Pasar al contenido principal

La hipoteca de BBVA se convierte en la más barata del mercado

Los millennials han popularizado el alquiler de todo tipo de objetos y servicios gracias a internet.
Pixabay

Los bancos siguen dentro de su batalla por captar clientes mediante la guerra de las hipotecas. BBVA ha reducido el diferencial de su hipoteca a tipo variable hasta el euríbor más 0,89 y ha eliminado la comisión de apertura. De esta forma, el TAE del primer año se sitúa en el 1,576%. 

Esta reducción del diferencial convierte esta hipoteca en la más barata del mercado, según informa El Economista. Hasta ese momento, la hipoteca más barata era una comercializada por Kutxabank, que solo la ofrecía a un grupo seleccionado de clientes que cumplieran ciertos requisitos. Dicha hipoteca se situaba en el Euríbor más 0,9. 

En la clasificación de las hipotecas más baratas le siguen los préstamos de entidades como ING o Bankinter, que comercializan hipotecas a tipo variable en el que suman al euribor un 0,99. 

Esta batalla por la captación de clientes llega un momento en el que se vuelve a reactivar el sector inmobiliario y se incrementan las compraventas de viviendas. Las compraventas de vivienda en febrero ascendieron a 41.480 operaciones. Una cifra que supuso un incremento del 16,2% respecto al mismo mes del año anterior y que se convierte en la mayor cifra de un febrero desde el ejercicio 2011, según los datos del INE. 

En estas operaciones las hipotecas tienen un peso importante para la financiación de la compra. En este contexto, las hipotecas a tipo fijo han ido ganando peso dentro del tipo de préstamos firmados para estas adquisiciones. Aún así, el grueso de las hipotecas en España siguen siendo a tipo variable. 

En este contexto de tipos de interés al mínimo, el euríbor continua estando en términos negativos. Este indicador cerró marzo en el -0,191%. 

Esta guerra de reducción de diferenciales puede hacer que los márgenes del negocio bancario se vean muy estrechados. Aunque por otro lado, los clientes con hipotecas son atractivos para los bancos, que en muchas ocasiones para darles estos diferenciales bajos les obligan a contratar otra serie de productos lo que incrementa la vinculación del cliente con la entidad. 

Te puede interesar