Puede que no te hayas dado cuenta pero ahora tu pan sabe diferente y este es el motivo

pan, panadero,
Reuters/NACHO DOCE

Si el pan te parece más soso últimamente no son imaginaciones tuyas, es que su contenido de sal es menor desde el pasado viernes 1 de abril. 

Es lo que impone la nueva norma de calidad de este producto que incorpora un límite máximo en el contenido de sal del pan común. Un avance más en la senda de reducción que el sector viene realizando en el marco de la Estrategia NAOS (Nutrición, Actividad Física y Prevención de la Obesidad) de la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición (Aesan).

Desde la entrada en vigor de la nueva ley del pan de 2019, varios pasos se han tomado para hacer de este alimento común algo más saludable. O al menos para dificultar los intentos de hacer pasar por lo que no es ciertos productos.

Como era la trampa de la etiqueta integral. Desde entonces para que un pan sea etiquetado como tal, el 100% de la harina usada en su elaboración debe ser integral.  A su vez, solo se puede denominar pan artesano el que en su elaboración hayan prevalecido los medios humanos frente a las máquinas. 

Es el turno de la sal. La misma normativa ya recogía su limitación. Pero es ahora cuando se pone en marcha tras finalizar el plazo dado a la industria para adaptar sus ingredientes a la producción.

Cómo elegir el pan más saludable, según una experta nutricionista

Así, el contenido máximo de sal permitido en el pan común debe ser de 1,31 gramos por 100 gramos de pan (13,1 g de sal por kilogramo de pan o el correspondiente 0,52 g de sodio por 100 g de pan) si se analiza mediante determinación de cloruros. 

Mientras que si se analiza mediante determinación de sodio total, entonces será de 1,66 gramos de sal por 100 gramos de pan (16,6 g de sal por kilogramo de pan o el correspondiente 0,66 g de sodio por 100 g de pan).

El pan, una de las fuentes más importantes de sal dentro de los alimentos procesados

panadería

La sal es una de las materias primas básicas del pan, junto con la harina, el agua, la levadura de panificación o la masa madre.

Pero la cantidad contenida y el consumo habitual de este alimento en nuestro país, colocan al pan como una de las fuentes importantes de sal en la población adulta dentro de los alimentos procesados

En concreto aporta el 19% del total del sodio ingerido, seguido del jamón, embutido y fiambres. En los niños, es similar, pero el pan pasa a ocupar un segundo lugar en este listado, tal y como se señala desde Aesan.

Por este motivo, desde hace años el convenio entre la Agencia Española de Consumo, Seguridad Alimentaria y Nutrición y la Asociación Española de la Industria de la Panadería, Bollería y Pastelería, busca medidas para la mejora de la composición de los alimentos y bebidas. Como el límite ahora marcado.

Una reducción en el porcentaje de sal utilizado en la elaboración de pan que los especialistas estiman que ayudará a minimizar en un 20% la sal oculta en el día a día. Lo que puede repercutir a su vez en beneficios para la salud.

7 consejos para ayudarte a tomar menos sal y reducir el impacto negativo del exceso de sodio en el cuerpo

Mientras que la Organización Mundial de la Salud afirma que la ingesta diaria recomendada no debería superar nunca los 5 gramos, en España, se consumen de media 9 gramos de sal. Lo que aumenta el riesgo de enfermedades cardiovasculares

"Por encima de 6 [gramos], consideramos que ya puede tener efectos nocivos sobre incremento de presión arterial. Hay que recordar que la hipertensión arterial es el factor de riesgo más importante para eventos cardiovasculares", explica a RTVE la endocrina en el Hospital Gregorio Marañón, Olga González. 

Más allá de engordar, el exceso de sodio —que incorporamos al cuerpo a través de la sal— ha sido asociado con problemas tan serios como la hipertensión, el derrame cerebral o la insuficiencia cardíaca entre otras enfermedades.

Otros artículos interesantes:

Qué tipo de sal es más saludable, según la ciencia

Cuáles son los tipos de pan más saludables que puedes comprar

Cómo hacer pan casero (hasta sin gluten) paso a paso y sin necesidad de una panificadora

Te recomendamos