Pasar al contenido principal

Henkel apuesta por la innovación, la sostenibilidad y la digitalización frente al coronavirus

Griselda Serra, directora de Recursos Humanos de Henkel Ibérica
Griselda Serra, directora de Recursos Humanos de Henkel Ibérica Henkel
  • Henkel, dueña de marcas como los detergentes Wipp, la marca de cuidado personal La Toja o Schwarzkopf, reconoce que la pandemia tendrá impacto en sus resultados financieros.
  • La compañía alemana reforzará las divisiones de sostenibilidad, de innovación y digital para impulsar este crecimiento.
  • Uno de los más importantes centros de producción de Henkel se encuentra en la localidad barcelonesa de Montornés del Vallés. En ella, se produce más de 200.000 toneladas al año de detergentes, detergente líquido y adhesivos.
  • El grupo, que cuenta con una plantilla de 1.000 personas, está construyendo en esta localidad catalana un almacén automático que se convertirá en el centro logístico para el Sur de Europa de la división de Laundry&Home Care.
  • Para hacer frente a la crisis del coronavirus la compañía ha habilitado fábricas en diferentes países en las que produce desinfectante de forma adicional.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Henkel apuntala su estrategia para hacer frente a la crisis del coronavirus. La multinacional dueña de marcas como los detergentes Wipp, la marca de cuidado personal La Toja o Schwarzkopf, reconoce que la pandemia tendrá un impacto en sus resultados financieros y traza un plan apoyado en la innovación, la sostenibilidad y la digitalización para tratar de mitigar el golpe.

Durante la crisis del coronavirus, el gigante alemán ha tenido que reforzar las medidas de higiene y salud para garantizar la seguridad de sus empleados y poder continuar con la producción y suministro de productos de primera necesidad. La compañía prevé que esta situación tendrá impacto en su resultado financiero. “La situación continúa siendo muy incierta e imprevisible en estos momentos y, por lo tanto, no podemos concretar las consecuencias económicas”, avanza Griselda Serra, directora de recursos humanos de Henkel Ibérica en una entrevista con Business Insider España. 

Las medidas que pondrá en marcha Henkel para mitigar el impacto del COVID-19 están en línea con la estrategia de la compañía, que se apoya en su porfolio de marcas para crecer. Además, Henkel reforzará las divisiones de sostenibilidad, de innovación y digital para impulsar este crecimiento. 

La compañía, que suma más de 140 años, cuenta con uno de sus más importantes centros de producción en la localidad barcelonesa de Montornés del Vallés. En ella, se produce más de 200.000 toneladas al año de detergentes, detergente líquido y adhesivos. Una producción que si bien se ha visto alterada por la crisis del coronavirus continúa en marcha.“Los productos de limpieza y adhesivos para la industria son esenciales para garantizar el abastecimiento en los supermercados y que las familias puedan seguir confinadas en los hogares”, señala la directora de recursos humanos de Henkel Ibérica.

Leer más: "Para el sector de la alimentación no es una situación idílica": el coronavirus pone en jaque la rentabilidad de los supermercados, que venden más pero acusan el alza en costes

Pero el gigante alemán da un paso más en su apuesta por esta localidad catalana y está construyendo un almacén automático que se convertirá en el centro logístico para el Sur de Europa de la división de Laundry&Home Care.

La producción de esta multinacional se destina en el gran consumo pero también en la industria automotriz y en la aeroespacial. En este centro de producción en España, Henkel ha invertido más de 50 millones de euros en los últimos años, según avanza Serra. Una inversión que ha ido destinada, por un lado, a poner en marcha un hub europeo de la industria aeroespacial y a ampliar su capacidad productiva de detergentes con una línea de envasados de alta velocidad.

La compañía ha donado 50.000 litros de desinfectantes a las instituciones públicas y grupos de profesionales que luchan contra el coronavirus. Además, “a nivel productivo, hemos sido capaces de ser muy flexibles y, además de seguir produciendo algunos de nuestros productos, hemos podido habilitar fábricas en diferentes países para producir adicionalmente desinfectantes en nuestras instalaciones”, explica la responsable de recursos humanos sobre cómo la compañía se ha adaptado a la situación. 

Más allá de los productos de desinfección, la multinacional ha donado guantes y contribuido con donaciones económicas a las entidades sociales y sanitarias que lo necesitan. 

Leer más: Los mercados de abastos reclaman su espacio frente a las cadenas de alimentación y rechazan que las autoridades "envíen a los clientes al súper más cercano"

La multinacional, que cuenta con una plantilla de 1.000 personas, puso en marcha, ya a finales de febrero, un comité de crisis en el que están representados los centros de trabajo de España y Portugal. Lo hizo para continuar con la producción. “Ante la situación actual, no podemos fallar a la sociedad y debemos seguir suministrando productos de limpieza e higiene, así como adhesivos para la industria, puesto que han sido clasificados por las autoridades como productos de primera necesidad para las familias que están confinadas en los hogares, y así poder combatir entre todos esta pandemia”, explica Serra  en cuanto a la responsabilidad de la empresa en la lucha contra el coronavirus.

La compañía alemana está presente en 70 países pero sigue operando en la medida de lo posible. “Desde el primer momento nuestra prioridad siempre ha sido la salud y seguridad de nuestros trabajadores y esto pasaba por analizar todos los puestos de trabajo en los 12 centros de trabajo”, recuerda Serra.

Y además