He trabajado 9 años desde casa y estos son los consejos que puedo darte

El escritor Steven John lleva nueve años trabajando desde casa.
El escritor Steven John lleva nueve años trabajando desde casa.
Steven John/Business Insider

Steven John/Business Insider

  • Trabajar desde casa puede ser difícil si no sabes cómo organizar tu horario.
  • He estado trabajando desde casa durante nueve años y he descubierto muchos consejos que me mantienen productivo a lo largo del día.
  • Entre ellos, se incluyen vestirse como si fueras a una oficina y aprender a utilizar las herramientas de organización que nos ofrece internet.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Empecé a trabajar desde casa en el 2011 cuando me despidieron de una agencia de Hollywood. Es una larga historia, pero al final, me sirvió para desarrollar mi carrera de escritor a tiempo completo.

Al principio, trabajar en casa como escritor independiente era un reto bonito, pero también era algo aterrador. No sólo porque no tenía un salario garantizado y un plan de organización que seguir todos los días. De repente tuve que crear mi propio horario, mi propio espacio de trabajo y todo ello sin un equipo de recursos humanos que me ayudase.

En el primer año me di cuenta de que pasaba de un proyecto a otro sin hacer grandes progresos. Trabajaba horas aleatorias, sin un horario fijo y a veces estaba conectado hasta altas horas de la noche. De hecho, a veces me ponía a trabajar después de dormir o tras relajarme unas horas.

Sin embargo, después de un largo y lento proceso, empecé a identificar los hábitos que hacían que mi trabajo fuese más productivo: desde cómo organizar mi propia casa, hasta trucos para no perder la concentración y seguir trabajando. Aprendí a administrar mi tiempo, a cumplir con los plazos y también a disfrutar del equilibrio entre el trabajo y la vida privada, una tarea complicada cuando tu casa y tu lugar de trabajo están en el mismo sitio.

Con todo esto en mente, estos son los mejores consejos para ser más productivo.

Vístete como si fueras a ir a la oficina

Vístete como si fueras a ir a la oficina

Cuando empecé a trabajar desde casa, me ponía pantalones cortos deportivos y una camiseta cómoda, sabiendo que saldría a correr por la tarde.

Pero me di cuenta de que vestirme así me hacia sentir como si estuviera en casa, en lugar de sentir que estaba trabajando desde casa.

Ahora me impongo varias obligaciones matutinas. Me visto con ropa como si fuera a la oficina, incluso utilizo zapatos de cuero que sólo se usan para salir a la calle. Una vez que me pongo esos zapatos, mi día de trabajo ha comenzado y puedo sentirlo en las plantas de mis pies.

Mantén un horario y haz que los demás lo respeten

Mantén un horario y haz que los demás lo respeten

Uno de mis mayores desafíos para aprender a trabajar desde casa fue establecer y mantener un horario fijo.

Ahora comienzo mi jornada a las nueve menos cuarto casi todos los días, almuerzo a la misma hora y corro todas las tardes a la misma hora.

El siguiente obstáculo que encontré fue el de conseguir que los demás respetasen mi horario. Al trabajar desde casa parece que estoy más disponible para recibir una llamada, para acudir a una reunión o para hacerle un favor a un amigo. Pero, salvo ocasiones excepcionales, cuando estoy dentro del horario de trabajo, estoy trabajando y no estoy libre.

Toma descansos realistas durante la jornada

Toma descansos realistas durante la jornada

Además de mantener un horario fijo para asegurarte de ser productivo, necesitas tomar ciertos descansos durante el día para tener una buena jornada laboral.

Cuando subo a la cocina a tomar café, me doy cinco minutos para mirar una revista o echar un vistazo a internet. Cuando es hora de comer, lo hago con mi esposa si está en casa, veo un programa en la tele o leo un poco.

A menos que tenga algo de urgencia, no trabajo mientras como porque necesito descansar como cualquier otro empleado de una oficina.

