Aparecen tiendas no oficiales de Shein por todo México: la falta de conectividad y de desconfianza en el comercio online está detrás de este fenómeno

Tienda Shein

Las tiendas no autorizadas de Shein han comenzado a proliferar por todo México. Al parecer, la falta de conectividad y la desconfianza respecto al comercio online entre gran parte de la población está detrás del movimiento. 

Un reportaje de Rest Of World sobre el terreno ha analizado la tendencia adentrándose en una de ellas. En concreto, habla de la tienda física de Précoma en la que pese parecer una tienda de segunda mano, toda la ropa es nueva y comprada en Shein.

La popularidad que ha ido cosechando la firma china ha desbancando al resto de negocios minoristas tradicionales de todo el mundo. Un hecho que se evidencia en que haya alcanzado los 100.000 millones de dólares (unos 95.000 millones de euros) tras su última ronda de financiación, una cifra que no logran juntos Inditex y H&M, sus principales rivales. 

Esta fama —sumada al hecho de que Shein tiene un modelo comercial puramente online— ha empujado el desarrollo de una red de tiendas dedicadas a la compra, el almacenamiento y la venta de productos Shein a granel.

Que el movimiento –no oficial– se haya gestado en México responde a una razón cultural, social y económica. 

"En Shein nadie juzgó mi cuerpo": la legión de desencantadas con la moda tradicional que encuentran en la empresa china un salvavidas al que perdonan sus sombras

El país tiene una tasa de penetración de internet de alrededor del 75%, pero los compradores solo representan alrededor del 9% de las compras minoristas, de acuerdo a la Asociación Mexicana de Ventas Online.

Del mismo estudio se desprende que la razón principal por la que los compradores mexicanos dudan en comprar online es por el temor a ser estafados cuando realizan una compra digital. 

Pese a que Amazon y MercadoLibre tienen a México como un mercado prioritario, la baja confianza en el comercio online, el predominio del dinero efectivo y una lenta logística de entrega han contribuido a unas bajas tasas de ventas.

Además, algunos de estos clientes sostienen que prefieren la experiencia física a la digital. A la molestia de agregar un paso adicional a un servicio de entrega, se le suman las dudas sobre un artículo en particular o tener que lidiar con problemas con el envío. Todo ello hace que prefieran tratar con un humano en lugar de una aplicación. 

Por ello, la tienda de Précoma actúa como intermediaria, acumulando clientes para generar descuentos lo suficientemente grandes a través de pedidos al por mayor que se mueven entre los 50 y 100 artículos. 

Estas tiendas ofrecen los mismos precios que los usuarios pueden encontrar en la aplicación oficial. La forma en la que obtienen una ganancia es aprovechando al máximo el sistema de descuento gamificado que Shein ofrece a sus clientes online.

 “Cuantos más artículos compres en Shein, mejores descuentos obtendrás y más puntos ganarás para canjearlos por otros descuentos", reza su propia web a modo reclamo. 

Y estas tiendas han sabido sacar partido del proceso que el mismo Shein ha gestado. Tal es así que en el propio comercio aparece una guía práctica sobre cómo realizar pedidos a través de ella.

"Seleccione cualquier artículo en la aplicación o el sitio web de Shein; envía el enlace a través de WhatsApp; realiza el pago por adelantado del 50% y espere 15 a 21 días para que llegue el pedido. No hay gastos de envío y las recogidas son exclusivamente en tienda", explican.

Aunque los dueños de estas tiendas no dijeron qué ganancias ha generado esta práctica, los clientes con experiencia tanto en la aplicación como en las dinámicas de las tiendas estimaron que las boutiques pueden lograr hasta un 60% de ganancia.

Si tu pedido en la aplicación es mayor a 1.000 pesos mexicanos (cerca de 50 euros al cambio), el envío estándar es gratis. 

Estas tiendas, dirigidas en totalidad por mujeres, acumulan cerca de 300 pedidos de 200 pesos cada uno (casi 10 euros), eso es una media de 60.000 pesos (unos 3.000 euros) que cubre fácilmente el coste del envío exprés, el más rápido, que es de 370 pesos (18 euros). 

"Si compran al por mayor con un descuento que pueden moverse entre el 40% y el 60% , pero venden al mismo precio que se muestra en la aplicación, terminan obteniendo enormes ganancias”, explica una clienta. 

Proliferación y convivencia con las tiendas oficiales de Shein 

En imagen, tienda efímera de Shein en Madrid.

Aunque estas tiendas se pueden encontrar en casi todos los estados de México, son más comunes en áreas urbanas de baja densidad o en lugares de bajos ingresos. 

Hay al menos 5 puntos de este tipo en Ixtapaluca, un municipio del Estado de México, donde el ingreso mensual promedio es de 3.940 pesos (alrededor de 196 euros), aproximadamente la mitad del salario mínimo nacional. 

Bajo esta misma idea, estos enclaves comerciales también han proliferado en Guerrero y Oaxaca, que, junto con Puebla, son 3 de los estados más pobres del país. 

 

Pero estos movimientos –a priori gestados de forma casi orgánica– conviven con la estrategia de Shein por la apertura de tiendas efímeras en las que el gigante chino pone a la venta de forma física sus productos de forma temporal.

En México, y solo en los 2 últimos años, el grupo ha puesto en práctica estos movimientos. Lo hizo 2 con 2 aperturas efímeras en 2021 y 2 este año. La estrategia la replica en cada punto del globo. 

Destaca su puesta de largo en pleno corazón de Madrid, donde una legión de acérrimas seguidoras se daban cita a primera hora de la mañana. El éxito, pese a que el grupo no remitió cifras de ventas o de afluencia, fue abrumador. 

"México es uno de nuestros mercados extranjeros más importantes y vemos que la valoración de nuestros productos está creciendo en el país", dijo Simon Shan, director de mercado de Shein en México, en un comunicado de prensa de mayo de 2021. 

Otros artículos interesantes:

Quién es quién en el universo textil: Shein, el desconocido gigante chino que ha atrapado a la generación Z y ahora debe redefinir la fórmula que le ha llevado al éxito

Del triángulo imposible de la producción a su "despiadada" eficiencia: la cara B de Shein, la marca que atrapa a la generación Z

El otro diagnóstico que explica por qué el gasto en moda vive sus horas más bajas: del efecto Shein al pujante mercado de segunda mano

Te recomendamos