"Siento mucho lo que ha pasado": así conseguí entrevistar a Mark Zuckerberg tras el escándalo de Cambridge Analytica

La entrevista exclusiva de Laurie Segall a Mark Zuckerberg en 2018.
La entrevista exclusiva de Laurie Segall a Mark Zuckerberg en 2018.
Cortesía de Laurie Segall.

El siguiente texto es un extracto del libro.

El 17 de marzo de 2018, el mundo cambió. Apenas un día antes, casi nadie había oído hablar de Cambridge Analytica. Pero cuando una consultora denunció las tácticas de la empresa, la noticia empezó a ser tendencia en todo el mundo.

Fue el tema de la mañana en la CNN. Jeff Zucker, presidente ejecutivo de la cadena por aquel entonces, estaba sentado en una silla giratoria a la cabeza de una gran mesa ovalada, esperando a sus responsables de noticias. A las 9 de la mañana, estaban reunidos a su alrededor, por orden de importancia, repasando los titulares del día. Facebook estaba en primera línea.

El escándalo de Cambridge Analytica ganaba fuerza, pero Mark Zuckerberg, CEO y cofundador de Facebook, y Sheryl Sandberg, jefa de operaciones de la compañía no aparecían por ningún lado. 

La indignación del público se convertía en una bola de nieve, y todos los periodistas intentaban desesperadamente adelantarse a las preguntas, pero nadie tenía respuestas. En medio del frenesí, Jeff hizo una pregunta que me llegaría en minutos: "¿Está Laurie Segall en esto?"

Había toda una carrera por llegar hasta Zuckerberg y Sandberg

Al igual que cualquier otro periodista, me puse a buscar en mi agenda. Llamando una y otra vez, me paseaba por la sala de prensa, fuera de la oficina de Jeff, junto al plató donde se grababa un programa en directo. Me encorvaba sobre mi portátil en cualquier asiento libre que pudiera encontrar. Cuando una noticia llegaba con rapidez, me gustaba moverme con ella; caminar durante las llamadas, sentarme en los escritorios y rincones vacíos de las redacciones para tomar notas.

Los rumores se sucedían. Múltiples fuentes susurraban que había discusiones internas en Facebook y un creciente resentimiento en las filas de la empresa. Los empleados se quejaban de que Mark y Sheryl estaban protegidos por sus propios filtros; que su gente y la gente de su gente se preocupaban más por su imagen que por la de aquellos a los que servían. Incluso los directivos de Facebook estaban resentidos.

¿Dónde estaban sus líderes en un momento tan crucial? El escándalo no se estaba apaciguando; estaba explotando.

Mark Zuckerberg acabaría hablando, y cuando lo hizo, fue conmigo

Cuando llegamos al campus de Facebook, yo ya era una profesional. Nos condujeron a uno de los edificios más nuevos, a través de un vestíbulo con grafitis de colores salpicados en las altas paredes de cemento. Firmamos, recibimos nuestras insignias y pasamos junto a unas paredes que mostraban mensajes positivos, como "Empatía". Los carteles que decían "Muévete rápido y rompe cosas" hacía tiempo que habían desaparecido.

Move fast and break things (Muévete rápido y rompe cosas) fue un eslogan utilizado por la compañía en sus inicios, en alusión a ser innovador a toda costa. Ahora, esa filosofía ha cambiado.

6 factores que amenazan realmente el futuro de Meta, matriz de Facebook, más allá de su improbable salida de Europa

A pesar del caos exterior —a pesar del torbellino de medios de comunicación, usuarios y políticos que exigían una explicación—, en el interior reinaba una extraña calma. Los responsables de Facebook se pegaron a nosotros como sombras mientras caminábamos entre filas de escritorios abiertos y pizarras blancas.

Nos detuvimos en una anodina sala de conferencias y, en un rincón, vi un pequeño aparato que se parecía notablemente a una grabadora. La consigna era alta y clara: nada de lo que hacíamos era privado.

Nuestro equipo pasó una hora y media preparándose. Nos dijeron que Mark era muy exigente con la silla en la que se sentaba, lo cual tenía sentido. Quería sentirse cómodo en lo que era posiblemente uno de los momentos más incómodos de la historia de la empresa. Yo estaba encantada simplemente de que nos pudiéramos sentar a hablar con él.

