¿Qué puede hacer la Unión Europea para bajar el precio de la electricidad?

Ursula Von der Leyen, presidenta de la Unión Europea.
Ursula Von der Leyen, presidenta de la Unión Europea.

Reuters

Lo que hace solo unos meses era una utopía de inviable aplicación, hoy es algo factible. La guerra ha virado en posible lo imposible. La Unión Europea, como anunció el lunes, 29 de agosto de 2022, la presidenta de la Comisión Europea, Ursula Von der Leyen, intervendrá el mercado de la energía para tratar de abaratar el desbocado precio de la electricidad.

En sus palabras, será una "intervención de emergencia" para reformar un sistema, que se desarrolló en diferentes circunstancias, y que está "dejando claras todas sus limitaciones".  

El precio de la electricidad, en un sistema marginalista como el que se utiliza en Europa, está marcado por la tecnología más cara de las que entran en el pool, en este caso, el gas. 

La tendencia alcista comenzó antes de que Rusia invadiera Ucrania, pero ha cogido gran velocidad desde que comenzó la contienda bélica, debido, principalmente, a la especulación energética ejercida por Vladímir Putin

Limitar el precio de las tecnologías inframarginales de generación de electricidad

El próximo 9 de septiembre se celebrará una reunión de los ministros de Energía de los países miembros de la UE. El objetivo es tener una idea clara de las medidas a tomar para esa fecha. De momento, se ha hecho público un primer borrador.

En él, como mecanismo más llamativo, se propone introducir un límite al "precio de las tecnologías inframarginales de generación de electricidad (las renovables, la nuclear y el lignito), que tienen menores costes operativos que las plantas de gas natural".

 

Lo que se busca con este movimiento, explican, es hacer que los retornos comerciales de estas tecnologías sean independientes del precio marginal de la electricidad.

Esta medida, sostienen, proporcionaría a los estados miembros recursos económicos para financiar intervenciones en el mercado minorista. Además, dotaría de mayor seguridad jurídica a los países para proteger a los consumidores del impacto de los altos precios de la electricidad en las tarifas reguladas.

A lo anterior, habría que sumar una reducción obligatoria en la demanda de gas, como la ya prevista en el Plan de la Unión Europea Ahorra gas para tener un invierno seguro, que se centraría en lograr un tipo similar de reducción de la demanda también en la electricidad.

El efecto deseado, concluyen, solo se puede lograr a través de una combinación de estos componentes, donde la reducción de la demanda ayuda a mitigar la presión de los precios y los ingresos del tope inframarginal coadyuvarán a financiar las intervenciones orientadas al consumidor.

Desaconsejan extender la "excepción ibérica"

Antes de que la se iniciaran las hostilidades, España solicitó en Bruselas la desvinculación del gas del pool eléctrico, para tratar de abaratar el precio de la electricidad. La idea fue desdeñada por la UE en aquel momento. 

8 meses después, la medida era aceptada y entraba en vigor la conocida como "excepción ibérica", por la que España y Portugal aplican un descuento al precio del gas. De esta forma, han logrado que el precio de la luz en estos países sea notablemente inferior al de otros países europeos. 

Los científicos estiman que la civilización no será capaz de usar toda la energía disponible en el planeta hasta el año 2371

El jueves, 1 de septiembre de 2022, por ejemplo, el precio de la electricidad en España (sumando la compensación que se le paga a las eléctricas) es de 456,59 euros/MWh, mientras que en Francia es de 653,63 euros o en Alemania de 571,20 euros, tal y como se apunta en la web de epexspot.

Extender la medida de poner un tope al precio del gas al resto de Europa, es otra de las opciones que se han barajado desde Bruselas, aunque, en principio, parece que no se hará.

En el documento antedicho, aunque se reconoce la efectividad de la medida, se indica que esto incentivaría el uso del gas en la generación de electricidad, lo que va en contra de los objetivos de reducción planteados desde Bruselas. 

El G7 acuerda poner un tope al petróleo ruso

Los ministros de finanzas del G7 han acordado este viernes, 2 de septiembre de 2022, poner un tope al precio del petróleo ruso, con el objetivo de reducir los ingresos que obtiene este país.

En un comunicado hecho público por el Ministerio de Finanzas de Alemania, los responsables económicos del Grupo de los Siete afirman que implementarán "una prohibición completa de los servicios que permiten el transporte marítimo de crudo de origen ruso y productos derivados del petróleo a nivel mundial". 

La prestación de dichos servicios, detallan, solo se permitirá si el petróleo y los productos derivados del mismo se compran al precio marcado, o por debajo del mismo. Dicho precio, será determinado "por la amplia coalición de países que se adhieran".

Otros artículos interesantes:

Los bancos y las eléctricas que dirigen el mercado de la electricidad en España

Apagar la luz y otros 7 consejos para ahorrar en tu factura de la electricidad

Ya está en marcha la primera batería comercial del mundo que almacena energía gracias a la arena

Te recomendamos