La próxima pandemia podría ser obra de un ataque bioterrorista, según un grupo de expertos de Harvard

Jaime Wendt, especialista técnica en genética molecular, observa un portaobjetos que contiene ADN en el núcleo de secuenciación.
Jaime Wendt, especialista técnica en genética molecular, observa un portaobjetos que contiene ADN en el núcleo de secuenciación.
HEALTH-SEQUENCING/REUTERS/Jim Young
  • Expertos apuntan que la próxima pandemia podría responder a un ataque de bioterrorismo, al contrario de la actual, que creen que surgió "de forma natural". 
  • "Debemos tratar el COVID-19 como un ensayo completo de lo que está por venir", afirma Vivek Wadhwa, distinguido miembro del Programa de Trabajo y Vida Laboral de la Facultad de Derecho de Harvard. 
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Si el escenario actual marcado por la pandemia del COVID-19, parecía tremebundo, lo que está por llegar no parece ser mejor. Al menos eso es lo que opina Vivek Wadhwa, distinguido miembro del Programa de Trabajo y Vida Laboral de la Facultad de Derecho de Harvard, que ve posible una nueva pandemia, pero esta vez obra de un ataque bioterrorista. 

El experto, que considera que la actual pandemia responde un "acto natural y no a un diseño orquestado por la ingeniería", cree, sin embargo, que es "demasiado tarde tarde" para detener la expansión global de las tecnologías que pueden hacerlo posible, según recoge el medio de comunicación Futurism

Así bien, Wadhwa detalla en su ensayo para en la revista estadounidense Foreign Policy que se debe tratar la epidemia "como un ensayo completo de lo que está por venir", lo que, añade, no  solo debe incluir "los virus que brotan de la naturaleza, sino también aquellos que serán diseñados deliberadamente por humanos". 

Los avances en ingeniería genética son la clave

El experto, que también es profesor adjunto en la Escuela de Ingeniería de Carnegie Mellon en Silicon Valley, considera que este futuro escenario será posible, principalmente, a una "revolución tecnológica en la ingeniería genética", que brindará a los 'biohackers' las herramientas necesarias para la creación de patógenos mortales, algo que se podrá hacer, incluso, fuera de "sofisticados" laboratorios. 

En este sentido, Wadhwa cree que los avances que se han producido en el campo de la secuenciación genética y la edición de genes han permitido "diseñar y editar genes individuales", hasta el el punto de brindar el control de "un proceso que ha tardado en la naturaleza miles de años". 

La directora de estrategia de JPMorgan AM para España cree la innovación genética será un área de elevado crecimiento en los mercados en los próximos años

Conviene explicar que estos avances se deben, en gran medida, a la herramienta de edición de genes CRISPR (siglas que en español corresponden a: repeticiones palindrómicas cortas, agrupadas y regularmente interespaciadas'), la cual permite a los científicos modificar los genomas de las plantas, los animales y hasta los seres humanos, según puntualiza la revista especializada Discovery's Edge.

En esta misma línea, el ensayo detalla que el investigador chino He Jiankui ha desarrollado experimentos con 'bebés CRISPR', cuyos genomas fueron editados antes del propio nacimiento. De hecho, con esta modificación de embriones humanos, los investigadores han comenzado a hacerlos resistentes, en algunos casos, a la infección por el Virus de la Inmunodeficiencia Humana (VIH). 

¿Pueden estos avances conducir a una pandemia creada por terroristas?

La respuesta es: "todavía no". No obstante, el ensayo mantiene que la tecnología se encuentra en un "constante proceso de mejora" y por ende, su daño puede ser "enorme". 

De hecho, una hipotética pandemia, obra de una ataque bioterroista, es algo que lleva años rondando la cabeza de mandatarios y expertos en seguridad nacional, tesis que, indudablemente, ha ganado fuerza como consecuencia de la expansión mundial del COVID-19.

¿Biohacking o bioterrorismo? La delgada línea que separa ambos conceptos 

En 2018, el Centro Johns Hopkins para la Seguridad de la Salud (CHS) probó un escenario ficticio con expolíticos estadounidenses que debían tomar decisiones y políticas estratégicas para atajar una pandemia. Los resultados arrojaron, que un año después, el número de muertos a nivel mundial superaba los 150 millones y el Dow Jones había caído un 90%, tal y como recogió el medio estadounidense Vox.

En esta misma línea, Piers Millett, investigador del Future Of Humanity Institute, organismo perteneciente a la Universidad de Oxford, explicaba en una entrevista a Future of Life Institute que si la intención es crear, de forma deliberada, un patógeno mortal, con fácil propagación y sin las medidas sanitarias para mitigarlo, se está ante una de las cuestiones "más peligrosas del mundo".

Otros artículos interesantes:

¿Biohacking o bioterrorismo? La delgada línea que separa ambos conceptos

Arthex Biotech, la startup valenciana que utiliza tecnología basada en el ARN para tratar enfermedades genéticas

China confirma 6 meses más tarde el nacimiento de un tercer bebé editado genéticamente