He adelgazado más de 50 kilos en un año: 7 beneficios que he experimentado y te pueden servir de inspiración

La autora, antes y después de perder peso.
La autora, antes y después de perder peso.
Jennifer Still

Jennifer Still

  • La pérdida de peso puede afectar a tu vida de formas que no habrías pensado.
  • Jennifer Still detalla cómo perder más de 54 kilos de peso en un año ha cambiado su vida por completo. 
  • Desde su experiencia personal, Jeniffer te ofrece explica de qué manera perder peso ha cambiado su vida para bien.
  • Desde sentir que "encajo" mucho más en la sociedad, enamorarme por el deporte diario, tener más energía... los beneficios de haber perdido peso son muchos.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Me llamo Jennifer Still  y a principios de 2018, decidí quizás por centésima vez en mi vida, que estaba lista para hacer un cambio en mi vida y perder el peso que me estaba volviendo infeliz y obviamente, afectando negativamente a mi salud.

La diferencia es que, esta vez, conseguí que mi intención perdurara en el tiempo y, pasados unos meses, logré perder más de 50 kilos de peso.

En total he logrado deshacerme de 54 kilos, lo cual me ha acercado a mi peso ideal. Estoy orgullosa de los grandes cambios que he hecho: mejorar mi relación con los alimentos y vencer mi adicción al azúcar, reduciendo enormemente mis posibilidades de contraer enfermedades relacionadas con la obesidad y más, pero he notado que se están produciendo otros cambios más sutiles en mi vida también

Leer más: Esto es lo que pasa realmente con los kilos que pierdes cuando te pones a dieta, según la ciencia

Pero no estoy aquí para ofrecerte consejos para adelgazar, de esos ya hay mucho en internet, lo que quiero es a través de mi experiencia personal contarte cómo esta pérdida de peso ha influido en mi vida y de qué manera. Presta atención.

1. Ahora disfruto comprando ropa

I actually enjoy shopping for clothes now.
Adam Berry / Stringer / Getty Images

Adam Berry / Stringer / Getty Images

Esto es algo muy pequeño, pero importante para cualquiera que tenga o haya tenido sobrepeso grave.

Con un peso de 145 kilogramos de peso y una talla 24 de los Estados Unidos (el equivalente a en torno una 52 en Europa), odiaba comprar ropa.

Como regla general, la selección de ropa de talla grande es horrible. Todo es sin mangas, tiene forma de saco de patatas, y tiene mariposas o frases ridículas como "¡Vive, ríe, ama!". Nada nunca quedaba bien, y si lo hacía, me hacía parecer que tenía 80 años. Era lo peor.

Ahora, tengo un tamaño de 14 US (una 42 según el estándar europeo), a veces un 12 según la marca, y he descubierto un nuevo mundo de compras.

No sólo tengo muchas más opciones dónde elegir, también me veo mucho más favorecida.

No creo que debas ser delgado para encontrar ropa decente (la industria de la moda debe comenzar a crear ropa elegante y con estilo para todos los tamaños), pero esto definitivamente ha sido un beneficio inesperado, pero bienvenido.

Leer más: Esta startup es capaz de clonar el look de los influencers en Instagram para crear colecciones de ropa en tiempo récord

 

2. Me he enamorado perdidamente del fitness

La autora en el gimnasio.
La autora en el gimnasio.
Jennifer Still

Jennifer Still

Cambiar mi dieta y perder tanto peso que mi cuerpo arrastraba todos los días realmente ayudó a mejorar mis sesiones de gimnasio. Cuanto más trabajaba, más podía entrenar y me enamoré totalmente del gimnasio.

Esto es algo normal, y aunque cuesta al principio, el cuerpo te ayuda porque libera endorfinas; sustancias que aumentan el estado de bienestar y disminuyen la sensación de dolor emocional. Lo que hace que te sientas más feliz contigo mismo y que además, quieras seguir haciendo ejercicio físico.

En cierto modo, casi ni siquiera me reconozco, aunque al principio solo tenía que hacer bici durante 10 minutos, ahora corro, hago clases de spinning e incluso llego a largas sesiones en la temida escalera cinco veces por semana. Me encanta desafiarme a mí misma y a mi cuerpo para ver hasta dónde puedo llegar.

Leer más: 5 consejos para construir tu propio gimnasio en casa con un presupuesto limitado

3. Ya no siempre estoy agotada

I have so much more energy.
Strelka Institute/Flickr

Strelka Institute/Flickr

Es probable que esto no sea necesario decirlo, pero cuando tenía mucho sobrepeso, también estaba muy cansada. Esto se debió en gran parte a mi dieta poco saludable, que contenía una gran cantidad de comidas para llevar, alimentos para sentirme mejor y demasiado azúcar. Claro, comía verduras y comía comidas sanas y caseras, incluso en mi mayor peso, pero no tan a menudo como debería.