Cuando por fin llegó el momento de empezar la entrevista, la temperatura de la sala había bajado diez grados. Debería haber recordado mi experiencia en Chicago, que había apodado la "entrevista de la nevera". Ahora me arrepentía de mi camiseta sin mangas.

Mientras intentaba relajarme, Mark entró en la sala

La energía era diferente a la de nuestra primera vez juntos. Aquel encuentro había sido un reportaje de relaciones públicas cuidadosamente elaborado y dedicado a destacar el poder de los grupos de Facebook y la comunidad que estaban creando. Estábamos rodeados de miembros de grupos que se habían encontrado en Facebook y se habían reunido en un summit. Pero esa energía había desaparecido hacía tiempo. Ahora había poca gente y muchas explicaciones que dar.

"¡Hola!", dijo, entrando y acercándose a nuestro equipo. Parecía menos reservado que la última vez que nos vimos, y hablaba con más libertad. Pero pude percibir sus nervios; en este momento, parecía sorprendentemente vulnerable. Después de que Meagan, la maquilladora, le aplicara un poco de base, nos sentamos para empezar la entrevista.

En cuestión de segundos, Mark se detuvo, pidió un minuto y se marchó bruscamente, seguido por sus ayudantes

Me quedé inmóvil, barajando mis notas y haciendo señas a Jack para que recabara información, mientras esperábamos una actualización.

Podía oír el reloj de la cuenta atrás de la CNN haciendo tictac en mi cabeza. Nuestro reportaje, hasta ahora inexistente, estaba siendo promocionado para ser emitido más tarde en el programa de Anderson Cooper, con el reloj de la cuenta atrás contando oficialmente los minutos. ¿Aún se iba a realizar la entrevista? Después de 10 minutos, los encargados volvieron con una actualización.

"¿Te importa si cambiamos de habitación?" Preguntó uno. "Aquí no hace suficiente frío. Mark preferiría la habitación un poco más fría".

Teníamos que empezar la entrevista para conseguir tiempo de emisión. Si trasladarnos a Siberia era la clave para obtener respuestas inmediatas a las preguntas que había garabateado, nos trasladaríamos.

La fascinante historia de Facebook, contada en imágenes

Nos apresuramos a instalarnos en la nueva sala, más gélida, y esta vez el tiempo de preparación parecía de sólo 20 minutos. No había sillas, sólo un pequeño sofá. Tomé asiento en un lado, y finalmente Mark volvió y se sentó a mi lado, rodilla con rodilla.

"¿Seguro que quieres estar tan cerca?", bromeé. Pero las sonrisas habían desaparecido. Todos estábamos listos para hacerlo.

Empezamos la cuenta atrás para asegurarnos de que nuestros micrófonos funcionaban correctamente. Zuckerberg. Cuenta hasta cinco.

"Uno, dos, tres, cuatro, cinco".

Segall.

"Cinco, cuatro, tres, dos, uno".

Y empezamos a filmar.

"Mark, ¿qué ha pasado? ¿Qué ha salido mal?", pregunté.

Me miró fijamente durante un segundo más o menos, y luego soltó su respuesta guionizada

"Siento mucho lo que ha pasado", dijo, asegurándose de que la disculpa fuera lo primero. Pasó a explicar los detalles de lo que salió mal y cómo Cambridge Analytica se aprovechó de prácticas anticuadas.

Tardó un minuto, pero encontramos el ritmo.

"¿Hay que regular Facebook?", pregunté.

"No estoy seguro de que no deba ser regulado", respondió.

Le pregunté si testificaría ante el Congreso estadounidense. Evadió la pregunta, diciendo que había personas más cualificadas para responder a determinados tipos de preguntas. Le reté, haciendo hincapié en que la gente quería que él, el creador de Facebook, compareciera. No se comprometió, pero dejó la puerta abierta.

Cuando nos acercamos a los 20 minutos asignados, los responsables de Facebook intentaron interrumpirnos, pero Mark continuó. Seguimos hablando otros diez minutos, y luego otros 10 más. Cuando parecía que no le quedaba nada que decir, le hice una última pregunta: ¿Te gustaría construir un Facebook más amable para tus hijos?

Mark dejó escapar un suspiro. Algo casi imperceptible cambió en sus ojos. Tal vez fuera el final de la entrevista y la importancia de este momento en particular, y lo que significaba para el futuro de su empresa. Tal vez fue la mención de sus hijos. Miré más de cerca.

