Pasar al contenido principal

Hay tantas viviendas vacías en Japón que algunos de sus dueños las están regalando

Gukajima, una ciudad abandonada en Japón
Gukajima, una ciudad abandonada en Japón Jordy Meow
  • Las comunidades rurales y suburbanas de Japón están plagadas de viviendas desocupadas, con poco o ningún valor de venta.
  • Este excedente de bienes inmuebles abandonados ha provocado que muchos propietarios comiencen a regalar sus casas en Internet.
  • Algunos gobiernos locales están ofreciendo subsidios para incentivar el derribo de estas viviendas.
  • Hay muchas razones para el abandono de esas casa, como la disminución de la población de Japón y las supersticiones de los compradores.

Los precios de la vivienda en Japón están creciendo, pero el país cuenta con más de 8 millones de propiedades desocupadas, tantas que sus dueños han comenzado a regalarlas.

A veces, los gobiernos locales llegan a ofrecer subsidios a quien esté dispuesto a demoler alguna de esas viviendas para construir otra nueva, según The Japan Times.

Aunque muchas viviendas no están a la venta en inmobiliarias, aparecen en bases de datos online llamadas bancos akiya, como se denomina en japonés a las casa vacías. En ellas se pueden encontrar casas que se ofrecen totalmente gratis, mientras que otras se venden por apenas 3,5 euros.

Viviendas en malas condiciones en el rural y la ciudad

Se puede comprar estas propiedades desde fuera de Japón sin visado de residente, aunque es más fácil recibir financiación si se cuenta con ello o al menos se ha trabajado previamente en el país.

Muchas de las casas están en mal estado, como resultado de los chapuceros métodos de construcción que se emplearon durante el auge de la vivienda en la década de 1960. Estas estructuras prefabricadas tienen una vida útil de apenas 20 o 30 años, según The Guardian. Algunas fueron construidas en pendiente, lo que las hace estructuralmente poco sólidas.

Leer más: Estas casas impresas en 3D se pueden construir en 24 horas por menos de 3.500 euros

Pero hay razones más importantes por las que nadie parece interesado en comprar.

La población de Japón se está reduciendo, y los investigadores predicen la pérdida de cerca de 16 millones de ciudadanos en poco más de dos décadas. Sus residentes también tienden a ser ancianos, lo que significa que hay menos jóvenes que intentan adquirir propiedades, especialmente en áreas suburbanas o rurales.

El fenómeno se ha extendido también a las zonas urbanasThe Japan Times publicó que más de una de cada diez viviendas en Tokio están vacías.

Japón apuesta por la vivienda de nueva construcción

A pesar de que hay demanda en las ciudades, lo cierto es que el mercado inmobiliario de Japón está fomentando la demolición de edificios. Los impuestos a la propiedad son seis veces más altos en terrenos con estructuras físicas en comparación con un descampado.

Aunque este problema podría resolverse con incentivos gubernamentales, cambiar la mentalidad de los compradores locales puede ser una tarea difícil.

Leer más: Las lujosas y polémicas casas de los políticos españoles 

En Japón, a menudo se considera que da mala suerte comprar una casa que ha sido testigo de un asesinato, un suicidio o una muerte solitaria. Muchos preferirían abandonar estas propiedades estigmatizadas antes que invertir en terrenos con mala fama. 

Algunos promotores han intentado vencer la superstición realizando rituales e incorporando el feng shui a sus reformas. Pero para muchos propietarios, no merece la pena invertir en las casas. Incluso los bancos akiya no han generado demasiadas ventas.

Durante un tiempo, se especuló con la posibilidad de que una nueva ley para compartir viviendas permitiera a Airbnb y otras plataformas hacerse cargo de estas propiedades. Sin embargo, cuando se aprobó la ley el pasado mes de junio, se impusieron grandes restricciones, como fijar el periodo de alquiler en 180 días. Los dueños de casas que ofrecen alojamiento en Airbnb han abandonado el mercado desde entonces.

Mientras, los compradores japoneses de vivienda han seguido apostando por la nueva construcción y millones de akiyas han permanecido como su nombre indica: vacías.

Te puede interesar