HBOMax, Wonder Woman 1984 y por qué el éxito en el entretenimiento del futuro dependerá también de lo que ocurra en los hogares

Gal Gadot en 'Wonder Woman 1984'.
Gal Gadot en 'Wonder Woman 1984'.
Warners Bros. / Business Wire

Pocos días después del estreno de Wonder Woman 1984 Warner Media se apresuró a decir que la película, lanzada simultáneamente en cines y en HBOMax, había batido récords y superado todas sus expectativas. En aquel momento el éxito se publicitó sin dato alguno que lo avalase, una práctica que se ha vuelto habitual en el entorno del streaming. Un mes después, con Wonder Woman 1984 fuera de HBOMax e iniciando su periplo en alquiler digital, los datos han llegado. Y son buenos. 

La cuestión no es en absoluto irrelevante, ya que el experimento de estrenar day&date en salas y en plataforma todo el slate cinematográfico previsto para 2021 se recibió con sorpresa, críticas y mucho temor. Para Warner fue una decisión movida por las circunstancias, que no solo buscaba alternativas a las cuantiosas pérdidas que iban a tener sus grandes producciones con las restricciones que la crisis sanitaria había impuesto a las actividades colectivas. 

Pretendían también impulsar el crecimiento de la gran apuesta de la compañía, HBOMax, la nueva y mejorada HBO, planteada como una inversión clave en el entretenimiento del mañana (y a la que la pandemia convirtió en una pieza esencial para la continuidad del negocio).

Muchos vieron en Wonder Woman 1984 la víctima colateral de un plan suicida. Y sin datos no había manera de saber si ese “hemos roto récords y superado expectativas” significaba que la fórmula había funcionado y, por tanto, se validaba una estrategia que no solo pulveriza la ventana de theatrical, sino que deposita una fe insólita en la distribución digital en modelo de suscripción

Las series ya no son lo que eran: por qué Netflix, Amazon o HBO potencian formatos cortos que enganchen rápido y cuál es el riesgo para el espectador

Los resultados de Wonder Woman en taquilla han sido dramáticos para lo que se esperaba de ella, con una recaudación un 89% por debajo de lo que se hizo con la primera. Es en el recorrido por HBOMax donde han encontrado razones para estar contentos. Según las recientes declaraciones de la compañía, en Estados Unidos los datos combinados de suscriptores a HBO y HBOMax superan los 41 millones, una cifra que no esperaban alcanzar hasta dentro de dos años. 

Y aunque está muy por debajo de la conseguida por Disney+ en un año (86 millones de suscriptores) no conviene olvidar que la plataforma de Warner cuesta el doble y que, de momento, solo cuenta con proyección implantación en territorio estadounidense. Y mucho ojo, porque a HBOMax todavía le queda margen de crecimiento. 

Con la internacionalización europea calendarizada para el segundo semestre del año, 60 millones de suscriptores internacionales a través de HBO Now, anuncios de futuras producciones (que incluyen una serie sobre Harry Potter) y la nueva vía de negocio que se abrirá ante ellos con el lanzamiento de su versión AVOD, el 2021 no pinta tan mal. 

Lo más relevante es que estos buenos resultados son mérito del estreno de Wonder Woman en la plataforma, ya que las activaciones en HBO Max aumentaron exponencialmente a finales de 2020 (la película se estrenó el día de Navidad), doblando las conseguidas durante los meses anteriores (más de 17 millones de cuentas nuevas). Los resultados de otros estudios independientes parecen confirmar esta buena acogida. Según una encuesta de Search Engine, Wonder Woman 1984 se habría visto más que ningún otro título estrenado en SVOD en 2020  superando incluso las cifras de Hamilton y Soul

Además, el 23% de las altas se habrían realizado para ver este título película, un 14% de las mismas tendría la intención de mantener la suscripción y un 19% de las personas consultadas declararon que Wonder Woman les desincentivó a darse de baja en la plataforma. El interés y curiosidad que ha despertado el estreno de la película de Patty Jenkins en HBOMax ha sido, por tanto, evidente, a pesar no existe suficiente información para calibrar en cuánto rendimiento económico se ha traducido. 

Lo que necesitas saber para estar informado

Lo que necesitas saber para estar informado

¿Te gusta lo que lees?

Comienza tu día sabiendo qué piensan y qué les preocupa a los ejecutivos de las principales empresas del mundo con una selección de historias enviada por Business Insider España a primera hora cada mañana.

Recibe la newsletter

La compañía habla de “activaciones”, y en dicho término se incluyen tanto las personas que deciden contratar la plataforma como aquellos suscriptores preexistentes (al servicio de cable) que han decidido hacer el upgrade gratuito a la nueva plataforma. 

Warner ha cambiado el foco del éxito. Y ya no está (al menos de momento) en la taquilla, sino en su capacidad para impulsar nuevas altas en un servicio cuyos primeros meses de andadura no habían sido particularmente bueno. Y también en su potencia para fidelizar a los clientes, muy especialmente a los que estaban en riesgo de cancelación. 

La inversión que ha hecho posible Wonder Woman 1984 se ha traducido en un coste de suscripción para HBOMax elevadísimo, es cierto. Pero con una inmunidad de grupo que cada vez parece más lejana, la fuerza que ha tenido un blockbuster para llamar la atención sobre la plataforma, conseguir nuevos clientes y plantearse una relación más allá del estreno son extraordinarias noticias. Una pequeña victoria teniendo en cuenta lo que a Warner le queda por delante. 

Por qué la serie de moda en Netflix, 'Los Bridgerton', es un respiro para las cuentas del gigante del streaming

El éxito de Wonder Woman 1984 y de todos los blockbusters que le seguirán este año no se decidirá en las salas, sino en los hogares. Con la solución de tabla rasa que ha adoptado para todos las producciones lo que persiguen, en realidad, es ofrecer una excusa para que, mes a mes, el cliente decida no darse de baja. La estrategia, forzada por las circunstancias, no ha sido un completo fiasco. Le ha dado un balón de oxígeno a una estrategia arriesgada y disruptiva, que ha entendido que solo con contenido de catálogo (por potente que fuese) y un puñado de originales no iban a conseguir lo que desesperadamente necesitan: crecer. Y para ello hacia falta un supercontenido. 

A cada paso que está dado el audiovisual pandémico internet queda más reforzado como compañero de viaje, con un entretenimiento que va donde están las audiencias y deposita el éxito en los hogares, no en la taquilla. 

Otros artículos interesantes:

2021, el año que diremos adiós a las ventanas audiovisuales

HBO Max aprende la lección de Netflix: comienza la lucha cuerpo a cuerpo entre los reyes del streaming

Un año de Apple TV+: el punto débil de la compañía de la manzana para hacerle sombra a Netflix y Disney en el negocio del streaming