 
 
 

Crea un espacio de trabajo

Crea un espacio de trabajo

Mi oficina está en una esquina de nuestro sótano y tengo la suerte de poder contar con un escritorio grande, un sillón, estanterías y espacio suficiente para caminar un poco.

Pero si trabajas en un apartamento pequeño, puedes crear un espacio dedicado en exclusiva al trabajo y si es posible organízalo al principio o al final de cada día. Pon siempre el ordenador, el teléfono, los papeles y la taza de café en el mismo lugar de la mesa y así parecerá un espacio de trabajo. No importa como sea éste, pero crea uno propio.

Aprende a utilizar listas y un software de gestión del tiempo

Aprende a utilizar listas y un software de gestión del tiempo

Incluso si eres trabajador a tiempo completo para una sola empresa y trabajas a distancia, trabajar desde casa supone un reto de cara a gestionar los proyectos y los plazos. Si trabajas por cuenta propia, entonces es aún más difícil.

No soy propenso a utilizar listas y calendarios y tampoco se me da bien organizar las cosas, pero creo que he aprendido a crear y mantener ciertos sistemas sin los cuales no sabría qué priorizar.

Puedes usar programas como Slack o Trello para organizar tu trabajo y coordinarte con otros colegas que trabajen contigo. Si lo prefieres, Google también nos da esas herramientas. Entre el calendario de Google con sus recordatorios personalizables y Google Drive, podremos tener todo accesible desde cualquier lugar. Y es gratis.

 
 
 

No trates a tu hogar como si fuera tu hogar

No trates a tu hogar como si fuera tu hogar

Hay un montón de cosas que podrías hacer en casa, desde arreglar unas goteras hasta cambiar la bombilla del baño, pasando por organizar el garaje. Pero tienes que pensar que estás en el trabajo.

Si puedes, trata de dibujar una línea entre la casa y el trabajo durante las horas que dure tu jornada laboral. Si no lo haces comenzarás a perder tiempo. Me ha pasado muchas veces. Por ejemplo, he ido a cambiar una simple bombilla y empecé a mirar y a arreglar otras cosas. Estoy seguro de que si me pongo a mirar encontraré muchas otras cosas que debo arreglar.

Toma aire fresco y haz deporte

Toma aire fresco y haz deporte

Terminar el día de trabajo tomando un poco de aire freso y hacer deporte para que la sangre se mueva es esencial para mantener los días de trabajo con un estrés bajo y hacer que sean jornadas agradables.

Sin tener compañeros cerca que te puedan ofrecer un respiro, trata de salir a dar un paseo o salir a correr o ir al gimnasio. Yo uso la tarde para hacer ejercicio y dejar de trabajar. Cuando regreso a casa el día de trabajo ya terminó y estoy en mi hogar.

 
 
 

Asegúrate de que hay buena luz en tu lugar de trabajo

Asegúrate de que hay buena luz en tu lugar de trabajo

Aunque te guste tener tu casa con una iluminación suave, durante el día de trabajo trata de que tu espacio de trabajo esté bien iluminado. Esto te ayudará a tener buena energía, a reducir la fatiga ocular y a estar más concentrado.

Cambia las bombillas o consigue una lámpara de escritorio brillante que produzca una luz similar a la del sol natural.

 
 
 

No pases todo el tiempo trabajando en casa

No pases todo el tiempo trabajando en casa

Aunque tu casa sea tu principal lugar de trabajo, ve de vez en cuando a una cafetería o a una biblioteca o a tener reuniones fuera de casa e incluso a comer en algún restaurante cercano. Esto te ayudará a estar fresco en el trabjo y a prepararte para volver a él con más fuerza durante el viaje de regreso. También te ayudará a mantener tus relaciones sociales, aunque no sean como cuando se trabaja en una oficina normal.

 
 
 

Otros artículos interesantes:

7 trucos para ser más productivo y lidiar con una gran carga de trabajo

11 consejos para tener éxito en un nuevo trabajo

Te recomendamos