: 17 startups que seguramente no conoces y podrían despuntar en los próximos 10 años

Hasta el momento, la compañía prefiere no compartir métricas dada la incertidumbre económica que ha provocado la pandemia de COVID-19, pero reconoce que esta situación le ha beneficiado. 

"Inicialmente nos ha beneficiado porque muchos usuarios que nunca habían utilizado el delivery, lo han hecho durante la pandemia. Sin embargo, las perspectivas económicas, como son muy variables, no nos queremos mojar en números ahora porque es muy difícil prever si va a haber un rebote en julio y nos van a volver a cerrar".

La empresa a largo plazo: una cartera de unas 10 marcas que se distribuyen a través de una red de cocina

Sus cofundadores defienden que si algo distingue a InMotion Food para hacer frente a lo que llaman "retos", es su modelo de negocio sustentado en sinergias y enfocado exclusivamente al canal —fruto de la experiencia de Pérez Castro en consultoría "ayudando a empresas a cómo vender más y mejor" durante sus 3 años y medio en Arthur D. Little; y Domínguez de Posada en el mundo de las finanzas, con un MBA en la Escuela de negocios Booth y más de 2 años en el fondo de inversión Macquarie Group. 

"El modelo de negocio consiste en conseguir sinergias y estar enfocado al canal. No tenemos cara al público y conseguimos grandes ahorros en cuanto a costes. Y reinvertimos todo eso en calidad para ganar ventaja competitiva", explican.

Más de un restaurante en la misma localización, uso compartido de almacenes y cámaras de congelación y refrigeración, mayor poder de negociación con proveedores que, como resultado, permite invertir en una materia prima de más calidad, 100% española para premiar la gastronomía nacional y disminuir la huella ecológica.  

Leer más: Comer entre mamparas, controles de temperatura y menús en el móvil: las ideas que un hostelero está poniendo en marcha en su restaurante para la reapertura

"Hemos montado un modelo de negocio que es muy ágil, muy rápido", recalca Enrique Pérez Castro, "Por las características que tiene, al final puedes montar una especie de empresa de software. Lanzamos productos al mercado (restaurantes) en función de los sitios en los que estamos. Si funciona, lo escalamos muy rápido en nuestra red de cocina".  

"Así es como vemos la empresa a largo plazo: una cartera de unas 10 marcas que se distribuyen a través de una red de cocina y según en qué localización estás tienes unas marcas u otras", detallan mientras adelantan que para antes de finalizar 2020 una cuarta cocina se sumará a Nugu Burger, Caprinchos y De la abuela en Madrid —antes de dar el siguiente paso natural a Barcelona.

Y además