HBO solo pagó en España algo más de 100.000 euros en impuestos y facturó más de 4,5 millones de euros en 2019, pero sin contar las suscripciones

Fotograma del reboot de Perry Mason, el popular abogado, disponible en HBO.
Fotograma del reboot de Perry Mason, el popular abogado, disponible en HBO.

HBO

HBO España registró en 2019 un total de 4,6 millones de euros en ingresos y pagó por ellos 107.557 euros en impuesto de sociedades, según ha explicado El Economista este lunes.

Sin embargo, según deduce el mismo medio, las suscripciones de usuarios de la plataforma en España no se incluyeron en las cuentas de resultados del año pasado. De los 4,6 millones de euros que se registraron en ingresos, la práctica totalidad proceden por servicios de promoción y marketing encargados por HBO Nordic AB, su matriz sueca; HBO CE y HBO Portugal.

Business Insider España ha tratado de recoger algún comentario por parte del departamento de prensa de HBO en España, pero por el momento no ha habido respuesta alguna. En caso de que la hubiera, esta información será actualizada.

Según El Economista, HBO Nordic AB, matriz de la plataforma en Europa, pagó 3,7 millones de euros a la filial española por prestación de servicios de promoción y marketing. HBO CE hizo lo propio con 569.297 euros, y HBO Portugal con 290.313 euros. En total, ingresos que recibió la filial en España por 4,6 millones.

Sin embargo, de esta facturación anual que registró HBO España en 2019 no constan los ingresos que percibe la plataforma por sus suscriptores en el país, deduce el periódico antes citado. Las cifras, detalla el artículo, no son públicas ni se sabe cuántos abonados hay al servicio en España. Sí abunda en que la filial española cerró el año pasado con 326.557 euros de beneficio.

Los entramados de las multinacionales tecnológicas para pagar menos impuestos

HBO Nordic gestiona los negocios de HBO en Suecia, Dinamarca y Noruega además de España, según El Economista.

Precisamente hace dos semanas el BOE publicó la ley por la que se rige el nuevo Impuesto sobre Determinados Servicios Digitales (IDSD), que popularmente se conoce como tasa Google. En palabras del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, el objetivo de este nuevo impuesto es gravar a corporaciones que "no están pagando impuestos". "No los pagan como los autónomos, no los pagan como las pymes, y por tanto, introducen una distorsión en el mercado muy importante".

A mediados del año pasado, se supo que otra plataforma de vídeo bajo demanda como Netflix solo había pagado en 2018 impuestos similares a los que paga de forma habitual un trabajador con una nómina de 24.000 euros anuales.

La tasa Google no entrará en vigor en España hasta mediados de enero, pero no se descarta que se prorrogue su entrada en vigor a expensas de un eventual impuesto de la Comisión Europea o de que los países de la OCDE lleguen a un acuerdo global.

Otros artículos interesantes:

"No competimos contra Netflix": las claves del modelo de contenidos y de negocio de Pluto TV, según un directivo español de ViacomCBS

Por qué la muerte de Quibi es una lección muy valiosa para todo el sector del streaming

'Wandavision' es el mejor ejemplo para Disney de que Marvel sigue necesitando a los cines incluso en tiempos de pandemia