Eugene Shoemaker es el único hombre enterrado en la Luna: esta es su historia

Astronauta en la Luna.
fergregory

Getty Images

  • Las cenizas del astrofísico y geólogo Eugene Shoemaker fueron esparcidas en la Luna en honor a sus contribuciones científicas a lo largo de su vida.
  • Shoemaker formó parte del programa Apollo para ser el primer hombre en pisar la Luna, pero una enfermedad se lo terminó impidiendo.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Todo el mundo sabe que en 1969 Neil Armstrong llegó a la Luna en el Apollo 11, pero lo que probablemente no sepas es que hay un hombre enterrado en el satélite.

Parece toda una locura, pero piensa que en el momento en el que el hombre pisó la Luna se llegó a creer que en pocos años la humanidad viviría allí de algún modo.

La pregunta es: ¿por qué hay un hombre enterrado en la Luna?

Los astronautas explican las deprimentes razones por las que nadie ha vuelto a pisar la Luna

Se trata de Eugene Shoemaker, un astrofísico y geólogo estadounidense nacido en 1928 que llegó a ser candidato para ser el primero en pisar la Luna, según ha publicado El Español.

Pero un trastorno poco común llamado el mal de Addison se lo impidió. La enfermedad hace que las glándulas suprarrenales de los riñones no produzcan suficientes hormonas, produciendo numerosos problemas como confusión, pérdida del conocimiento, deshidratación, fiebre, unas condiciones que no le permitieron llegar a la Luna.

Shoemaker llegó a ser apodado como uno de los fundadores de la astrogeología, ya que demostró que muchos accidentes geográficos eran consecuencia de impactos de meteoritos. Antes se pensaba que todo era resultado de volcanes que habían erupcionado hace muchísimos años.

18 datos curiosos que no sabías sobre la misión Apolo 11

Esto lo consiguió analizando la situación del cráter Barringer, en Arizona, donde descubrió la existencia de coesita, un polimorfo del cuarzo y stishovita, una variedad mineral polimorfa de la sílice, propiedades de los meteoritos.

Desde entonces creó el Programa de Investigación Astrogeológica del Servicio Geológico de los Estados Unidos (USGS), para después sumergirse de lleno en la misión espacial más famosa de la historia: el programa Apollo.

Sin embargo, tras contraer la enfermedad y aparcar su aventura espacial, Shoemaker decidió centrarse en el estudio de los asteroides que provocan esos cráteres en el Instituto de Tecnología de California (Caltech).

En esa última etapa de su vida no dejó indiferente a nadie, ya que hizo un último descubrimiento: el cometa Shoemaker-Levy 9, que un año más tarde colapsaría con Júpiter, convirtiéndose en la primera observación de colisiones entre distintos cuerpos del Sistema Solar.

Miguel López-Alegría explica cómo una empresa privada pretende reemplazar la Estación Espacial Internacional y ahorrar miles de millones a la NASA

Tras su fallecimiento en 1997, la NASA decidió conmemorar su trabajo científico a lo largo de los años "enterrando" sus cenizas en la Luna.

Los restos fueron enviados en la sonda espacial Lunar Prospector en 1998, que se estrelló de forma controlada en la Luna de modo que las cenizas de Shoemaker se esparciesen por la superficie.

Pero eso no es todo, sino que se encontraban dentro de una cápsula hecha de policarbonato con su nombre inscrito y 2 imágenes claves en su vida: una del cometa Hale-Bopp y otra del cráter de Arizona, según ha explicado el divulgador Miguel Artime.

Otros artículos interesantes:

Miguel López-Alegría explica cómo una empresa privada pretende reemplazar la Estación Espacial Internacional y ahorrar miles de millones a la NASA

Los astronautas explican las deprimentes razones por las que nadie ha vuelto a pisar la Luna

18 datos curiosos que no sabías sobre la misión Apolo 11

Te recomendamos

Y además