Perdí mi peso siguiendo una dieta cetogénica y continuaré con esta dieta en el futuro inmediato porque me encanta cómo me hace sentir. Abandonar los carbohidratos almidonados y azucarados, y llenar mi plato con grasas saludables, proteínas magras y muchos vegetales diariamente, en combinación con mi pérdida de peso, ha llevado mis niveles de energía a nuevas alturas.

Ya no tengo esos bajones del mediodía, y no me siento agotada después de un largo día de trabajo. Por supuesto, a veces me siento cansada cuando las cosas han sido particularmente movidas (después de todo, soy humana), pero esto ocurre con mucha menos frecuencia, y me encuentro con la energía más a menudo que no.

Leer más: 12 falsos mitos sobre la dieta y la alimentación

4. La gente me trata de forma diferente

People treat me differently.
Strelka Institute for Media, Architecture and Design/Flickr

Strelka Institute for Media, Architecture and Design/Flickr

Otro cambio radical de haber perdido peso es cómo te trata la gente. No necesariamente diría que esto es positivo porque, en primer lugar, no creo que debas tratar a alguien de cierta manera en función de su apariencia, pero no puedo mentir y decir que no lo he notado.

Cuando estaba más gorda, a menudo notaba que las personas me miraban fijamente cuando estaba comiendo en un restaurante, o eran bordes y groseras conmigo cuando estaba fuera de casa.

Esto puede o no haber sido debido a mi peso, y estoy segura de que mis propias inseguridades ciertamente magnificaron estas observaciones. Pero no es un secreto que vivimos en una sociedad en gran parte gordofóbica, y las personas con sobrepeso reciben un trato diferente.

Para bien o para mal, ahora que estoy más delgada, siento que "encajo" mucho más y, al estar al otro lado de la valla, es una sensación muy extraña. 

Leer más: 10 hábitos de personas que caen siempre bien a todo el mundo

5. Más energía, más quema de calorías, menos sobrepeso

I spend a lot more time on my feet.
Flickr/Eve

Flickr/Eve

Otro beneficio muy importante de la pérdida de peso. Y la razón detrás de esto es simple: tengo más energía, me muevo más.

Ya sea paseando al perro, yendo al gimnasio, haciendo tareas domésticas en casa o, en general, saliendo a pasear por el mundo, peso menos y, por lo tanto, estoy más dispuesta a estar de pie más a menudo. Me siento genial.

Leer más: Cuánto ejercicio debes hacer si estas sentado todo el día

6. Me he convertido en una maestra en la cocina

I'm now a master in the kitchen.
lenetstan/Shutterstock.com

lenetstan/Shutterstock.com

Para perder peso, tienes que cambiar tu dieta, eso es un hecho. Por supuesto, probablemente podrías perder peso con las comidas de dieta precocinadas y otros alimentos, pero eso no sería saludable y de alguna manera derrota el propósito de tratar de cambiar tu vida.

Siempre me ha gustado cocinar, pero mi dieta significaba que tenía que hacerlo todos los días. Esto significaba que soy muy buena, y he desarrollado una pasión por descubrir nuevos sabores y preparar deliciosas comidas.

Leer más: Propiedades y recetas con quinoa, el superalimento de moda

7. Los cambios me están ayudando a no arrojar la toalla y sufrir el temido efecto rebote

I've been inspired to work hard to keep it off.
lzf/Shutterstock

lzf/Shutterstock

La verdad es que mi viaje no termina cuando alcance mi peso objetivo.

Teniendo en cuenta que la mayoría de las personas que pierden una cantidad significativa de peso tienden a recuperarlo, y luego algo más, sé que me enfrento a una batalla cuesta arriba.

Sin embargo, dado que mi estilo de vida en general ha cambiado desde que empecé a recorrer este camino, confío en que con mucho trabajo y dedicación, no solo pueda mantener mi peso, sino que también puedo seguir fortaleciéndome y fomentando mi amor por el fitness.

Mi determinación me ha ayudado a llegar tan lejos, así que tengo fe en que seguirá inspirándome y fortaleciéndome.

LEER TAMBIÉN: El exejecutivo de Microsoft Terry Myerson ha hecho este simple cambio en el trabajo con el que ha perdido 18 kilos (y cualquiera puede hacerlo)

LEER TAMBIÉN: Cómo reducir y eliminar la grasa abdominal haciendo ejercicio

LEER TAMBIÉN: Derogación de la reforma laboral: qué medidas estudia cambiar el Gobierno

VER AHORA: Javier Rodríguez Zapatero, presidente de ISDI: “Quien se transforme digitalmente hará un gran servicio tanto a la sociedad como a sí mismo”