Pasar al contenido principal

Por qué el plan de hipotecas para jóvenes propuesto por Ana Botín no convence del todo al mercado

  • La mayoría de los menores de 30 años no ha conseguido emanciparse debido al “incremento en el precio de la compra y alquiler de vivienda, junto a los bajos ingresos que obtienen los jóvenes”, según un informe del Observatorio Social de La Caixa.
  • La presidenta de Banco Santander, Ana Botín, anunció a mediados de mayo que estaba trabajando con “expertos y personas del sector inmobiliario y de construcción” para elaborar un plan de colaboración público- privada con el Instituto de Crédito Oficial (ICO) para ayudar a los jóvenes a comprar su primera vivienda. 
  • Los expertos consultados por Business Insider España coinciden en que el plan es "razonable", pero puntualizan que no servirá para resolver el problema del acceso a la vivienda para la mayoría de jóvenes y señalan posibles consecuencias negativas para los balances de la banca.
  • Esto es todo lo que tienes que saber de la propuesta de Botín, explicado en poco más de 5 minutos.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

No es fácil ser joven en España. El país presenta la segunda mayor tasa de paro juvenil de la Unión Europea y, como alertan varios informes y expertos, aquellos que sí tienen trabajo están en peor posición que la población en general, según afirma el último informe sobre necesidades sociales que acaba de publicar el Observatorio Social de La Caixa.

De hecho, ese documento contiene una conclusión aún más demoledora: el 76% de los jóvenes menores de 30 años aún no han podido independizarse, un fenómeno que el Observatorio atribuye al “incremento en el precio de la compra y alquiler de vivienda, junto a los bajos ingresos que obtienen los jóvenes”.

Además, el informe desvela que, según cifras de 2018, casi un tercio de los menores de 30 años viven en hogares que llegan con mucha dificultad a final de mes y un 18% en hogares cuya renta familiar está por debajo del umbral de la pobreza, mientras que casi 1 de cada 4 reconoce cobrar menos de 2 tercios del salario medio.

En el plano laboral, la última Encuesta de Población Activa refleja 4,7 millones de ocupados menores de 35 años en España, de los que 1,4 millones eran trabajadores temporales, 484.000 tenían contrato por obra y servicio y más de 300.000 figuraban como eventuales. En lo que respecta al paro registrado, en mayo había 1,1 millones de desempleados menores de 35 años, algo menos de un tercio del total.

Además, un estudio de la Fundación BBVA publicado el año pasado aseguraba que 1 de cada 3 jóvenes con contrato indefinido y 2 de cada 3 con contrato temporal no se habían emancipado todavía. El texto alerta, además, de que el porcentaje de menores de 35 años que vive con sus padres ha aumentado un 7% en una década, con un 65,1% de jóvenes no emancipados en 2018.

Ante esta situación, se han planteado varias soluciones desde diversos ámbitos. Una de las más recientes corre a cargo de Ana Botín, la presidenta de Banco Santander, que aseguraba el pasado 15 de mayo en una entrevista en El País que estaba trabajando con “expertos y personas del sector inmobiliario y de construcción” para elaborar un plan de colaboración público-privada para ayudar a los jóvenes a comprar su primera vivienda.

Leer más: El Banco de España desvela que cada vez más menores de 45 años viven de alquiler y esto muestra cómo la precariedad limita la compra de casa

La propuesta, a la que también aludió hace unos días en la cumbre organizada por la CEOE para abordar la reconstrucción empresarial tras el coronavirus, consiste en que el comprador pague un 5% del valor de la casa y el banco le ofrezca una hipoteca por el 95% restante gracias una garantía del Instituto de Crédito Oficial (ICO) del 20%. De este modo, la presidenta de Santander aseguraba que se podrían construir 150.000 viviendas, se crearían 500.000 puestos de trabajo, además de ayudar a miles de jóvenes a independizarse.

Fernando Encinar, jefe de Estudios de Idealista, Pedro Soria, director comercial de Tinsa, y Leandro Escobar, profesor de Comillas ICADE y experto inmobiliario, coinciden en señalar a Business Insider España que la propuesta de Botín es "razonable" o "positiva", pero advierten de que no servirá para mejorar el acceso a la vivienda de todos los jóvenes, sino solo de aquellos que sean realmente solventes, lo que podría reducir su ámbito de acción.

La idea de Botín no es del todo novedosa, como asegura Fernando Encinar, señalando al programa Help to Buy que Reino Unido puso en marcha en 2013 y que parte de un planteamiento, “la accesibilidad a la vivienda de personas jóvenes que podrían pagar una cuota hipotecaria que sería incluso más baja que el alquiler que estaban pagando, pero no habían tenido capacidad de ahorro para ese 20% de la hipoteca que no se cubre”.

Mientras, Leandro Escobar advierte de que una de las debilidades de la propuesta de Botín es que, al requerir solamente un 5% de los fondos propios del joven que solicita la hipoteca, generará poca vinculación con la vivienda, lo que aumentará el riesgo de que los jóvenes dejen de pagar su cuota si surgen dificultades económicas, elevando la morosidad hipotecaria.

Ese riesgo de impago también lo contempla Pedro Soria, que asegura que la propuesta de Ana Botín podría aumentar la construcción y con ella, el empleo y la recaudación de impuestos, pero advierte de que podría penalizar a los balances de las propias entidades financieras si finalmente hay morosidad. Por ello, al igual que Encinar, apuesta por la opción del alquiler sostenible para dar acceso a vivienda al resto de perfiles de jóvenes.

Y además