Los Hidalgo necesitan liquidez con urgencia para rescatar Globalia y Air Europa: la familia pone en venta un hotel de 5 estrellas y su sede corporativa

Juan José Hidalgo, presidente de Globalia.
Juan José Hidalgo, presidente de Globalia.

Globalia

La familia Hidalgo no remonta cabeza.

Según indican fuentes financieras a El Confidencial, Juan José Hidalgo habría comenzado a dar los primeros pasos para reorganizar urgentemente su patrimonio y sacar así de la quiebra técnica tanto a Globalia Corporación Empresarial como a Air Europa. 

Con el objetivo de obtener entre 400 y 500 millones de euros, el empresario salmantino habría puesto a la venta varios activos inmobiliarios para recapitalizar sus negocios.

Entre ellos, el edificio de oficinas que el holding familiar tiene en la localidad de Pozuelo de Alarcón, en Madrid, y que supone la sede operativa de la compañía.

La que no está a la venta es la sede fiscal, situada en Palma de Mallorca, ya que, pese a tenerla en propiedad, está hipotecada como garantía del préstamo de 475 millones de euros que le concedió la SEPI en noviembre de 2020 para sobrevivir a la pandemia.

Ese mismo año, el grupo perdió 35 millones de euros, pero sus cuentas ya estaban en negativo desde antes de la irrupción del COVID-19.

Air Europa es la aerolínea que menos pasajeros recupera desde la pandemia: crece en el primer trimestre un 147% frente al 1.300% de Ryanair

Según revela el mismo medio, el Grupo Palladium –de la familia Matutes– podría posicionarse como candidato principal para la compra de dicho edificio y con ello unificar todas las oficinas que tiene por Madrid.

Cabe recordar que los Matutes son socios financieros de Globalia –tienen aún un 5% del capital–, aunque Abel Matutes decidió el año pasado salir del consejo de administración tras los malos resultados financieros.

Además del edifico de Pozuelo de Alarcón, los Hidalgo han puesto a la venta el Hotel Palace de Muro, un establecimiento de 5 estrellas que opera bajo la marca Be Live.

Los Hidalgo han decidido poner su negocio en manos del despacho de abogados Garrido después de que el pasado año renunciase al cargo de administrador Iván Dávila, su abogado de confianza, señala El Confidencial. 

Dávila tendrá que ayudar al patriarca de la familia a evitar que la SEPI se quede con parte de Air Europa, algo que podría ocurrir si esta convierte el préstamo de 240 millones en acciones de la aerolínea. 

Como recuerda el mismo medio, los 235 millones restantes que le concedió fueron en forma de un crédito normal. 

Evitarlo tiene una solución: inyectar en la filial una cantidad millonaria a partir del próximo 1 de julio, fecha en que expira la moratoria concedida por el Gobierno para no solicitar el preconcurso de acreedores, una situación en la que entraría a partir del 1 de septiembre.

Otros artículos interesantes:

Globalia podría quedarse con hasta un 20% de Air Europa

IAG concede un préstamo de 100 millones a Globalia para comprar hasta un 20% de Air Europa

IAG podría entrar en Air Europa este año para reforzar su posición en el 'hub' de Barajas

Te recomendamos