Había empezado a llorar

"Tener hijos cambia muchas cosas", dijo.

"¿Cómo qué?", pregunté, evitando el contacto visual con sus encargados de relaciones públicas, que hacía tiempo que habían pasado de un lado a otro y ahora estaban listos para abalanzarse.

"Antes pensaba que lo más importante, con diferencia, era tener el mayor impacto positivo en todo el mundo. Ahora, sólo me importa construir algo de lo que mis hijas crezcan y estén orgullosas".

"¿Sientes que estás haciendo eso?", le pregunté. La pregunta flotaba, suspendida sobre la carnicería de la manipulación electoral, la recopilación de datos, la creciente preocupación por el efecto de la tecnología en nuestra salud mental, en la salud general de la sociedad.

"Lo sé". Habló despacio, midiendo cada palabra. "Estamos comprometidos a hacer esto bien para la gente".

Los empleados de Facebook están quemados, frustrados y preocupados al ver que la empresa atraviesa una situación de "fracaso", según documentos filtrados

Allí estaba yo, sentada frente a un ingeniero que había construido la mayor red social imaginable; que fue capaz de hacerlo viendo el mundo en tuercas y tornillos, en unos y ceros. La empatía y un profundo conocimiento de los seres humanos no formaban parte necesariamente de esa ecuación.

Había creado su empresa cuando era apenas un niño, mucho antes de tener hijos propios, mucho antes de que sus hijas desbarataran sus propios algoritmos internos. La idea era conectar el mundo —por dinero, o poder, o bien social— pero su punto ciego parecía ser su propia incapacidad para conectarse. 

Se guiaba por el optimismo y una buena cantidad de arrogancia, junto con un filtro que le había rodeado durante la mayor parte de su vida adulta. La empresa se había convertido en un gigante y ahora se cuestionaba su modelo de negocio, su papel en la sociedad y las intenciones de sus ejecutivos.

Quizá lo más interesante para mí era lo humano que era Mark

Habíamos entrado oficialmente en una nueva era en la que nuestros gigantes tecnológicos, los que habían sido dioses en los años del boom, se veían obligados a volver a entrar en la estratosfera, y a bajar a la tierra. La entrevista fue un baile, pero el momento fue uno que sabía que causaría réplicas en el futuro, transformando la narrativa no sólo del impacto de Facebook en la sociedad, sino de la tecnología en general.

Cuando nos sentamos rodilla con rodilla, le agradecí a Mark su tiempo, y luego se fue. La entrevista de 20 minutos había durado 40.

Las imágenes se transmitieron a la sala de prensa de la CNN a la velocidad del rayo y, minutos después, la entrevista se emitió en Anderson.

El reportaje fue recogido en todo el mundo

Casi inmediatamente, los periódicos publicaron artículos de opinión sobre el poder y la influencia de Facebook. Las cabezas pensantes opinaron sobre el papel de la tecnología en la protección de la privacidad de los usuarios, y Twitter estalló con gente que analizaba las palabras de Zuckerberg.

Era la primera vez que decía que Facebook quizá, sólo quizá, debería ser regulado.

Cuando, horas más tarde, entré en directo en Anderson para ofrecer mis propios puntos de vista, me acompañó un grupo de hombres. Diseccionaron mi entrevista, dejándome poco tiempo para compartir mis opiniones.

Pero sonreí.

Al final del día, no importaba cuántos tipos gritaran sobre mí, yo era la que había conseguido a Mark Zuckerberg.

Del libro "Special Characters: My Adventures with Tech's Titans and Misfits" de Laurie Segall. Copyright © 2022 por Laurie Segall. Reimpreso con permiso de Dey Street Books, un sello de HarperCollins Publishers.

Meta no ha respondido a la solicitud de comentarios de Business Insider.

Laurie Segall es la fundadora y directora general de Dot Dot Dot, una empresa de noticias y entretenimiento. Anteriormente, fue corresponsal sénior de tecnología en la CNN.

Otros artículos interesantes:

Qué quiere decir exactamente Zuckerberg con que el metaverso no es tanto un "lugar" como un "punto en el tiempo"

Meta, antes Facebook, ya no es una de las 10 empresas más valiosas del mundo

La razón por la que Mark Zuckerberg recomienda no hacer una captura de pantalla en Facebook Messenger o Instagram

Te recomendamos