La hipoteca digital encuentra un inesperado aliado en el coronavirus y ya se postula como el modelo de contratación del futuro

La hipoteca digital en España
GettyImages
  • La complejidad de los préstamos hipotecarios hacía que, hasta la irrupción de la COVID-19, los bancos optasen por la modalidad presencial para gestionarlos.
  • El confinamiento cambió la manera de acceder a este producto hasta tal punto que la hipoteca tradicional corre el riesgo de desaparecer.
  • Solicitar una hipoteca 'on line' permite al cliente ganar en flexibilidad y personalización, pero no implica condiciones menos exigentes.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Cambios. Es lo que, en uno u otro  sentido, trae el coronavirus. En términos económicos y laborales, con consecuencias tan drásticas como dramáticas.

En algunos casos, sin embargo, la irrupción de la COVID-19 implica efectos adaptativos, que no son intrínsecamente positivos ni negativos. Por ejemplo, que el coronavirus ha supuesto un espaldarazo definitivo para el teletrabajo: apenas un 5% de los españoles se valía esta fórmula en 2019, frente al 34% que asegura hacerlo en la actualidad.

La digitalización, clave frente al coronavirus

Del mismo modo, si antes de la pandemia la transición al mundo digital ya estaba en la agenda de las empresas, ahora, dada la coyuntura presente, se posiciona como una prioridad. Tanto para grandes compañías como en lo que se refiere a las pymes, de hecho, la digitalización es una de las recetas más repetidas para mitigar el impacto del coronavirus.

Leer más: Éstos son los 9 principales riesgos de la inversión inmobiliaria

En los sistemas de pago, no sólo China prepara el yuan digital para plantar cara al dólar estadounidense, sino que también los principales bancos españoles ya barajan fechas para lanzar las primeras pruebas con dinero en este formato a través de la sociedad que crearon para este propósito: Iberpay.

Las hipotecas antes de la COVID-19

Respecto a la forma de contratación en el sector financiero, hay un producto que, al decir de los expertos, nunca volverá a ser el mismo: el préstamo hipotecario. Si bien resulta de lo más habitual abrir una cuenta, operar y contratar -incluso a crédito- por medio de Internet, hasta hace pocos meses sólo contadas entidades ofrecían hipotecas a través del canal on line. La complejidad del producto hacía que los bancos siguieran optando por la modalidad presencial.

Los préstamos hipotecarios tras la llegada del coronavirus

Sin embargo, en un giro de tuerca más provocado por la COVID-19, la hipoteca digital encontró un aliado inesperado en el confinamiento. En un salto que podría haber tardado una década en dar, el sector financiero hizo gala de sus principales virtudes: flexibilidad y capacidad de adaptación a las circunstancias. Bien es cierto que su apuesta por la digitalización previa a la aparición del virus era evidente. Además de que es uno de los ámbitos que con mayor claridad acepta y favorece el teletrabajo. No obstante, existía cierto recelo sobre permitir la firma on line de préstamos hipotecarios.

Leer más: El mercado de compra y alquiler de vivienda cotiza a la baja y se generarán grandes oportunidades

¿Adiós a la hipoteca tradicional?

“Llegados a este punto, en los próximos meses, el tener que ir a una oficina para contratar una hipoteca será algo cada vez más residual, ya que los bancos ahora van a ser capaces de ofrecer soluciones más personalizadas y flexibles para cada tipo de usuario”, explica Simone Colombelli, director de Hipotecas en iAhorro. “A partir de ahora se plantea un nuevo escenario en el que la hipoteca ya sólo será digital”, afirma en el portal pisos.com.

¿Aumento de la morosidad?

Los profesionales de la banca española han pasado por numerosos episodios extremadamente delicados. La referencia más cercana es 'la tormenta perfecta' que cayó sobre la economía nacional al unirse el desplome del ladrillo, la crisis de las hipotecas subprime y el bajón global que comenzó en 2007.

Distinto canal, mismos parámetros

Por ello, “la hipoteca digital no va a llevar consigo una relajación de los criterios de la banca o una flexibilización de los mismos. La banca ha aprendido mucho durante estos años y, entre su experiencia, y la Ley de Crédito Inmobiliario de 2019 nos encontramos en un contexto muy diferente al de 2008”, argumenta Simone Colombelli.

Leer más: ¿Hasta qué punto importa el plazo de pago? Descubre la diferencia entre comprar una vivienda a 15 o a 20 años

“Mientras en 2008 teníamos un euríbor en máximos históricos, ahora el indicador se encuentra en terreno negativo y se resiste a acercarse a cero. Sin embargo, el miedo a la morosidad sigue estando ahí. La actual situación del empleo en España, en la que una gran parte de la población ha sufrido un ERTE, y el miedo al cierre de empresas está provocando que los bancos miren con lupa los perfiles laborales de los solicitantes”, destaca el experto.

“Si algo hemos aprendido en esta crisis es que los empleos ya no son para siempre ni las hipotecas duran ya toda la vida”, concluye el director de Hipotecas en iAhorro. Sean estos productos digitales o no.

LEER TAMBIÉN: España reserva sus primeras vacunas contra el COVID-19 tras adquirir 30 millones de dosis a AstraZeneca

LEER TAMBIÉN: Guía para entender qué es el euríbor y cómo afectan sus cambios a tu hipoteca

LEER TAMBIÉN: 12 de los productos más saludables de Mercadona, según un nutricionista español que triunfa en Instagram

VER AHORA: Todos los interrogantes sobre el coronavirus que siguen sin respuesta

    Más:

  1. Vivienda
  2. Hipotecas
  3. Dinero
  4. Finanzas personales