Consiguen frenar el envejecimiento del cerebro en ratones mediante trasplantes de heces de ratones jóvenes

Stuart Litlle

Sensacine

  • Las bacterias intestinales y su función innmunológica pueden hacer que el cerebro envejezca más lentamente. 
  • Es lo que ha concluido un estudio llevado a cabo en ratones donde el trasplante de heces de ratones más jóvenes, con una microbiota cuidada específicamente, a ratones viejos mejoraba su envejecimiento cerebral. 
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Las bacterias pese a estar asociadas con una connotación negativa fuera el ámbito cientifico, juegan un papel crucial en los procesos inmunológicos. 

Esta evidencia enloquecía al científico Elie Metchnikoff, investigador y premio Nobel por sus estudios respecto al envejecimiento. 

Metchnikoff es uno de los padres de la inmunología, aunque en los últimos años, se centró en la gerontología (ciencia que se dedica a estudiar los diversos aspectos de la vejez y el envejecimiento de una población,
tales como los biológicos psicológicos, sociales, económicos o culturales), un término que él mismo acuñó. 

Las 13 dudas que siempre quisiste resolver sobre microbiota y salud intestinal, según una experta en medicina digestiva

Estaba fascinado por el papel que juegan las bacterias intestinales en la salud y la enfermedad. Aseguraba que las personas de algunas partes de Europa del Este que consumían muchos alimentos fermentados que contenían bacterias del ácido láctico, vivían más. 

El científico e investigador, John Cryan ha escrito un artículo para la revista The Conversation en el que respalda la teoría de Metchnikoff. "Ahora reconocemos la importancia que tienen los billones de bacterias, conocidas como microbioma intestinal, en la regulación de la salud y la enfermedad", escribe.

Durante casi una década, se han acumulado pruebas de que la composición del microbioma cambia con la edad. En 2012, una investigación del University College Cork mostró que la diversidad en el microbioma estaba relacionada con los resultados de salud durante la vejez, incluida la fragilidad.

Pero entonces no se sabía como afectaría el microbioma en el envejecimiento cerebral.

Elie Metchnikoff reconoció el papel del microbioma intestinal en la salud y la longevidad.
Elie Metchnikoff reconoció el papel del microbioma intestinal en la salud y la longevidad.

Wikimedia

En 2017, Cryan y sus compañeros revisaron las ideas de Metchnikoff, las colocaron en el contexto del envejecimiento cerebral y mostraron que este inducía cambios en la microbiota y el sistema inmunológico, algo que se asoció con el deterioro cognitivo y la ansiedad.

Sin embargo, este estudio, como muchos en el campo, solo mostró una asociación entre el envejecimiento y estos factores. No probó que una cosa causara la otra.

"En un estudio posterior, fuimos un paso más allá al mostrar que una dieta dirigida a la microbiota enriquecida con inulina prebiótica (un prebiótico alimenta las bacterias beneficiosas en el intestino) podría disminuir los efectos del envejecimiento en los cerebros de ratones de mediana edad. Sin embargo, todavía no estaba claro si la microbiota en sí misma causó la desaceleración del envejecimiento cerebral", explica Cryan.

En el último estudio, se confirmó que al tomar el microbioma de ratones jóvenes y trasplantarlos a ratones viejos, muchos de los efectos del envejecimiento en el aprendizaje, la memoria y las deficiencias inmunológicas se podían revertir. Usando un laberinto, mostraron que el trasplante de microbiota fecal de ratones jóvenes a viejos llevó a los ratones viejos a encontrar una plataforma oculta más rápido.

El envejecimiento se asocia con un aumento de la inflamación en todos los sistemas del cuerpo, incluido el cerebro. Los procesos inmunes juegan un papel clave en el envejecimiento cerebral, con especial énfasis en el papel de una célula inmunitaria específica, la microglía .

Estas son la misma clase de células que Metchnikoff visualizó en el microscopio, aunque en otros tejidos. Ahora también se sabe que la activación de estas células está bajo constante regulación por parte del microbioma intestinal.

Entonces, el siguiente objeto de estudio para completar la investigación era ver si los efectos negativos del envejecimiento sobre la inmunidad también son reversibles al trasplantar la microbiota de ratones jóvenes a viejos. 

Y sí, se redujo gran parte de la inflamación

Finalmente, mostraron que los químicos en una región del cerebro involucrada en el aprendizaje y la memoria (el hipocampo) eran más parecidos a los de los ratones jóvenes después del trasplante de microbiota. "Nuestros resultados muestran de manera concluyente que el microbioma es importante para un cerebro sano en la vejez", explica Cryan en la revista Science.

Ahora, quedan 2 grandes interrogantes. ¿Cuáles son los mecanismos exactos en juego? ¿Y se puede trasladar estos notables hallazgos a los humanos?

Cryan matiza que no se pueden extrapolar los resultados obtenidos en ratones a los humanos, "No estamos abogando por los trasplantes fecales para las personas que desean rejuvenecer su cerebro". 

Pero sí insiste en que estos estudios apuntan hacia un futuro en el que se centrará en tratamientos dietéticos o basados

en bacterias dirigidos a la microbiota que promoverán la salud intestinal y la inmunidad óptimas para mantener el cerebro joven y saludable. 

"Y aunque no podemos detener la marcha del tiempo, podemos desarrollar tratamientos que protegerán nuestro cerebro del deterioro y tenemos más de un presentimiento de que apuntar al microbioma puede ser una de esas formas", concluye.

Otros artículos interesantes:

Las 13 dudas que siempre quisiste resolver sobre microbiota y salud intestinal, según una experta en medicina digestiva

Una inversora comparte por qué las biotecnológicas que aprovechan el microbioma para luchar contra las enfermedades podrían dispararse en 2021

Tres de cada diez españoles, dispuestos implantarse chips para mejorar su capacidad cerebral

Te recomendamos

Y además