Pasar al contenido principal

Este es el motivo por el que se ha duplicado el número de millonarios en España en la última década y por qué es una mala noticia para la clase media

La calle Preciados de Madrid, llena de gente
Reuters
  • El Informe Mundial de la Riqueza 2019, elaborado por la consultora Capgemini, desvela que entre 2008 y 2018 el número de millonarios se ha multiplicado por 2 a nivel global y casi se ha duplicado en España.
  • A pesar de la crisis económica, el número de españoles que cuenta con un patrimonio líquido de al menos un millón de dólares (unos 880.000 euros) pasó de 127.000 en 2008 a 224.000 en 2018.
  • Desde Capgemini España atribuyen este fenómeno al aumento del valor monetario de la producción en España, "que ha permitido tanto aprovechar las oportunidades de mejora como oportunidades de construir nuevos negocios, especialmente a las personas con altos patrimonios".
  • El profesor de EAE Business School Eduardo Irastorza atribuye este fenómeno a la "polarización de la riqueza" y advierte de sus efectos en las clases medias.
  • Descubre más historias en Business Insider España. 

En las últimas décadas, hemos cambiado nuestra manera de comunicarnos, de viajar, de disfrutar de nuestro tiempo libre e incluso de trabajar y, sin embargo, hay viejos dichos que siguen estando igual de vigentes que el primer día: "Los ricos son cada vez más ricos y los pobres, más pobres".

Habrá quien piense que un corolario tan manido como este ya no se cumple, es propio de países en vías de desarrollo o parte de una visión sesgada, pero los resultados del último estudio de la consultora Capgemini sobre el reparto de la riqueza confirman que sigue estando en vigor. Los más ricos no solo aumentan, sino que en el mundo su número se multiplica por 2 incluso en periodos de recesión económica y austeridad generalizada.

Leer más: Las claves de la desigualdad: 26 personas concentran tanta riqueza como la mitad más pobre del mundo, según Intermón Oxfam

Esa es la principal conclusión del Informe Mundial de la Riqueza 2019 que elabora cada año la consultora Capgemini y en el que se analiza la situación de las grandes fortunas en todo el mundo. Para ello, se centra en aquellas personas con un capital disponible de más de un millón de dólares(unos 880.000 euros), sin contar su vivienda y otros activos más difíciles de hacer efectivos.

De este modo, entre 2008 y 2018, el número de millonarios en todo el mundo ha pasado de 8,5 millones de personas a más de 18 millones. Mientras, su fortuna conjunta, después de 7 años seguidos de incrementos, se ha moderado un 3% en 2018 respecto al año anterior, hasta situarse en 68,1 billones de dólares, especialmente debido al arrastre a la baja de países como China.

Capgemini

En España, como muestra el gráfico anterior, el fenómeno se repite: los patrimonios líquidos de al menos un millón de dólares (unos 880.000 euros) pasaron de 127.000 personas en 2008 a 224.000 en 2018. Esto supone que España ha casi duplicado el número de millonarios  en diez años pese a haber sufrido una de las peores crisis de su historia y de haber llevado los datos de paro, déficit y deuda a sus máximos históricos.

Por qué en España se han duplicado los millonarios a pesar de la crisis

Desde la consultora responsable del estudio, Andrés Álvarez, vicepresidente responsable de Banking Financial Services en Capgemini España, atribuye este fenómeno a "un gran proceso de transformación cuyo principal efecto ha sido la mejora de la renta per capita acompañada de una reducción de la población".

En concreto, el directivo de Capgemini señala a Business Insider que "el valor monetario de la producción de España ha tenido en estos últimos años un avance nominal superior al 4% y continua con 5 ejercicios de crecimiento real, que ha permitido tanto aprovechar las oportunidades de mejora como oportunidades de construir nuevos negocios, especialmente a las personas con altos patrimonios en España".

Leer más: Un nuevo e importante informe sobre el aumento de la desigualdad advierte de que la creciente brecha entre ricos y pobres es una amenaza para la democracia occidental

Álvarez reconoce que "en España, la evolución de la población HNWI (en inglés, high-net-worth individual o individuo con un alto patrimonio) y el patrimonio que acumulan en el periodo 2008-2018 normalmente ha ido pareja a la variación mundial excepto en los años 2010-2012, cuando la crisis principalmente tenía causas de origen doméstico".

Más allá de la consultora, el profesor de la EAE Business School Eduardo Irastorza apunta que este fenómeno no es nada nuevo, señalando que "este síntoma se había percibido en EE.UU. hace más de 10 años, cada vez hay menos personas que concentran más dinero y hay más personas que poseen menos dinero, lo que se define como una polarización de las rentas".

En una entrevista con Business Insider, Irastorza explica que el aumento en el número de millonarios y también en las rentas más bajas se traduce en una disminución de las clases medias. Además, afirma que este fenómeno ha quedado plasmado en indicadores como el índice de Gini, la curva de Lorenz o la de Milanovich o la regla de Pareto, que establece que el 20% de las personas tiene el 80% de las rentas.

La clase media y las marcas intermedias, en riesgo

Sin embargo, el profesor destaca que en EE.UU. esa proporción está tendiendo hacia las rentas más altas, lo que considera "preocupante porque esto es como cuando pierdes calcio en los huesos, ya quien sostiene realmente a la sociedad son las clases medias". Por eso, señala que el informe de Capgemini muestra que la desigualdad "no es una valoración ideológica sino un hecho constatable y científico".

"Hay más dinero, pero digamos que ese dinero también se concentra en la gente que posee más dinero y posee más dinero porque tiene más fondos de inversiones, que capitalizan el beneficio y la rentabilidad con mayor eficiencia y mayor intensidad que otros sistemas. Con lo cual, ese viejo concepto de que un hombre rico es aquel que vive de los intereses de sus intereses es cada día es más real", afirma el experto. 

Eduardo Irastorza destaca que las clases medias "estamos viviendo de las rentas del ahorro de años de bonanza, pero en este escenario nuestro futuro es preocupante". De cara al futuro, afirma que no hay "ninguna garantía de que la Seguridad Social vaya a cubrir nuestras necesidades", al igual que pone en duda "las promesas de los planes de pensiones" o de las rentas vitalicias de mantener nuestro nivel de vida.

Leer más: Así son los ultrarricos que están disparando el mercado de vivienda de lujo

Por ello, afirma el profesor, la inversión se está orientando a "bienes perdurables con un valor en el tiempo", como una vivienda o incluso el oro, que "te pueden dar una cierta seguridad de que vas a mantener tu nivel adquisitivo porque va a mantener un valor real en el tiempo". 

Junto a este fenómeno, Irastorza apunta a que "hemos reinventado una serie de conceptos que nos van a permitir llevar esta situación algo mejor, en el sentido de que es más importante disfrutar los bienes que poseerlos". Como ejemplo, cita los hábitos de consumo de los millennials, "que prefieren tener 25 sellos en su pasaporte que diga que ha viajado por el mundo que tener un coche en el garaje". 

Por otra parte, también apunta al fenómeno del consumo aspiracional, en el que que "hay un pequeño autoengaño por parte de la clase media, que en determinados aspectos sí accedemos al lujo y consideramos irrenunciables, aunque sea midiendo mucho otros gastos". Irastorza señala que esto daña a las marcas medias, atrapadas entre los premium y lo low-cost, "que están desapareciendo".

Y además