El hipo podría ser otro síntoma del coronavirus, según dos nuevos estudios: los expertos explican la razón

A man wears a protective face mask decorated with a question mark during coronavirus outbreak in New York, May 22, 2020.
Mike Segar/Reuters
Reuters
  • En dos estudios de casos se han descrito casos inusuales de COVID-19 en los que el hipo parecía ser el único síntoma importante. 
  • Es posible que el hipo sea un síntoma del COVID-19, pero no ha habido suficientes investigaciones para asegurarlo, según los expertos médicos.
  • Descubre más historias en Business Insider España. 

Los médicos del Departamento de Medicina de Emergencia del Condado de Cook informaron de un caso inusual de COVID-19 en abril: un paciente cuyo principal síntoma parecía ser el hipo. 

El hombre de 62 años había llegado a urgencias después de tener hipo durante cuatro días seguidos, sin saber por qué. También había perdido 11 kilos en cuatro meses. 

Pensando que el hombre podría tener un tumor entre sus pulmones, los médicos le hicieron una radiografía de tórax. En su lugar, los resultados dieron con un patrón de vidrio esmerilado, una característica común en los pulmones de los pacientes de COVID-19 que hace que aparezcan nublados en un escaneo. Después de hacerle un test, dio positivo en coronavirus.

Una historia similar se produjo en otro estudio publicado en junio, que no ha sido revisado por pares. Un hombre de 64 años llegó a urgencias con hipo persistente. Los médicos le hicieron una radiografía de tórax, que mostraron el patron de vidrio esmerilado, y luego le hicieron un análisis para detectar COVID-19. También tenía la enfermedad.

Leer más: Los síntomas del COVID-19 siguen un orden que podría ayudar a distinguirlo de otras enfermedades, según un nuevo estudio con 55.000 pacientes

La pregunta que ambos estudios de caso exploran (¿El hipo persistente es un síntoma de COVID-19) no tiene aún una respuesta sólida. Aparte de estos dos ejemplos, la relación entre esta dolencia y el nuevo coronavirus no ha sido muy estudiada. 

"Mi opinión general es que es difícil de decir", declara Aparajita Singh, una gastroenteróloga de la Universidad de California en San Francisco, a Business Insider. Además, añade: "Puedo ver por qué muchas personas estarían interesadas en tratar de investigar esta cuestión y tratar de encontrar una relación, porque el hipo es muy, muy común". 

Aun así, la evidencia existente hasta ahora es "de muy baja calidad", asegura. 

El coronavirus puede irritar el sistema digestivo

Según la página de información especializada en salud Healthline, "¿Es el hipo un signo de COVID-19?" fue un tema de moda durante semanas el mes pasado. 

Singh señala que es plausible que esta dolencia sea un signo de COVID-19 para algunos pacientes, basado en lo que sabemos sobre cómo interactúan el virus y el sistema digestivo.

La investigación ha demostrado que el virus puede conducir a problemas gastrointestinales: un estudio encontró que de 204 pacientes con COVID-19, 103 informaron de algún tipo de síntoma gastrointestinal. Los más comunes fueron diarrea y pérdida de apetito. Seis de esos pacientes no tenían ningún síntoma respiratorio, solo gastrointestinales. Un estudio del CDC, de manera similar, encontró que aproximadamente la mitad de los pacientes tenían síntomas gastrointestinales, incluyendo diarrea y vómitos. 

Leer más: La humedad aumenta el riesgo de contagio por coronavirus al prolongar hasta 23 veces más su supervivencia en el aire

Si el coronavirus irrita el tracto gastrointestinal, también puede afectar al nervio frénico, que controla el diafragma. Un nervio irritado puede causar contracciones involuntarias del diafragma, también conocidas como hipo. 

"Cada vez que el tracto gastrointestinal se ve afectado, es biológicamente plausible que puedas terminar con el hipo", explica Lisa Maragakis, directora de prevención de infecciones en el Sistema de Salud de Johns Hopkins, a Business Insider.

Los investigadores todavía no saben si el hipo y el COVID-19 están relacionados

Para determinar con seguridad si realmente existe una conexión entre la infección y el hipo, los científicos necesitarían más de un par de estudios, idealmente ensayos con un diseño doble ciego (en el que ni el observador ni el sujeto conocen el origen de la muestra o el tratamiento, con el objeto de no influir en los resultados). Singh señala que en los dos casos descritos, otros factores podrían estar en juego: el hombre del estudio de caso del Condado de Cook tenía bajos niveles de sodio, por ejemplo, lo que también puede causar hipo.

Hasta ahora, ninguno de los análisis más amplios de los síntomas gastrointestinales de COVID-19 ha incluida esta dolencia. Pero Singh asegura que los dos casos han despertado su interés de todos modos.

"Estaría más atenta a este síntoma", reconoce. "Pero no añadiría esto a mi lista de síntomas de inmediato".

Maragakis alienta a las personas que tienen síntomas duraderos e inusuales como el hipo persistente, a "pecar de precavidos y hacerse la prueba".

Leer más: Malas noticias para la vuelta al cole: un nuevo estudio sobre el coronavirus insiste en que los niños contagian igual que los adultos

Pero añade que hay una línea muy fina entre ser cuidadoso y estar innecesariamente ansioso.

"Una vez que tratas de estar atento a cualquier síntoma, cada uno de nosotros encuentra cosas por las que preguntarse cada día", advierte. 

LEER TAMBIÉN: Llega una ciclogénesis explosiva: qué es y cómo afectará a España

LEER TAMBIÉN: El iPhone 12 podría tener menos autonomía por culpa del 5G

LEER TAMBIÉN: Una universitaria de 26 años lanzó con 170 euros una marca de trajes de baño desde su casa que en un año ha generado 1,4 millones de ingresos: así lo consiguió

VER AHORA: Ángel Sáenz de Cenzano, CEO de LinkedIn España: “El mayor reto del mercado laboral será la capacitación de las personas para dar respuesta a las necesidades del futuro”